En la guerra o en la paz

“… Si quieres centrar todo tu deseo en una simple palabra que tu mente pueda retener fácilmente, elige una palabra breve mejor que una larga. Palabras tan sencillas como ”Dios” o ”Amor” resultan muy adecuadas. Pero has de elegir una que tenga significado para ti. Fíıjala luego en tu mente, de manera que permanezca allí suceda lo que suceda. Esta palabra será tu defensa tanto en la guerra como en la paz. Sírvete de ella para golpear la nube de la oscuridad que está sobre ti y para dominar todas las distracciones, fijándolas en la nube del olvido, que tienes debajo de ti.

Si algún pensamiento te siguiera molestando queriendo saber lo que tú haces, respóndele con esta única palabra. Si tu mente comienza a intelectualizar el sentido y las connotaciones de esta ”palabrita”, acuérdate de que su valor estriba en su simplicidad. Haz esto y te aseguro que tales pensamientos desaparecerán. ¿Por qué? Porque te has negado a desarrollarlos discutiendo con ellos”.

Como puede verse, la palabrita se usa para barrer de la mente toda imagen y pensamiento dejándola libre para amar con el ímpetu ciego que tiende hacia Dios. En la Orientación Particular el autor habla de dos pasos bien definidos en el camino de la iluminación. El primero es el rechazo de todos los pensamientos acerca de qué soy yo y qué es Dios, con el fin de quedar consciente únicamente de que yo existo y de que Dios existe. Quisiera llamar a esta oración existencial, por razón de su abandono de todas las esencias o modos de ser. Pero es solo el primer paso.

El segundo es el rechazo de todo pensamiento y sentimiento de mi propio ser, para estar consciente solamente del ser de Dios. De este modo, el autor lleva a un total auto-olvido, a una pérdida total de sí mismo para pasar a una conciencia exclusiva del ser a quien amamos.

Introducción a la edición inglesa de “La Nube del No Saber” y “El Libro de la orientación particular” de William Johnston, Universidad de Sophia, Tokyo, 1973 – La imagen es “Star of the hero” de Nicholas Roerich

Aquí el PDF completo

Queridas amigas y amigos: Cualquier aporte de vuestra experiencia, intercambio o consulta que quieran hacer sobre este hermoso tema, utilicen los comentarios al final del post para que esto pueda enriquecer a todos los lectores. Aquí debajo les dejamos una lista de reproducción que estamos creando con el audio del libro, que poco a poco iremos completando si Dios quiere. Agradecemos a la hermana María José quién nos ha regalado esta labor.

La gruta del corazón

“La atención fortalece aquello a lo que se aplica”. La frase me impactó en su momento. Luego apareció formulada de manera similar en otros ámbitos, épocas y situaciones. Intuía que ella manifestaba un secreto a voces; eso que está a la mano, que es una maravilla y que solemos desaprovechar.

El punto donde focalizamos la atención constituye “nuestro mundo” y se amplía o se reduce, se profundiza, cobra volumen y se expande dependiendo de lo que alienta esa atención. ¿Donde va mi atención? ¿Qué impulso la orienta? Los temas y elementos a los que atendemos son como las hebras con las que luego hilamos la tela de nuestra vida. ¿En que textura se asentará mi mundo?

La Navidad puede ser ocasión para des-cubrir a Jesús en el corazón. Cristo vive en nosotros pero por lo general, no nos damos cuenta. Nos hemos acostumbrado a pensar sobre Él, a escuchar sobre Él, a leer sobre Él y a evocarlo a través de las diversas imágenes que nos suscita su recuerdo. Y todo eso está muy bien. Pero… ¿cómo es eso de que vive en el corazón?

Cuando de nosotros valoramos más la intención que el resultado de la acción; cuando atendemos a las mejores cualidades de las demás personas; cuando en las situaciones vemos más la posibilidad que la dificultad; empezamos a descubrir una cierta fuerza interna que no se alimenta de lo mudable. Es como el soplo de un aire fresco que limpia una habitación viciada. No es algo complejo, es el corazón haciéndose gruta, pesebre, ámbito para la Luz que viene al mundo.

Dios vino pero todavía viene. Jesús nació pero todavía está por nacer. Es algo muy grande que penetra el mundo y lo envuelve. Es un misterio inmenso esto de Dios que se hace hombre. Atender a la paz siempre presente en el fondo del corazón es una perpetua Navidad.

Queridas amigas y amigos, hermanos del corazón: ¡Que tengáis una muy feliz Navidad! Os enviamos un gran abrazo por lo compartido este año. En un rápido recorrido aparecen las imágenes de todo lo vivido y entonces agradecidos, invocamos El Santo Nombre del Señor Jesús.

elsantonombre.org

Imagen extraída de “Anawim blog”

Una Navidad diferente

La Justicia es inmortal

Últimas 100 publicaciones

  1. Audios – “Desde la ermita” I
  2. Unificación interior
  3. Lo que descubrimos en María
  4. 3° día de retiro
  5. 2° día de retiro
  6. 1° día de retiro
  7. Aviso y libro sobre La inmaculada
  8. Pedagogía de la humildad
  9. Algunos consejos sobre la oración
  10. La mente del mundo
  11. Ayuno mental
  12. Las puertas del silencio
  13. “Consagrados a la presencia”
  14. El único deseo
  15. Retiro espiritual virtual
  16. El latido de Tu Nombre
  17. La gracia y la desgracia
  18. Mucho más allá
  19. Dejar lo que sobra
  20. Espiritualizar los actos
  21. Los condenados
  22. Desaparecer en Ti
  23. Invitación
  24. Abrir los sentidos espirituales
  25. Cambio de hábitos
  26. Renovar el jardín
  27. El desierto de lo imprevisto
  28. La cualidad de lo eterno
  29. Vivir en lo sagrado
  30. Dejarse atrapar
  31. El gran escultor
  32. Gozar de la divina belleza
  33. Una vida simple
  34. No hay prisa
  35. Atención y adoración
  36. Permanece al abrigo
  37. el temor y la presencia
  38. La distancia y la atención
  39. El sentido del sufrimiento* (1)
  40. Primer contacto
  41. Una regla simple
  42. La ley del hombre interior
  43. Cómo se ha de hacer la contemplación
  44. El inicio y el fin del camino
  45. esa silenciosa presencia
  46. El sufrimiento (I)
  47. Lo único necesario
  48. ¿Qué es la muerte?
  49. Hacerse disponible
  50. Oración y pensamientos
  51. Apatía por la oración
  52. Preguntas sobre la contemplación
  53. ¿Soy el cuerpo o no lo soy?
  54. Obstáculos a la contemplación
  55. La afinidad profunda
  56. El turismo espiritual
  57. La libertad interior
  58. La desesperación
  59. Undécima clase de Filocalía
  60. Una Pascua Nueva
  61. Para mí la vida es Cristo…
  62. la atención es libertad
  63. Tratado de la sobriedad y del cuidado del corazón
  64. El piloto de nuestra vida
  65. Escuela de silencio*
  66. De dioses y hombres
  67. El papel de un cristiano
  68. Sinceridad y pureza
  69. Que domine en mí
  70. Entrenar la mirada
  71. Solemnidad de la Anunciación del Señor y texto adjunto
  72. Cristianismo original – II
  73. La pertenencia del corazón
  74. Eucaristía de hoy
  75. Mayor conciencia
  76. Filocalía 2020
  77. Cristianismo original
  78. El Hacedor de estrellas
  79. Abandonar el temor
  80. la preocupación
  81. Espacio de intercambio
  82. El miedo y el temor
  83. La voluntad de Dios
  84. El mejor esfuerzo
  85. El amor más grande
  86. El Nombre entre nosotros
  87. Partir de donde estamos
  88. La epidemia del miedo
  89. La pérdida del propósito
  90. Revístanse del amor
  91. La fuga cotidiana
  92. Anestesia general
  93. Ejercicios de Cuaresma 2020
  94. Seamos parte del misterio
  95. El velo de las pasiones
  96. La respuesta que damos II
  97. La respuesta que damos
  98. El padre Sergio
  99. La liturgia del ahora
  100. La depresión

Audios – “Desde la ermita” I

Estimadas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Iremos agregando periódicamente audios de los textos del blog que quizá sirvan como antesala de momentos de meditación o tal vez como reflexión a tener presente durante la jornada. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Enlaces de hoy:

Blog Caminante

Síntesis de Fenomenología 2020

Unificación interior

–          ¿Qué entiendes por meditación silenciosa o meditación en silencio?

Entiendo por meditación todo intento por interiorizar la mirada.

En este ir hacia lo profundo, concentrando el interés en busca de cierta unificación interior, puede darse el acceso a un espacio tiempo de silencio, el cual resiste toda descripción; pero que sin embargo pudiera traducirse como “aquel lugar en el que todo se comprende, en el que los opuestos se ven conciliados y en donde la Presencia de Dios pareciera hacerse claramente perceptual”.

–          ¿Por qué resulta tan difícil silenciarse?

Las mayoría de las veces porque no se intenta lo suficiente o con el debido método; en general suelen abordarse estas prácticas con cierta precipitación, que termina grabando un recuerdo negativo, desalentando posteriores intentos.

Otra causa de fracaso suele ser el ponerse a buscar el silencio como una meta, cuando precisamente el silencio surge cuando la búsqueda se des-objetiviza, o sea cuando no se busca un fenómeno. Por eso es bueno que se vaya generando una actitud de unificación interior; hay cierto trabajo sobre uno mismo que puede hacerse para preparar la irrupción del silencio. Porque el silencio al que se puede acceder en un momento puntual de meditación no es igual al “fondo de silencio” en el cual puede vivirse lo cotidiano.

–          ¿A qué trabajo específico te refieres sobre uno mismo?

El silenciamiento es un proceso, un camino que se puede ir transitando en la vida, que va abarcando distintas áreas o aspectos de nuestra actividad. Este silenciamiento progresivo, que no por ser paulatino debe necesariamente llevar mucho tiempo, tiene que ver con un creciente dominio de aquello que nos controla mas allá de nuestra intención profunda.

Es un ir haciéndose dueño de lo que se llaman “las pasiones”. Esto es todo un problema en la época cultural actual, donde precisamente el -ser pasional- o -lo pasional- está bien visto y muy valorado. Lo pasional es lo que se padece, lo que ocurre superando la propia intencionalidad, lo que a mi pesar me sucede.

Se ha producido un cambio de significado con la palabra y también una mezcla de modelos arquetípicos. Se puede ser muy decidido, muy resuelto y determinado sin caer en la pasión. En su sentido originario, la pasión es algo que escapa a la propia voluntad, algo que va más allá del recto deseo. Es en este sentido que –lo pasional- es ruido y aleja del silencio. Es lo que perturba, lo que agita, aquello que saca del centro y del recuerdo de Dios y de Su presencia.

–          Se me aparece como algo muy frío y aburrido ese tipo de modelos de conducta, eso que se menciona de la impasibilidad. Creo que esa es la principal oposición que encuentro en mí hacia la oración de Jesús; esto de que la tengo relacionada con esa imagen de soledad y aburrimiento.

Claro, lo entiendo. La impasibilidad no es aburrida, por el contrario, es el no padecer. El no ser perturbado por los estímulos cambiantes de dentro y de fuera de uno mismo; el permanecer en un estado de contento y tranquilidad activa, no somnolienta.

Aburrido es necesitar siempre de algo para estar bien y tener que salir a buscarlo aquí y allá y al perderse eso, caer nuevamente en la tristeza o en la depresión. Da pesadez y tristeza el no percibir que se tiene la fuente del gozo en el interior de uno mismo, esto es: Dios en el corazón.

Muchos santos o sabios que se conocen a lo largo de la historia, fueron personas de gran valentía y vigor que se enfrentaron a difíciles circunstancias, venciendo el temor y sus propias pasiones; concentrando toda la fuerza de su espiritualidad, en seguir lo que percibían como la voluntad de Dios para ellos. Eso no tiene nada de aburrido, ni de frialdad.

–          Volviendo al tema inicial. Cuando he intentado sentarme para hacer lo que me indicaban como meditación en silencio, me agarra una especie de inquietud que no me parece nada agradable. ¿Qué debo hacer? ¿Solo aguantar y persistir?

No, no debes aguantar y persistir así como lo dices, porque eso te produciría una memoria negativa que haría que luego, en el futuro, no quieras ni oír hablar de meditación. Lo primero que te debes preguntar es porque estás allí, en situación de ponerte a meditar aspirando al silencio. Es decir, se supone que te sientes llamado o atraído a ese tipo de actividad y no que es algo que te has impuesto o te han impuesto.

Si esto es así, una cosa que puedes hacer al sentir esta inquietud que dices, es atenderla. Situarte como el testigo de esa ansiedad. Esto te permite advertir que tú no eres eso que estás observando, la sensación o los pensamientos agitados. Esto estará estará localizado en algún punto de tu cuerpo como una tensión, un picor, una molestia de algún tipo. Y también muy probablemente encuentres en el origen de la inquietud algún tema, algo que te preocupa o que no está en acuerdo en tu sicología, en tu interioridad. El desacuerdo con uno mismo es una de las principales fuentes de inquietud.

Esto de atender a aquello que te inquieta no te lleva a la meditación silenciosa, pero puede ser necesario si te encuentras en un estado de cierta alteración. Puede ser una necesidad previa, un imperativo de la situación. No estoy hablando de caer en una cuestión de introspección sicologista en donde a modo de sicoanálisis se empieza a discurrir en torno a los propios problemas e incluso a conversar con otros respecto de ellos. Eso es otro tipo de actividad, no muy aconsejable para quienes se sienten llamados al silencio.

Estoy más bien diciendo que a algunas personas pueden servirles simplemente sentarse a testificar lo que les ocurre; otras encontrarán más encaje en orar una oración mental repetitiva y otras irán entregando sus agitaciones en un espacio de confianza al que llaman la voluntad de Dios y otras formas. Es bueno empezar desde donde estamos y podemos…

–          ¿Cómo sería entonces?

… suele ser necesario un trabajo de unificación personal. Un cierto desmalezamiento del interior de uno mismo. Esto deja el panorama despejado y se sitúa la persona en un lugar más tranquilo, más predispuesto a la meditación y el silencio. Esta unificación o separación interior del trigo y la cizaña, vendría a ser el ponerse de acuerdo con uno mismo. Este ponerse de acuerdo es muy útil y necesario para todos, pero mucho más si uno pretende meditar accediendo al silencio.

–          ¿Puedes ser más específico respecto de que cosa sería hacer este trabajo de unificación interior o limpieza? ¿Quizás dando un ejemplo?

Si. Daré un ejemplo grueso. Una persona es cristiana, practicante de su fe y además tiene la intención de ser cada vez más fiel a la enseñanza de Cristo. Mientras esto ocurre en su interior, sucede que en su vida cotidiana es un empresario que mal paga a sus empleados; casi un explotador, paga menos de lo que debería según incluso sus propios criterios. O, dando otro ejemplo, maltratas a tu familia verbalmente etc.

Es decir esa persona está viviendo con una objeción en su mente, en su corazón. Eso es motivo de gran inquietud. No va a poder silenciarse esa persona, hasta que acuerde en su interior ligar su moral religiosa con su práctica de vida.

Vivir de acuerdo a lo que se comprende es fundamental. Puede costar hacer el viraje hacia la coherencia pero es una actividad que tiene sentido indudable. Este ya proponerse ser coherentes, actuar unificados , facilita la oración y la meditación, que es también para nosotros un modo de oración.

–          ¿Dónde entra la oración de Jesús en todo esto? ¿Antes, después?

Antes, durante y después. La oración de Jesús se puede hacer en cualquier momento o estado interno. La oración de Jesús es para todos en todas las situaciones. Si estoy disperso y con inquietudes, repetirla suavemente me va concentrando y unificando en torno a la fe en Jesús. Me voy poniendo en presencia de mi propia fe, que estaba como olvidada medio al costado y al fondo de mi vida.

Si en cambio estoy en acuerdo creciente conmigo mismo, si estoy de algún modo unificado, la oración de Jesús me conduce paulatinamente al silencio mental y corporal, a una situación benéfica de aquietamiento de las pasiones, que es la antesala del silencio.

Si me encuentro fortalecido en la fe, si mi vida diaria es una creciente convivencia con Cristo y su presencia redentora, en mí y en los demás; la oración de Jesús es simplemente la llave que me abre la puerta al espacio tiempo de silencio místico. Y digo místico, porque es un silencio sobre el cual no puede decirse mucho, en ese sentido es misterioso. Es para vivir, no para decir.

–          ¿O sea que lo ves como etapas de unificación, aquietamiento y meditación hacia el silencio?

Es algo muy esquemático como lo dices y las cosas nunca son así con la vida y las personas. Pero si es por esquematizar para facilitar de algún modo la comprensión de estas cosas, si. Yo diría que primero se impone una mínima reflexión, a modo de examen de conciencia respecto de la coherencia en las grandes áreas de mi vida.

Al detectar contradicciones, se puede hacer un plan para revertirlas y esto necesariamente son conductas. Luego, una práctica sostenida de la oración de Jesús o la que cada quién lleve adelante, facilitará y ayudará en los posteriores trabajos de meditación hacia el silencio.

Elsantonombre.org

Photo by Samuel Silitonga on Pexels.com

Estimadas amigas y amigos, tenemos a disposición de ustedes la parte inferior de las publicaciones para que puedan difundir sus blogs, iniciativas, eventos, artículos y demás. Avisen al correo del blog. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Aquí también podemos difundir vuestras páginas o propuestas

Blog de la Fraternidad monástica virtual

Blog hesiquia

Vidas místicas

Lo que descubrimos en María

“Lo que descubrimos en María, debemos descubrirlo en nuestro propio ser. Lo que hay de divino en nosotros será siempre inmaculado. Tomar conciencia de esta realidad, sería el comienzo de una nueva manera de entendernos a nosotras mismos y de entender a los demás. Podemos decir que María es inmaculada, porque vivió esa realidad de Dios en ella…

Extraído de “Meditación décima”

La Inmaculada revela al Espíritu Santo

Inmaculada Concepción de María

3° día de retiro

Hermanas y hermanos, queridos en Cristo Jesús: Os dejamos aquí debajo el enlace al tercer día del retiro, y también un texto breve que tiene mucha profundidad con enlace que viene al caso con el tema del retiro. Un abrazo fraterno para todos, que la gracia os acompañe.

Click aquí para el 3° día de retiro

¿Hay algún modo secreto para encontrar este tesoro, este grano de mostaza, esta dracma? En absoluto. Es un tesoro que está en todas partes, y que se ofrece a nosotros en todo tiempo y lugar. Como Dios, las criaturas todas, amigas y enemigas, lo derraman a manos llenas, y lo hacen fluir por todas las facultades de nuestro cuerpo y potencias de nuestra alma, hasta el centro mismo del corazón. Abramos, pues, nuestra boca, y nos será llenada. Sí, la acción divina inunda el universo, penetra y envuelve todas las criaturas, y en cualquier parte que estén ellas, ella está, las adelanta, las acompaña, las sigue. Lo único que hay que hacer es dejarse llevar por su impulso.

Extraído de Fraternidad Monástica Virtual

Enlaces de hoy:

Lo más grande de todo, el Amor

2° día de retiro

Os dejamos un segundo poema, de la misma hermana que publicamos ayer. Un abrazo fraterno para todos, que la gracia os acompañe.

Dale aquí para el 2° día de retiro

Aquí el poema

“Postro mi frente en el Suelo,

porque me siento Amada.

Toda mi carne, todo mi Ser,

se rinde a tu Presencia.

Un sólo instante sin Mi,

es una Eternidad contigo, mi Dios.

Me postro ante ti vacía.

Me postro en la tierra que soy y en la que Tu Eres Semilla 

que germina cada momento de mi existencia.

Tú eres Todo.

Me postro en la Unidad Contigo….

donde Sólo TÚ ERES… Sólo Tú… Eterno Instante..”

De una amiga y lectora del blog