La pérdida del propósito

Ejercicios de Cuaresma 2020

Año tras año empieza la Cuaresma y se habla de conversión, de purificación, de prepararnos para recibir a Cristo en nosotros, de resucitar con Él en la Pascua… me ilusiono y nace como una devoción o un deseo de cambio, de mejoramiento. Pero con el paso de los días todo eso se va apagando y pierdo los propósitos de enmienda. Llega la Pascua y de nuevo algo quiere resucitar en mí, una alegría de ser cristiana y nuevamente al poco tiempo vuelvo a mirar el mundo a través de un lente opaco, la rutina me adormece y vivo en una sorda letanía de quejas y fastidio, enojada conmigo misma por ser así, tan poco consecuente y me siento tan mal que ni rezar puedo muchas veces. Hace tanto que me pasa esto que pierdo la fe, no en Dios sino en mi misma. No me siento una gran pecadora pero me siento tan poco cristiana o tan mediocre en mi vida religiosa. ¿Pueden decirme algo? “.

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Quien lo desee puede aportar un comentario a esta inquietud. Aportar nuestra propia experiencia o parecer, puede servir a todos y como suele pasar cuando contestamos alguna consulta, a nosotros mismos. Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Aquí tres enlaces:

Encuesta para alumnos de Filocalía

Tres formas de afrontar una crisis

Evangelio del día

Revístanse del amor

Ejercicios de Cuaresma 2020

Me siento en la tranquilidad de mi cuarto. Intento tranquilizarme, dejo que se alejen de mi mente las preocupaciones residuales que se han formado debido a las actividades del día. Respiro suavemente buscando relajar las tensiones que han quedado en mi cuerpo como resultado de las preocupaciones; el saldo de las oscilaciones de mi fe.

Llevo mi atención hacia el deseo que tengo de unión con Dios, mi anhelo profundo de cobijo, de entendimiento, de paz profunda y comunión con Su designio. Invoco el Santo Nombre de Jesús calmadamente, una y otra vez. Sin prisa y sin pausa y luego de unos momentos me pregunto: ¿Que debo cambiar por sobre todas las cosas para permitir la conversión de mi vida?

Recorro con el ojo interno del alma todos los ámbitos en los que se desenvuelve mi acción. La familia, el trabajo, las amistades, la Iglesia, mi relación con Dios a través de la oración, el estudio y aquellas otras varias actividades… ¿Que sería una conversión profunda? No un cambio de maquillaje, de mampostería, sino una verdadera transformación del corazón, que modifique mi mirada, mi sentimiento y mi conducta. ¿Cuál es ese factor que de modificarse lo transformaría todo? En silencio y en el secreto de mi alma surge la respuesta. Y la pongo ante los ojos de Jesús, del amado de mi vida. Pido con la mayor humildad de que soy capaz la gracia de la conversión profunda del corazón. Eso que quiero dejar atrás para siempre…

(Colosenses 3, 9 – 14)

“Tampoco se engañen los unos a los otros. Porque ustedes se despojaron del hombre viejo y de sus obras y se revistieron del hombre nuevo, aquel que avanza hacia el conocimiento perfecto, renovándose constantemente según la imagen de su Creador. Por eso, ya no hay pagano ni judío, circunciso ni incircunciso, bárbaro ni extranjero, esclavo ni hombre libre, sino sólo Cristo, que es todo y está en todos. Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo. Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección.

La oración llama, el ayuno intercede, la misericordia recibe

El ayuno que prefiere Dios

Evangelio de hoy

La fuga cotidiana

Ejercicios de Cuaresma 2020

Buenas noches, agradezco a Dios estos ejercicios de Cuaresma. Dios los bendiga. En Cuaresma el ayuno me cuesta, es increíble cómo se repite ésta situación cada año. Me determino a vivir la Cuaresma y en esto soy débil, quizás lo intento y lo logro a la mañana y durante la tarde no puedo. Bendecido descanso para todos. (Guaita María de Los Ángeles)

A todos nos cuesta hermana. Nuestras debilidades y dependencias se nos hacen evidentes cuando intentamos modificar los hábitos y es muy notable en lo alimentario. A veces es mejor empezar de a poco, suprimiendo esto o aquello en la comida, conscientes de nuestra debilidad y no pretender demasiado. Lo progresivo puede ser luego ocasión de un hábito nuevo más estable.

Una cosa que ayuda mucho y que practicaba un hermano muy querido por nosotros: Unir el ayuno a la limosna. De tal manera era sistemático, que aquello de lo que se privaba en el día lo acercaba a una familia cercana al convento al atardecer, antes de la misa. Al avanzar la cuaresma, otros hermanos se sumaban y lo asistían. Aquel “pequeño” gesto se transformó luego en un comedor permanente (Se sirve una merienda) en una dependencia cercana al monasterio y se continúa hoy durante el año ya con toda una organización y asistencia laical. Esto puede ayudarnos a encontrar más fuerza.

El ayuno, tiene varios sentidos y está cargado de significado, como iremos viendo a través de escritos, homilías y testimonios en toda la historia cristiana. Uno de ellos es hacernos conscientes de nuestra esencia espiritual, capaz de imponerse sobre lo corporal. Aprendemos que los impulsos automáticos del cuerpo no son superiores ni más fuertes que las inspiraciones que la gracia habla en nuestro corazón. Todo avance por pequeño que sea nos va entrenando y convenciendo de esta realidad. Un saludo fraterno en Cristo Jesús.

Aquí debajo el audio de Carolina

Y aquí el texto sobre “La fuga cotidiana”

La avidez

Evangeli.net

Anestesia general

Ejercicios de Cuaresma 2020

Ayuno del cuerpo y ayuno de la mente… el ayuno es un cierto vaciarse. Sucede que cuando no sentimos a Dios con nosotros, cuando nos parece estar separados de Él por no percibir la divina presencia en el cotidiano, vivimos en estado de carencia. Esta carencia se manifiesta como angustia, tristeza, preocupación, ansiedad o inquietud en general. Puede mostrarse también como temor, fastidio o aburrimiento, también como una sensación de “sin sentido” en el transcurrir.

La comida viene a ser el “anestésico” general más a mano. Comer, saborear y hasta digerir, nos proveen de una saciedad que viene a sustituir, por un corto tiempo, la plenitud que siempre anhelamos y que nos cuesta encontrar. En el plano de la mente, la actividad de atender a los pensamientos que vienen y van sin detenerse nunca, viene a ser la “comida” mental. Estar en los pensamientos nos saca del instante y nos torna ausentes de nosotros mismos, de los demás y de lo sagrado que permanece como fondo de la existencia.

La comida y los pensamientos son las drogas adictivas de uso más extendido y arraigado en todo el mundo. La particular astucia de estas “sustancias” es que no pasan como tales, no se identifican como drogas alienantes que favorecen la fuga hacia la nada. Son opioides aceptados e inadvertidos. Por supuesto que no hablamos de la alimentación necesaria ni de los pensamientos funcionales a la actividad presente; sino de aquella ingesta y divagación distractiva que nos adormece y nos hace extraños al ahora. En ese ahora está Dios presente envolviendo de luz el mundo y están los demás, hijos de Dios como nosotros, a quienes damos por sentados y solemos desatender o ignorar sino sirven a nuestros intereses.

Quizá podamos hoy comer un poco menos de aquello que tanto nos gusta y divagar un poco menos en aquel ensueño que tanto nos atrae. Probemos con humildad y sabiendo nuestra debilidad, de poner el Nombre de Jesús como reemplazo de aquello que suprimimos. Pidamos liberarnos de tantas adicciones que nos ausentan de Su amor siempre presente en innumerables formas.

Tres sitios para seguir el Evangelio del día

Evangelio del día

Evangelio de hoy

Hozana

Ejercicios de Cuaresma 2020

Estimadas/os en Cristo Jesús: Con todo gusto iniciamos hoy los ejercicios de Cuaresma 2020, buscando entre todos la purificación necesaria del alma, para acercarnos a la pureza del corazón, ese estado de gracia que nos permite compartir la resurrección de Cristo y convertir nuestra vida de manera radical. ¡Qué lejos estamos de ser verdaderos discípulos de Jesús! Y, sin embargo, si nos dejamos actuar por Él, estamos tan cerca…

Dios mediante, cada día postearemos un texto, un audio o un vídeo y será a través de vuestra participación en los comentarios como iremos entre todos preguntando y respondiendo para aclarar nuestras dudas y despejar el camino. Que la oración de Jesús nos unifique en el mismo amor.

El texto que algunos de ustedes conocen “Tres cuentas y un collar” nos permite establecer tres criterios firmes para evaluar nuestro caminar en dirección a la Pascua. En los tres próximos días abordaremos el significado interior del ayuno, de la oración y la limosna para una verdadera conversión. Un saludo fraterno para todos.

Aquí debajo el audio de Carolina

La imagen del post fue extraída de infoans.org

Texto del audio (Tres cuentas y un collar)

Texto sobre el ayuno y la oración

¿Cómo vivían los primeros cristianos la cuaresma?

Retiro del Peregrino – 2° día

Teoría y Práctica

Os agradecemos cualquier donación que podáis hacer, por mínima que sea, ya que de ese modo podemos dedicar cada vez más tiempo a esta labor que hacemos con mucho gusto. Aquí la página a tal efecto: Donaciones

Aquí el Evangelio del día