Premisas básicas de ascesis

Estimado hermano en Cristo Jesús:

Me alegra que todo vaya estando más organizado y que te encuentres con más fuerzas en todo sentido.
Me preguntaba qué sería en esta hora lo más importante para ti, a fin de elevar tu espíritu y para que puedas seguir con bien una ascesis que te permita sentirte cerca del corazón de Jesús.
La respuesta fue simple, tres soportes o pilares hilvanan cualquier otra construcción interior:

1. La oración de Jesús ininterrumpida.

Sea que la efectúes de manera audible con tus labios, o en la mente, que ya es mejor; o que haya descendido hasta el corazón en forma de pulsación silenciosa de Su nombre; apenas adviertas su olvido, la retomas sin dilación, ni críticas hacia ti mismo.

Al reiniciar la oración, hay que imprimir cierta fuerza para generar ritmo nuevamente, luego puede hacerse más suave. Este principio de la oración en especial, debe ser lo más amoroso posible, de modo que el perfume de nuestro deseo de unión con lo divino, impregne el ámbito interior donde se dará la continuidad del Nombre de Jesús. Ha de ser una repetición con la mayor unción posible que logres reunir en ti. Luego mientras sigues en lo cotidiano este afecto cálido queda como fondo para el despliegue del Santo Nombre.

2. Permanecer en el contento de los hijos de Dios.

Como otras veces lo hemos dicho, una buena medida para la propia fe es el estado de contento, como los santos han manifestado muchas veces.

Aunque nos cueste asumirlo, si estamos de ánimo avinagrado o con temperamento preocupado, deprimido etc. se evidencia una falta de fe en que la voluntad de Dios prevalecerá en todo y para bien general.

¿Acaso hay algo que escape a la voluntad divina? Uno debe hacer lo mejor que pueda en aquello que las situaciones le van requiriendo, con ánimo evangélico y dejar los resultados de la acción en las manos de quién realmente están: Dios nuestro Señor.

Así es que, el estado de tristeza o contento, puede ser un alerta que tengamos en todo momento para ver si estamos confiados a la voluntad de Dios o por el contrario, en nuestra propia capacidad de encauzar las cosas al tenor de nuestros deseos.

3. La acción atenta a lo que se hace.

Esto implica un hacer no tan rápido como es habitual en este mundo de ansiedad y posesividad. De otro modo, la atención no puede seguir el paso a lo que hacemos y la mente se sale a divagar en sus deseos, quejas, manipulaciones etc.

Es una instrucción sencilla: Lo que sea que te toque estar haciendo, hacerlo con la mente puesta en ello. Consciente de que cualquier momento es ofrenda en el altar de tu atención interior.

Hay tareas repetitivas que hemos mecanizado, que no requieren demasiada atención, en ese caso, puede llevarse toda la fuerza mental hacia la repetición de la oración de Jesús. Cuando la labor es más complicada, la oración queda como un fondo suave que se efectúa por si misma, mientras los sentidos se aplican funcionalmente a la tarea.

Bien, basta por hoy, que llaman a Laudes.

Te mando un saludo fraterno, desde la ermita interior, invocando una y otra vez, el Santo Nombre del Señor Jesús.

© Texto propio del blog – Intercambios por mail.


7 Comments on “Premisas básicas de ascesis

  1. Pingback: El vínculo sagrado – El Santo Nombre

  2. Podría indicarme un libro indispensable para avanzar en la vida de silencio y oración en medio del mundo, o sea, vivir la vida monastica en la sociedad.
    Gracias

    Me gusta

    • Hermano, aunque cueste creerlo, recién veo este comentario en este texto que posteamos hace dos años. Creo que el texto «Abandono en la divina providencia» del Padre Caussade o «Práctica de la presencia de Dios» del hermano Lorenzo son muy recomendables para lo que dice. Mil disculpas por la inadvertencia del comentario. Cristo lo cuide.

      Me gusta

  3. Buenos días.
    Gracias, gracias .
    Este texto me da pautas y aclara mi caminar .
    Precisamente tenía estas dificultades, en cuanto que por mi actividad laboral se interrumpe la Oración continua.
    Cuanto agradezco a Dios por las palabras que acabo de leer.
    Dios los bendiga abundantemente.
    Y que la repeticion del Santo Nombre sea la razón de nuestras vidas .

    Me gusta

  4. PAZ Y BIEN, dejar los resultados de la acción en las manos de quién realmente están: Dios nuestro Señor.BENDECIDO MES HNOS Y HNAS

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: