La santa sencillez

«Un hecho cierto es que aspiramos al reposo del espíritu y, sin embargo, nos las ingeniamos para no tenerlo, pues nos causa mucha inquietud el temor de los disgustos que puedan sobrevenirnos, o el examen ansioso de nuestra conducta. ¿Hay algo más opuesto a la sencillez cristiana? ¿Por qué temer el futuro? Además de que exageramos muchas veces los posibles peligros, debemos confiar en Dios, que nos da cada día los auxilios necesarios. «Os recomiendo la santa sencillez.

Mirad hacia delante sin fijaros en los peligros que veis lejos. Os parecen ejércitos, y no son más que sauces cortados, y, mientras los miráis, podríais dar un mal paso. Hagamos un firme y general propósito de querer servir a Dios con todo nuestro corazón y nuestra vida y luego no nos preocupemos por el mañana. Pensemos sólo en hacer el bien hoy; y cuando llegue el día de mañana, también se llamará hoy, y podremos pensar en él. Para esto es también necesario tener una gran confianza y resignación en la Providencia de Dios. Tenemos que recoger maná solamente para el día de hoy y no más; sin dudar de que también mañana volverá Dios a mandar maná. Y pasado mañana, y todos los días de nuestra peregrinación».

De San Francisco de Sales

Leído en la oración vespertina del 4 de agosto

Queridas hermanas y hermanos en el Santo Nombre: Los invitamos para el próximo 10 de agosto a las 20 hs. de España, 15 hs. de Argentina y demás horarios equivalentes, para la 9º clase del curso de Mística cristiana, «La búsqueda de la verdad», sobre Edith Stein (Sta. Teresa Benedicta de la Cruz) a cargo de Fray Jairo Gómez OCD – El enlace será el mismo de siempre, el que usamos para las oraciones de cada día:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Enlaces de hoy:

Iniciando el Camino de Santiago – 1º Día – (Lo que pasa adentro pasa fuera y a la inversa)

De camino a Pamplona – 2º Día – (Por quién pedimos cuando pedimos)

La actitud integradora

Hay una actitud, que también podría llamarse práctica o ejercitación, muy pariente de la oración continua y de ese estarse en la divina presencia a la que siempre aludimos, que podría sintetizarse así: «Todo lo que haces fuera modifica lo de adentro y todo lo que haces en el mundo interno transforma lo de afuera». En realidad, llega a comprobarse que estos dos mundos aparentemente distintos son uno solo y que tener presente esa mezcla constante entre lo percibido y lo representado cambia nuestro modo de vivir.

En este sentido, peregrinar hacia un sitio que sea para nosotros sagrado o hacer el Camino de Santiago o simplemente vivir nuestra vida como travesía espiritual, son una oportunidad para vivenciar esta afirmación de que para el espíritu no hay una interioridad y una exterioridad, sino una misma vida en Dios y para Dios.

Sin embargo, cuando la mente y el cuerpo están al mando de nuestra vida, se percibe al mundo y a los demás como algo en cierto modo ajeno, a veces hostil y siempre separado de nosotros, vivimos en pugna por mejorar las condiciones y los días se hacen inquietos, preocupados o afanosos en un interminable agobio que solo en contadas ocasiones se suaviza.

Este será el trasfondo de estos días de ejercitación espiritual compartida. Desde este punto de vista salimos a caminar para rendirnos al misterio sin palabras que se hizo vida concreta en la biografía de Jesucristo y de los apóstoles como instrumentos de la voluntad de Dios. Queremos acercarnos reverentes a la tumba del apóstol Santiago, llevando las oraciones e intenciones de amigas y amigos muy queridos; y al mismo tiempo, adentrarnos en el sagrario interior del corazón, para reconocer allí al Santísimo siempre iluminado por una gracia inefable y amorosa.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

Anexo al curso de místicaEntrevista «Acercarse al misterio» 1º parte2º parte

Homilía del domingo – Texto y audio

Del amor y la ausencia

8º Clase del curso de mística cristiana

Así en la tierra como en el cielo

Queridas hermanas y hermanos en el Santo Nombre de Jesús: Les escribo invitándolos a unos ejercicios espirituales, que de manera simple nos ayudarán a fortalecer la dirección hacia la ermita interior, hacia ese hogar espiritual donde nos reconocemos a nosotros mismos como paz en el corazón. Se tratará de compartir diversas prácticas mientras caminamos hacia la tumba del apóstol en Santiago de Compostela. Si Dios lo permite, peregrinaremos durante algo más de un mes, unos 740 kilómetros desde Roncesvalles, atravesando treinta y dos etapas del camino.

Cada día plantearemos una consigna a modo de divisa para atender durante el día, que nos sirva como propósito unificador de nuestras actividades. Veremos de compartir algo de oración, alguna brevísima lectura, mostrar un poco del camino y seguir en las oraciones de la Fraternidad como siempre. Podemos vivir juntos esta peregrinación, cada uno desde el presente que Dios nos regala y cultivar nuestro espíritu según el modo en que vivamos lo que va ocurriendo.

Hay algo que es importante, en el camino de Santiago o en el camino de nuestro cotidiano: Todo lo que hacemos fuera repercute dentro y todo lo que hacemos dentro, repercute afuera. Lo exterior e interior del ser humano se funden y mezclan continuamente, en una dinámica constante. Ser conscientes de esto, nos permite actuar confiados apoyándonos en la gracia, a la vez que nos volvemos más eficaces para cumplir lo que el deber vocacional nos indica. Lo que hago en el mundo cambia mi espíritu y lo que hago interiormente transforma las circunstancias… los motivos de la acción y los modos de la misma se vuelven importantes. Una verdadera metanoia empieza a manifestarse.

¿Qué queremos decir con esto? Que podemos utilizar cualquier cosa que suceda como instrumento de cultivo espiritual, para fortalecer a ese que hemos de poner al mando del cuerpo y de la mente y que vive alimentado y orientado por el Espíritu Santo. Si todo lo manda Dios responder de forma acorde a esto nos va sumergiendo en lo sagrado, la vida misma se hace ceremonia y canto de alabanza. Ya no encontramos cosas o actividades profanas sino que todo se cubre con el mismo manto de Su presencia.

Eso pedimos, a ello aspiramos, caminando y orando sin cesar donde sea que la mañana nos encuentre. Dejamos nuevamente aquí abajo la película «The Way» que fue la que nos inspiró a hacer el camino y a compartirlo. Recemos unos por otros, invocando el Nombre del Señor, porque ningún ser humano es una isla, debajo de las apariencias todos estamos unidos por el mismo fondo de amor misterioso e inefable.

También, cualquier hermana/o puede unirse al camino de manera presencial; si Dios quiere iremos avisando por donde caminamos y se nos podrá contactar para acordar encuentros y compartir etapas, momentos u oraciones. Iniciamos desde Roncesvalles el día 2 de agosto bien temprano, con el propósito de llegar a Santiago de Compostela el día 5 de septiembre. Escribe al correo elsantonombreblog@gmail.com o efectúa un comentario en esta publicación. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

elsantonombre.org

Padre nuestro

La alegría de lo nuevo

Haz clic aquí para ver la película «The Way» o «El camino»

El culto existencial

«Es imposible recoger toda la riqueza de la tradición espiritual del Carmelo respecto a la experiencia contemplativa. El material es variado y abundante. Sintetizo a estas figuras más conocidas, dando un breve apunte del contenido. Juan de la Cruz, traza un itinerario espiritual donde la experiencia contemplativa está indicada como “noche oscura” o “sabiduría secreta”, y al mismo tiempo, un sentirse guardados por Dios Amor; es un encuentro interpersonal con el Amado, donde el creyente aprende a amar como Dios ama.

Teresa de Ávila, propone la experiencia contemplativa como itinerario de oración, donde el creyente entra en comunión de amistad con Dios, con quien nos precede en el amor. Esta comunión de amistad es acción divina, transforma la vida del creyente en la vida teologal (esto es, animada por la fe, esperanza y caridad) abierta al sentido y al servicio de la Iglesia.

María Magdalena de Pazzi, considera la experiencia contemplativa como un camino que conduce al amor a Dios y al prójimo y a la cooperación activa en el proyecto divino de salvación. Teresa de Lisieux, comprende y vive la experiencia contemplativa como “pequeño camino” (dejarse guiar por Dios), o como camino pascual de despojamiento del propio yo para amar en el amor de Dios. Este pequeño camino dilata su amor a la Iglesia y a la sociedad con los pecadores.

Isabel de la Trinidad, comprende y vive la experiencia contemplativa como culto existencial: ser “alabanza de gloria”, espejo viviente de la presencia de Dios Trinidad. Tito Brandsma, siente la experiencia contemplativa como camino de encarnación en la historia: místico es aquel que vive en la historia y “descubre” en ella la presencia de Dios.

Edith Stein, comprende y vive la experiencia contemplativa como camino pascual: dejarse conducir por Dios por el camino de la Cruz y de la Resurrección. Estos breves apuntes nos pueden afirmar que la tradición contemplativa del Carmelo se configura esencialmente como testimonio e iniciación a una experiencia de Dios más auténtica y profunda…»

el texto continúa aquí, haz clic para seguir leyendo

Enlaces de hoy:

María, modelo de seguimiento

Sobre Edith Stein y la fenomenología

Entregarse a Dios

Entregarse a Dios por completo y dejar en Él toda la responsabilidad de nuestra vida es el único camino seguro hacia la unidad con Él, fuente de toda gracia. Sin embargo hay fuertes inercias en la mente. Para destruir estas inercias, uno ha de «convencer a la mente» de que El Señor la cuida. Para ello, has de hacer «toma de muestras», que fortalezcan la convicción y la fe. Entonces, la mente cederá su lugar por completo (manipular, especular, planificar, ) y Dios reinará por entero en la persona.

Esta práctica consiste en que tomes alguna preocupación puntual que sea frecuente en tu día a día, no la mayor de tu vida sino una de termino medio y hacer voto de entregarla bajo el cuidado de Dios, de modo definitivo. Para que El Señor actúe no debe haber vuelta atrás y cada vez que la preocupación aparezca debes desecharla recordando que ya te entregaste, que tu refugio es El Altísimo.

La gracia no fuerza, no es violenta, no es invasiva, por eso si uno empieza a ocuparse del tema, Dios «se hace a un lado».

elsantonombre.org

Agradecemos a Leonor por la foto que nos envía desde Ecuador

Enlaces de hoy:

Lecturas útiles (del padre Caussade)

Lecturas útiles (del padre J. Melloni)

Camino a la liberación

Apaciguamiento interior

De como se ha de edificar esta morada pacífica

«Ten aviso y nunca dejes tu corazón turbar ni entristecer, ni alterar, ni mezclar en cosas que lo desasosieguen. Más esfuérzate por tenerle reposado, porque dice el Señor: «Bienaventurados son los pacíficos». Y, haciendo esto, edificará el Señor una ciudad pacífica en tu ánima y te hará casa de deleites.

Solamente quiere de ti que, todas las veces que te levantes, te vuelvas a asentar, apaciguándote en todas tus obras, pensamientos y movimientos. Porque así como no se edifica una ciudad en un día, no pienses tu en un día alcanzar esta paz y apaciguamiento interior, que es edificar casa para el Señor y hacerte templo suyo. Este mismo Señor es el que ha de edificar, porque de otra manera seria ya esfuerzo tuyo; y mira que el fundamento principal para este ejercicio es la humildad».

del capítulo III del «Breve tratado de la paz del alma» de Fray Juan de Bonilla

Leído en oraciones del Santo Nombre

Enlaces de hoy:

El canal de Youtube de Fray Pepe

Descubrí que…

Redención y contemplación

7º Clase del curso de mística cristiana

Fray Pepe Guirao, eremita franciscano, realizó una exposición y respondió preguntas en torno a la vida y enseñanzas de Franz Jalics, autor entre otros del libro «Ejercicios de Contemplación».

La apertura del corazón

Me costaba estar atento en el presente. Tenía muchas expectativas sobre las charlas que mantendríamos, pero como siempre, los primeros días eran de silencio. Este requisito previo que me impuso desde los primeros encuentros era necesario para que el corazón se abriera, me había dicho. Estarse callado ejecutando tareas simples sin otro apoyo que la percepción iba quitando la costra que cubría al espíritu. Su presencia mansa pero vital me tranquilizaba, de otro modo hubiera salido corriendo víctima del espanto. El paisaje me hacía de espejo y esa vasta soledad era como el vacío seco que sentía. La vastedad me abrumaba y su monotonía, aunque bella para una pintura, me dejaba dolorido.

Lloraba mucho. La bruma del amanecer me entristecía, quedaba envuelto en pena. Si salía el sol y el aire resplandecía, saber que luego vendría la noche me ponía nostálgico por anticipado. A medida que pasaban las horas y los días el alma se iba poniendo en carne viva, como si todos los dolores que hubiera sufrido en la vida desfilaran ante mí y me dejaran como resto el desamor. Volverme hacia Dios en oración era, en ese punto, del todo natural. Pero eso no menguaba la dureza que notaba en el pecho. Parecía que alguien hiciera presión y aflojara un instante solo para que pudiera respirar.

Esteban vivía plácido. Sus maneras estaban llenas de consciencia y esto era un estilo tan particular e inusual que verlo moverse mermaba la angustia. Pero no me lo permitía mucho, cuando se daba cuenta me miraba fijo y yo volvía a lo que estuviera haciendo. “No hay nada en mí que vos no tengas” dijo muchas veces en distintas ocasiones, evitando que usara su figura para anestesiar la soledad en que me debatía. Yo divagaba a mares hasta que me hartaba de las películas mentales. Me aburría de las mismas fantasías automáticas que se desenvolvían teniéndome como protagonista. Mi mente se parecía a esos viejos video clubes, que resistiéndose a cerrar sus puertas ante las nuevas tecnologías, seguían exhibiendo un viejo y trillado catálogo de películas clase “B”.

Cuando ya no tenía ganas de seguir llorando entraba en una etapa de calma corporal, por el desahogo realizado, pero no había alegría ni nada parecido. Solo un hacer las cosas con la mente murmurando frases sueltas y deshilvanadas. Me parecía entonces a un artista resentido al que le han desmenuzado sus técnicas evidenciando la falta de talento.

Una de las rutinas consistía en cortar leña, amontonarla en la pila cerca de la cabaña, prender el fuego, hervir el agua y cocinar algo a elección entre los cuatro o cinco menús, que repetíamos como condenados. Arroz, fideos, papas, polenta o avena. Y se acabó. Barrer era un descanso, por que al menos la mente sabía adónde terminaba la tarea y los lindes marcados del entorno le parecían su propio territorio.

Caminar junto a él me gustaba. Lo hacíamos a diferentes ritmos según su antojo. A veces eran varias horas. Nos deteníamos con frecuencia para adorar, como él le decía, a eso de quedarse un rato mirando algo que la mayoría hubiéramos pasado por alto. Una florcita al lado del camino que sale de entre las piedras, un caminito trazado por las pisadas de miles de hormigas durante la noche, un pino común y silvestre parecidísimo a todos los otros pinos del valle era motivo para plantarnos un cuarto de hora. Entonces no sabía que era lo que él miraba tan quedo. A veces me irritaba y otras me entregaba a la observación de los detalles. Pronto llegaría el tiempo de conversar y a medida que se acercaba crecía mi alegría. Sería la primera vez que lo haríamos sin limitaciones de tiempo.

Continúa

Enlaces de hoy:

Las publicaciones de «Cristianismo espiritual»

Santa Isabel de la Trinidad – Obras completas (PDF)

El instrumento y el intérprete

Vivo en un estado de permanente insatisfacción, nunca estoy satisfecho. No tengo una vida mala, incluso mejor que la mayoría, pero no me siento bien en general. ¿A qué se debe esto?

Probablemente a un vivir ubicado desde lo mental, tan simple como eso. La mente tiene la función innata de servir a la supervivencia del cuerpo, por lo tanto sus automatismos siempre están buscando lo que falta, la carencia o el objeto al que puede aferrarse para conseguir seguridad y sensación de bienestar. La mente es como un supervisor en un supermercado que se dedica a ver que mercadería falta de los escaparates o cuáles están próximos a estar en falta. Por supuesto, si hace bien su función, estará siempre señalando el peligro de que esto o aquello se termine o de aquello que los clientes reclaman etc.

No podemos quejarnos de la función bien cumplida. Por ejemplo, cuando hace muchas horas que no comemos, el estómago genera la sensación de hambre, esa pequeña náusea que bien identificamos y que nos manda hacia la nevera con cierto apremio. La mente es igual, cuando necesita aprobación o propósito o claridad, nos da indicaciones en la forma de inquietudes varias, ansiedad o temor. Pero, como nosotros identificamos a los pensamientos como nuestra propia voz, nos preocupamos.

¿Tú te preocupas cuando tienes hambre? No, más bien te compras algo para comer o te pones a cocinar. Lo resuelves y listo, es el caso de la mayoría de los lectores que no sufren carencias materiales extremas. Pero con las carencias mentales ocurre una identificación de tal magnitud, que no tratamos a la sensación del mismo modo práctico, sino que nos complicamos en mil y una vueltas del pensamiento como si se tratara de algo muy íntimo y particular.

La mente es un instrumento, una herramienta que ha de ser puesta al servicio de la voluntad divina, ni más ni menos. Imagina que tu tienes una escoba o una pala para cavar y en lugar de usarlas como corresponde, te pones a ver las manchas que tiene el mango de madera o las pequeñas imperfecciones del metal y sus mínimas huellas debidas al uso… pues con la escoba barres y con la pala cavas y listo. Hemos de darnos cuenta de que cuerpo y mente son elementos de la persona al servicio del espíritu. Espíritu insuflado por Dios en nosotros al ser creados y que es lo que esencialmente somos.

Al reconocernos hijos, ponemos atención en el uso que daremos a las herramientas de que disponemos para servir a Dios. No hay felicidad posible si confundimos al instrumento con el intérprete. Ser lo que somos realmente nos pone en línea con la voluntad de Dios según fuimos concebidos. Esto implica mirar de frente nuestra vocación vital y asumir que los talentos o capacidades que recibimos son para consumar dicho llamado. Cualquier otra ubicación interior o uso de nuestras facultades, desvía aquello original que viene a ser lo que nos da sentido.

¿Pero como vivo satisfecho en lo práctico de cada día?

Vivir ejerciendo la vocación propia y que reconocemos como verdadera, aplicando nuestros particulares talentos al desarrollo de ese llamado, es fundamental. Es decir, hacer en todo momento lo que nos parece correcto, cumpliendo lo que consideramos nuestro deber, poniendo todo el potencial que tenemos a eso que nos reclama cada situación. Hecho eso, descansar en la providencia es la actitud coherente. A nosotros nos toca la acción impecable a Dios los resultados de la misma. Si esto se hace vivencia y no mero concepto, se vive en una tranquila satisfacción.

elsantonombre.org

Homilía del domingo 26 de Junio del Padre José AntonioAudio y texto

«Piedad»Cuento basado en hechos reales

La paz del corazón «de la teoría a la práctica«

2 y 3 de julio, taller presencial en Buenos Aires – Anotarse al 351-3095309

23 de julio, taller presencial en Madrid – Apuntarse en tallerlapazdelcorazon@gmail.com

30 de julio, taller presencial en Barcelona – Apuntarse al 625 765 790 – mjesus3060@gmail.com

Atender con intención

En cada momento ante los acontecimientos, existe la posibilidad de obrar según los automatismos o ser conscientes. Y al ser conscientes del momento, abrimos la puerta a la posibilidad de la libertad. La verdadera capacidad de optar aparece cuando advertimos las diferentes alternativas de las que disponemos para responder a lo que ocurre. Una vez que estamos navegando entre los rápidos de un río o cuando ya vamos a gran velocidad en la autopista, se hace imposible elegir, allí todo es acción y reacción.

Pero cuando nos detenemos un breve tiempo y nos separamos de la circunstancia se produce un fenómeno particular: algo observa al sujeto que está viviendo la situación y a la situación misma. En cierto modo nos vemos «desde arriba», como si el punto de mira se hubiera desplazado aportando datos globales sobre hechos más distantes a la situación misma en la que estamos inmersos. Nos hacemos conscientes de numerosos factores que pasamos por alto cuando nos identificamos de lleno con lo que está pasando.

Estar atentos es estar bien vivos. Y esta atención sin tensión es la mejor, ya que la atención tensa es fruto de la crispación del ego. Gran parte de nuestra tarea de cultivo espiritual (poner al espíritu al mando) consiste en atender con intención a lo que conviene. No mucho más. El resto es orar o permitir que la oración se efectúe en nosotros, ser el templo de alabanza y escucha que hemos sido destinados a ser cuando fuimos creados…

elsantonombre.org

Haz clic aquí para ir al listado completo de prácticas sugeridas

Audio con 28 Salmos y audio con «La práctica de la Presencia de Dios»

Las bienaventuranzas de Santo Tomás Moro

Tú te mudarás en mí

«San Agustín nos ayuda a comprender la dinámica de la comunión eucarística cuando hace referencia a una especie de visión que tuvo, en la cual Jesús le dijo: «Manjar soy de grandes: crece y me comerás. Ni tú me mudarás en ti como al manjar de tu carne, sino tú te mudarás en mí» (Confesiones VII, 10, 18). Por eso, mientras que el alimento corporal es asimilado por nuestro organismo y contribuye a su sustento, en el caso de la Eucaristía se trata de un Pan diferente: no somos nosotros quienes lo asimilamos, sino él nos asimila a sí, para llegar de este modo a ser como Jesucristo, miembros de su cuerpo, una cosa sola con él.

Esta transformación es decisiva. Precisamente porque es Cristo quien, en la comunión eucarística, nos transforma en él; nuestra individualidad, en este encuentro, se abre, se libera de su egocentrismo y se inserta en la Persona de Jesús, que a su vez está inmersa en la comunión trinitaria. De este modo, la Eucaristía, mientras nos une a Cristo, nos abre también a los demás, nos hace miembros los unos de los otros: ya no estamos divididos, sino que somos uno en él. La comunión eucarística me une a la persona que tengo a mi lado, y con la cual tal vez ni siquiera tengo una buena relación, y también a los hermanos lejanos, en todas las partes del mundo.

De aquí, de la Eucaristía, deriva, por tanto, el sentido profundo de la presencia social de la Iglesia, como lo testimonian los grandes santos sociales, que han sido siempre grandes almas eucarísticas. Quien reconoce a Jesús en la Hostia santa, lo reconoce en el hermano que sufre, que tiene hambre y sed, que es extranjero, que está desnudo, enfermo o en la cárcel; y está atento a cada persona, se compromete, de forma concreta, en favor de todos aquellos que padecen necesidad…

Con la humildad de sabernos simples granos de trigo, tenemos la firma certeza de que el amor de Dios, encarnado en Cristo, es más fuerte que el mal, que la violencia y que la muerte. Sabemos que Dios prepara para todos los hombres cielos nuevos y una tierra nueva, donde reinan la paz y la justicia; y en la fe entrevemos el mundo nuevo, que es nuestra patria verdadera…»

Extraído de SANTA MISA EN LA SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTIBENEDICTO XVI

Enlaces de hoy:

Homilía del Padre José Antonio del Corpus ChristiAudio y Texto

Amigos de Tomás Merton

El eco interior

Mi padre espiritual solía decirme: Tu vida es oración y el modo en que la vivas tu método particular. En ese sentido, puede estar muy bien tener “momentos fuertes” de oración como suele decirse, pero atentos a que luego no caigamos en el olvido.

Él siempre insistía en que la vida debía ser liturgia o ceremonia de alabanza. Que si de algún modo, separábamos lo que era oración o meditación del resto de nuestras acciones, podía producirse un paulatino desliz hacia la desacralización de ciertas actividades o momentos. Admitía sin dificultad que todos tenemos etapas y diferentes momentos en el camino espiritual; reconocía que entonces no acostumbraba ya a pedir y ni siquiera a agradecer especialmente, sino más bien a un “dejarse llevar”. Que ese dejarse guiar tenía indicadores claros y el principal de ellos era la percepción de la Presencia.

Yo le preguntaba mucho sobre este tema, acerca de como era posible que Dios pudiera percibirse. Y él me respondía que esa percepción era la oración continua a la que se refería. Que podía asumir muchas formas, como La oración de Jesús, el vivir en el “canto” del Nombre; que podían usarse otras muchas devociones varias o que incluso hubo quienes habían reemplazado los pensamientos por la repetición de los salmos o pasajes de la sagrada escritura. Pero que la principal pista que podía darme y a la vez la más simple era esta: si estás en los pensamientos no percibes a Dios. En el momento en que desatiendes los pensamientos te acercas a Él y que cuando haces silencio, es decir cuando atiendes de veras, su Presencia aparece.

Esto me apasionaba como posibilidad y a la vez me sublevaba. ¿Cómo podía ser que el silencio fuera todo lo que se precisara? ¿Qué es hacer silencio le preguntaba? Al principio es detener la marcha, enlentecer todo y paradójicamente, escuchar los sonidos. Cuando te detienes se nota el movimiento del mundo, te transformas en punto fijo. Mientras más quieto más se mueve todo.

Al principio aquietas el cuerpo, luego disminuyes la respiración, después escuchas los sonidos cercanos y al ratito atiendes a los de lejos, bien lejanos. Y allí ya notas un cambio importante en el fluir de las cosas, que no es más que el río de tus pensamientos. No luches con los pensamientos, déjalos pasar sin darles importancia. Este era un modo que le servía en medio del bullicio. Salirse del ritmo general y atender. ¿Atender a qué? Al silencio que estaba al fondo de todo los ruidos, a la quietud que abraza todos los movimientos.

No se refería a una meditación en particular, sino a un modo de “ponerse” en plena ciudad o en medio de las tareas. Pero decía que todos tenemos nuestra impronta singular o el modo mediante el cual Dios se nos hace notar. Hay a quienes los conecta la observación de la belleza, en cualquier forma que se presente esa especial armonía que produce la combinación de las cosas en un momento dado. A otros los encauzaba la entrega absoluta a la actividad del momento. Unos pocos se habían enamorado del Santo Nombre y no podían ya dejar de escucharlo en el corazón o en una cierta forma de “eco” interior.

Solía decirme que el único propósito de la vida humana era “dejarse tomar” por Dios. Que venimos para ser encendidos por su Espíritu y que en esa unión fogosa estaban todas las respuestas a todas las preguntas y que era vano antes tratar de comprender. Querer comprender a Dios y el sagrado designio con nuestro entendimiento es como pretender navegar en un barco de piedra. Los dientes están para masticar, los pulmones para respirar, la mente para implementar cuestiones bien funcionales. No es el órgano para unirse a Él.

Sin embargo dejaba claro que la razón no debía oponerse a la fe, porque sino en los momentos difíciles la fe perdía sustancia y era vencida por las contradicciones de la razón. También insistía en que la fe no es lo que comúnmente entendemos por ella. Que la fe en realidad no es creer sino ya, de algún modo, saber y saber con certeza. Pese a recibir toda esta enseñanza, Dios me parecía esquivo, ausente por completo y la belleza que veía en todo estaba envuelta en la nostalgia de la finitud.

Re-posteamos este texto de hace algún tiempo por que nos parece medular en la práctica sugerida en la Fraternidad del Santo Nombre. Cualquier intercambio será bienvenido.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: si Dios quiere, el 2 y 3 de Julio próximos, en Buenos Aires, realizaremos un taller desde el sábado a las 14 hs. llamado «La paz del corazón» – de la teoría a la práctica – interesados anotarse en el 351-3095309. Cristo los cuide.

Blog caminante

Canciones luminosas

La infinita expansión del amor

«La meditación está focalizada justo en el corazón, justo en el centro del misterio cristiano. Y el misterio cristiano solo puede atravesarse si nos adentramos en el misterio de muerte y resurrección. Ese es el mensaje esencial de Jesús. Nadie puede seguir a Jesús si no renuncia a si mismo. El que quiera salvar su vida debe estar dispuesto a perderla. Y en todas las parábolas de Jesús, extraídas de la naturaleza, la semilla debe caer en tierra y morir; o se queda sola.

Lo que hacemos en la meditación – un proceso que dura toda la vida – es afinar nuestra percepción hasta fijarla en ese único punto que es Cristo. Cristo es nuestro camino, nuestra meta, nuestro guía. Pero es nuestra meta solo en la medida en que, al estar plenamente en Él, al ser plenamente uno con Él, pasamos con Él al Padre.

En la meditación alcanzamos esa necesaria concentración en un único punto, que resulta ser Cristo. El silencio de la meditación es nuestro camino hacia el indescriptible misterio que encontraremos en nuestros corazones si emprendemos este peregrinaje hacia la focalización, hacia la concentración. Debemos encontrar el modo de explicar en qué consiste este viaje, por qué merece tanto la pena y por qué exige coraje.»

EL CAMINO DE LA MEDITACIÓN- MOMENTO DE CRISTO – John Main
“La infinita expansión del Amor”

En el contexto de la Fraternidad del Santo Nombre, iniciamos un ciclo de breves entrevistas, para conocer a los participantes, sus particulares carismas y enriquecernos con sus experiencias de vida. Aquí datos para contactar con Pepa: Meditación Cristiana Semanal – Comunidad Mundial Wccm- Martes – 20h – Guiada por Pepa Mayor – josefamz@gmail.com – conectarse con ella para datos sobre la conexión en Zoom. ¡Gracias Pepa por todo lo que compartes en la Fraternidad! Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Interesados en conversar sobre los contenidos del curso de Fenomenología podéis venir mañana al zoom en el enlace de siempre, (el mismo que para las oraciones) a las 14:30 hs. de Argentina, 19:30 hs. de España y equivalentes.

Salir de sí mismo

6º Clase del curso de Mística Cristiana

«Andar en Jesucristo significa -a mi entender- salir de si mismo, olvidarse, abandonar su propia persona para penetrar en todo momento más profundamente en Él, tan profundamente que el alma quede arraigada en Él y pueda lanzar ante cualquier cosa este reto sublime: quién me separará del amor de Cristo? (Rom 8, 35).

Cuando el alma se ha instalado tan profundamente en Cristo y sus raíces han penetrado tan íntimamente en Él, la savia divina se extiende a raudales por ella y se destruye todo lo imperfecto, mediocre y natural que existe en su vida. Se cumple entonces lo que dice el Apóstol: Nuestra mortalidad será absorbida por la vida. (2Cor 5,14).

«El alma, despojada de sí mima y revestida de Jesucristo, ya no debe temer las influencias externas, ni las dificultades interiores. Todo esto lejos de ser un obstáculo, le permitirá arraigarse más profundamente en el Amor de su Divino Maestro».

de «Ejercicios espirituales» de Santa Isabel de la Trinidad

Invitación y enlace:

Queridas hermanas/os: quién se interese en temas de Fenomenología, puede participar el próximo sábado 11 de junio a las 19:30 hs. de España, 14:30 de Argentina y demás equivalentes, en la reunión mensual de intercambio (en entorno privado, sin grabación) en el enlace habitual de zoom: https://us02web.zoom.us/j/88619724529 – Un abrazo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Caminar ante El Señor

6º clase del curso de mística cristiana

Icono de Sta. Isabel de la Trinidad

Queridos hermanos, en el marco de la formación de nuestra Fraternidad del Santo nombre extendemos nuestra invitación por este medio para participar de la charla sobre «Santa Isabel de la Trinidad y el místerio de la inhabitación trinitaria» que se llevará a cabo el próximo miércoles 8 de junio a las 20 horas de España. Nos acompañará la Hna. Angela María de la Santísima Trinidad, actual presidente de la Orden de Carmelitas Seglares de la Provincia de Colombia, cordialmente bienvenidos. Cristo les cuide, un abrazo fraterno para todos. Debajo el enlace para participar.

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Una película recomendada:

«The Way» (El camino de Santiago)

Lo que precede a Tu Nombre

Hermano ¿qué es el Espíritu Santo?

Lo que la flor a la planta, lo que el canto al pájaro, lo que la sonrisa a la persona… o también lo que el cielo es a la nube, lo que el aire a la vida, lo que el agua a la tierra. Es la fe del peregrino, el amor de los que se aman, el pedido de perdón que musita el que se ha dado cuenta. El Espíritu Santo es aquello indefinible que hace bueno al mundo y a la vida digna de vivirse. Es un soplo inextinguible que alienta lo que existe y que permite la manifestación de lo sagrado. Todo lo que vale la pena a Él se lo debemos.

¿Cómo podemos percibirlo o acceder a él?

Permanece atento al intervalo entre cada invocación en tu oración. O al espacio entre cada pensamiento o al silencio entre cada palabra o nota musical… o a ese momento entre la inhalación y la exhalación del aire y advertirás una vida pulsante que no podrás definir, ni atrapar, ni conceptualizar pero que descubrirás como el origen de tu propia presencia. Su manifestación es paz inalterable, confianza plena, amor sin condiciones.

elsantonombnre.org

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús, si Dios quiere, este miércoles 8 de Junio, a las 20 hs. de España, 15 hs. de Argentina y equivalentes, se brindará la 6º clase del curso de mística cristiana. En ella la hna. Angela María de la Santísima Trinidad nos expondrá acerca de «Ser alabanza de gloria en Santa Isabel de la Trinidad» – Están todos invitados en el enlace de siempre, el mismo que se utiliza para las oraciones.

Pentecostés (audio) – Homilía (texto)

Ver descripción del vídeo en Youtube para elegir el tema a visualizar:

Orar para recibir el Espíritu Santo

Extracto del texto del vídeo de Andrea

«… Entre la oración y el don del Espíritu existe la misma circularidad y compenetración que entre la gracia y la libertad. Nosotros tenemos necesidad de recibir el Espíritu Santo para poder orar, y tenemos necesidad de orar para poder recibir el Espíritu Santo. Al principio está el don de la gracia, pero después es necesario orar para que este don se conserve y se acreciente.

Pero todo esto no debe quedarse en una enseñanza abstracta y genérica. Me debe decir algo a mí individualmente. ¿Quieres recibir el Espíritu Santo? ¿Te sientes débil y deseas ser revestido con la fuerza de lo alto? ¿Te sientes tibio y quieres ser recalentado? ¿Seco y quieres ser regado? ¿Rígido y quieres ser doblado? ¿Descontento de la vida pasada y quieres ser renovado? ¡Ora, ora, ora! Que en tu boca no se apague el grito sumiso: Veni Sancte Spiritus, ¡Ven Espíritu Santo!» …

Clic aquí para ir a «La oración por los siete dones» y a la reflexión por escrito

5º de Fenomenología 2022 – Varios temas derivados de consultas

5º Clase del curso de mística cristiana

«El conocimiento de sí mismo en la oración de Sta. Teresa»

“Estaba una vez recogida con esta compañía que traigo siempre en el alma, y parecióme estar Dios de manera en ella, que me acordé de cuando San Pedro dijo: “Tú eres Cristo, hijo de Dios vivo” (Mt 16,16); porque así estaba Dios vivo en mi alma.

Esto no es como otras visiones, porque lleva fuerza con la fe, de manera que no se puede dudar que está la Trinidad por presencia y por potencia y esencia en nuestras almas. Es cosa de grandísimo provecho entender esta verdad. Y como estaba espantada de ver tanta majestad en cosa tan baja como mi alma, entendí: No es baja, hija, pues está hecha a mi imagen” (CC 41, 1-2 o R 54)

de Sta. Teresa de Jesús

Universidad de la Mística – Cites

Teresa, de la rueca a la pluma

La simpleza del regreso

Lamento encontrar ya tarde en la vida cierta claridad. Me he desalineado tanto del rumbo… Me parece imposible volver a mi ser auténtico. Estoy muy lejos de ejercer mi vocación, porque la reconozco como abandonada hace mucho y mis talentos se sienten ajenos. Entre la vida que quisiera tener y la que tengo hay un abismo, ¿qué puedo hacer?

Alégrate de encontrar nuevamente la dirección que sientes correcta. No te lamentes, porque aquellos desvíos han sido necesarios para la experiencia actual. Cada vez que te aparezca un pensamiento respecto del pasado y de lo que pudo ser y no fue etc. descártalo sabiendo que es un nuevo desvío y por así decir, deséchalo como a la basura, no le prestes tu atención.

Si realinear nuestra vida dependiera de un exhaustivo trabajo, como si tuviéramos que desenrollar un ovillo muy anudado, estaríamos perdidos. Pero es mucho más simple y fácil volver a la ruta original preparada para nosotros. La gracia nos asiste de un modo que resulta sorprendente, a través de maneras impensadas y de un entrelazamiento de hechos providenciales que no hemos generado. Lo único que se precisa de nosotros es un deseo muy fuerte de autenticidad o de integridad plena, de coherencia total si prefieres.

Y algo más: Empieza por recibir cada acontecimiento como enviado por Dios y responde lo mejor que puedas. Eso es todo. La mente te dirá que no es suficiente, que ya está todo muy liado, pero no es verdad. Cuando actuamos poniendo lo mejor (y esto es algo que cada uno sabe en cada momento si se atiende a sí mismo) nos subimos al tren de la gracia. Solo se necesita repetir estos actos de impecabilidad, de afán de hacer el bien en lo que nos toque. Es tan sencillo que abruma, porque estamos muy acostumbrados a las complicaciones.

¿Y si no sé como actuar en una situación determinada, pero debo responder sin dilación?

Invoca a Jesucristo con verdad interna y dile que guíe tus movimientos por la senda correcta, que estás sin tino, pero que debes responder debido a las circunstancias y que de veras quieres hacer lo mejor. Esta invocación bastará, cuando es sincera y atenta, para que tu corazón se haga permeable a los sutiles impulsos del Espíritu que moverán tus pasos hacia el bien.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos en el Santo Nombre: este jueves 26 de mayo, en el contexto del curso de mística, nos visita el padre Francisco Javier Sancho, quién nos brindará una clase sobre «La importancia del conocimiento de sí, en la oración teresiana». El encuentro será si Dios quiere a las 19 hs. de España, 14 hs. de Argentina y demás horarios equivalentes, en el enlace de siempre que dejamos aquí abajo, el mismo que usamos para las oraciones. Están todos invitados.

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Haz clic aquí para las clases anteriores del curso de mística

Ninguna otra cosa que esperar

«Solo nos instruyen propiamente bien las palabras que Dios pronuncia expresamente para nosotros. Pues no es mediante los libros ni por la curiosa indagación de las historias como se hace uno sabio en la ciencia de Dios; esos medios no producen por sí mismos sino una ciencia vana y confusa, que hincha mucho. Lo que nos instruye es lo que nos acontece en cada momento; he ahí lo que forma en nosotros esa ciencia experimental que Jesucristo quiso adquirir antes de enseñar…

El momento presente es siempre como un embajador que declara el designio de Dios. El corazón pronuncia siempre el Sí (fiat). El alma va deslizándose así por todas estas cosas a su centro y a su término; jamás se detiene, va por todos los rumbos; todas las rutas y todas las modalidades la hacen avanzar igualmente hacia la alta mar y el infinito. Todo es para ella un medio; todo es instrumento de santidad sin diferencia alguna.

Lo único necesario se encuentra siempre para ella en el presente. No se trata ya de elegir entre oración y silencio, retiro o conversación, leer o escribir… se trata solamente, de todo aquello que cada momento trae por designio de Dios. He ahí el desprendimiento, la abnegación… para estar en todo en el designio de Dios, cifrando su único contento en llevar el momento presente como si no hubiese en el mundo ninguna otra cosa que esperar».

Tratado del Santo Abandono en la providencia divina (J.P. de Caussade SJ)

(Extractos de pags. 49, 51 y 52 de la edición del Apostolado de la oración, Bs. As. 2006)

Enlaces de hoy:

Homilía del domingo 6º de Pascua

Tres puertas a la oración

¿Quién dirige el barco?

Lo divino en la materia

«Tenemos a Cristo dentro nuestro esperando resucitar. La historia es la continua gestación y maduración de lo divino en la materia. Jesús es el rostro concreto de este darse plenamente de Dios al mundo, en espera de que el mundo se reconozca en Dios. Este es su proyecto preparado antes de la creación del mundo, cuando amamos, su presencia se hace manifiesta y su proyecto se despliega, no hay otra razón de existir que la de ser llamados a participar de la misma experiencia de Jesús».

Angela Volpini (teóloga y mística)

Lectura espiritual en la oración matutina del martes 17 de mayo

Queridas hermanas y hermanos en el Santo Nombre: el próximo jueves 26 de mayo, en el contexto del curso de mística, nos visita el padre Francisco Javier Sancho, quién nos brindará una clase sobre «La importancia del conocimiento de sí, en la oración teresiana». El encuentro será si Dios quiere a las 19 hs. de España y demás horarios equivalentes, en el enlace de siempre, el mismo que usamos para las oraciones. Están todos invitados.

La huella de tu Nombre

Las hojas empiezan a caer. Se dejan estar frágiles, apenas sostenidas, hasta que llega el remolino. Es un movimiento simple de reunión que las cobija. Y ellas se entregan, se permiten un corto vuelo antes de abandonarse sobre la tierra. Los colores y las texturas fundan el otoño que no vacila.

Los árboles, las rocas y las aves innumerables parecen de acuerdo y van preparando el recogimiento al que nos conducirá el frío. Un pajarito de pecho amarillo da saltos cortos sobre el pasto, mira hacia todas partes, picotea y sigue su camino. Al fondo, un caballo se da un banquete de hierba. Al final me he dado cuenta, no conocía lo que era el azul ni el celeste. ¡Oh sí, eso es el cielo! Como si nunca lo hubiese visto.

Pero no es eso, ni el verde del monte ni el amarillo crepitante, ni la pureza del aire, ni el agua del arroyo que murmura sin cansarse. Tampoco es el silencio absoluto de las noches. Rendidos a la evidencia decimos… no es perceptible. Y sin embargo aquí está. Sólido como el suelo que soporta el peso de todas las cosas y leve como una nube que se disipa al advertir nuestra mirada. Mínimo al extremo y máximo a más no poder. Es como una lágrima materna al dar las buenas noches. Es la huella de tu Nombre.

Sugerencia para la semana:

De pronto en este ahora de aquí mismo, sin que medie aviso o tarea previa necesaria, irrumpe un algo que nos deja en lo sagrado. Lo habitual queda sumergido en la poesía y aunque luego pasa deja su matiz en el fondo donde se dan las cosas. Es la atención que se ha visto transformada y a través de ella pudo manifestarse el Espíritu Santo transfigurando el mundo.

Para permitir que esa misteriosa fuerza nos inunde suavemente con su fragancia, necesitamos un sentimiento de confianza en Aquel que nos trajo a la vida y sostiene a todo en la existencia. Desde esa confianza hay que actuar poniendo lo mejor en lo que nos vaya tocando hacer. E irán ocurriendo cambios en el cuerpo y movimientos en la mente, pero nuestra atención puede quedarse recostada en esta calidez del que se sabe amado y conducido al mejor destino posible.

No nos dispersemos en las mil cosas, la paz del corazón es lo que todos anhelamos. Si se presenta la inquietud y la desarmonía, simplemente volvamos al cauce del ahora repitiendo Su nombre. Esta oración interior dicha desde la verdad interior nos trae todo el cobijo y la fuerza vital que necesitamos.

elsantonombre.org

Homilía del 5º domingo de Pascua

«La verdad interior»primera parte y segunda parte(Fenomenología 2022)

Ese lugar donde vives en mí

Lo que sucede en el cuerpo afecta a la mente y lo que sucede en la mente afecta al cuerpo. Es una relación recíproca. Lo que vivimos espiritualmente influye muy directamente en lo corporal y en lo mental. Debido a esto cuando logramos afianzar una actitud de confianza en Dios y en su providencia, esto repercute de manera notable sosegando los pensamientos y aflojando las tensiones.

La mente se inquieta cuando se cree la artífice y la que controla el resultado de las acciones. Por supuesto, la organización y planificación son funciones que le competen pero en el marco del plan divino que va desarrollándose en todo. Si pierde este factor esencial en sus consideraciones, esa mente tenderá a la inquietud y permanecerá en el desasosiego, con la angustia resultante.

El cuerpo no puede menos que reflejar estos sucesos interiores, defendiéndose a través de la tensión y se le hace costumbre la crispación. Los músculos se contraen defensivamente por el constante temor latente, ante el posible fracaso de las expectativas. Se nos hace hábito un vivir inquietos y esto es una inercia de tensión muscular que impide la paz interior. No es infrecuente que esto derive en dolor o en enfermedad y malestar general.

Es muy útil recordar esto y usarlo como indicador. Si me descubro tenso corporalmente e inquieto mentalmente, tengo la muestra de que he perdido la actitud de confianza en Dios. Al hombre le compete la intención y la acción atenta, pero los resultados de las acciones están en manos de Dios. Si olvido esto vivo tenso siempre alejado del centro interior.

Este lugar de la confianza, que se identifica con lo que los monjes hesicastas llamaban el corazón del hombre y que también fue denominado la celda interior por Santa Catalina de Siena, es el lugar del alma que se conecta con la voluntad de Dios íntimamente. Es allí donde se percibe claramente la brisa suave del Espíritu Santo. Es el espacio de las mociones donde susurra la intuición.

En los momentos claves del día, como por ejemplo al levantarnos o al iniciar alguna actividad precisa, podemos tomarnos un instante y atender al modo de estar en que nos encontramos. ¿Cómo está el cuerpo? ¿Y la mente? Si hay contracción y agitación, si la prisa nos va llevando de las narices es preciso revisar nuestra actitud.

¿Qué me estoy creyendo? Tal vez que estoy separado y solo a merced de acontecimientos azarosos en un universo caótico que avanza hacia la nada… si esas creencias y pensamientos pasan por mi mente y me identifico con ellas todo en mí tenderá a la apropiación y la posesividad. De ese modo no será posible la distensión. ¿Creo de veras que la vida tiene un sentido, que lo sagrado la inunda por doquier y que una providencia amorosa nos guía en todo momento? Pues entonces invoquemos el don de la coherencia, vayamos aflojando las defensas, quitémonos las amarguras y vivamos en la paz profunda.

Todos sabemos, en lo profundo del corazón, (aunque para percibir este saber es preciso silenciarnos) que el universo, la vida y los acontecimientos, forman parte de una trama de infinita variedad, tejida con la intención de Dios y que esta intención es sabia más allá de nuestra comprensión. A esa sabiduría hemos de entregarnos con afectuosa soltura.

El cuerpo, vital pero relajado. La mente clara y silente. El espíritu, atento a la sagrada presencia, conectado en actitud orante buscando la adoración. Pidamos el regalo de una vida sacralizada. Esto no es solo para los santos o para personas muy especiales. Puede ser el fruto cotidiano de todo aquél que invoca con paciencia y perseverancia el Nombre de Jesucristo.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: si Dios quiere, este sábado 14 de mayo, a las 14 hs. de Argentina, 19 hs. de España y horarios equivalentes, estaremos disponibles en el zoom para intercambiar sobre temas de Fenomenología. Están invitados a través del enlace de siempre, que es el mismo que usamos para las oraciones y que dejamos aquí abajo. Estos encuentros no se graban por ahora, para facilitar la fluidez y apertura en el compartir de los temas.

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Audio breve con el texto introductorio a Fenomenología

De la oscuridad a la luz

Esa misteriosa fuerza interior

Santa Teresa se abre de par en par al Espíritu Santo. Sabe que nada logramos por nuestro merito, que con con nuestra propia fuerza no avanzamos. Como una de las practicas sugeridas para estos días de preparación a Pentecostés, proponemos prestar atención a ese Espíritu que nos guía y alienta y que siempre obra con suavidad y delicadeza.

El Espíritu Santo nos convoca, dulcemente, a entrar en oración y desde ahí escuchar su voz, no para quedárnosla sino que ha de traducirse en un acto concreto de nuestra vida cotidiana: en el trabajo, en los estudios, en el descanso, mientras caminamos y viajamos o mientras compartimos con los demás alguna actividad.

Desde la fraternidad del Santo Nombre, os invitamos a ser conscientes de esos momentos, en los cuales reconocemos que el Espíritu de Dios está sobre nosotros dándonos fuerza, gracia, entereza y sabiduría, para realizar su obra y su divina voluntad en cada uno. Pidamos frecuentemente su inspiración y no nos cansemos nunca de dar gracias por todo, ya que la gratitud y la alabanza purifican el corazón y lo disponen a recibir la gracia divina del Espíritu Santo.

«El sacrificio del silencio…»

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús, aquí debajo una lista de reproducción con las cuatro clases del curso sobre Mística cristiana realizadas hasta ahora. Estamos muy agradecidos a todos los exponentes y al padre Victor R. Moreno Holguín, quién ayer nos acercó a la persona y al mensaje de Raimon Panikkar. En la próxima ocasión nos encontraremos, si Dios quiere, con el Padre Francisco Javier Sancho, que nos hablará de «Conocimiento propio y humildad en Santa Teresa». Será el 26 de mayo a las 19 hs. de España, en el enlace de siempre.

Aquí abajo la lista de reproducción con las oraciones del mes de mayo; es suficiente que diariamente en cualquier horario, ingresen a este enlace para ver las últimas oraciones realizadas por Youtube.

La verdad es el remedio

¿Por qué ocurren las caídas en el camino espiritual?

Porque el camino espiritual es como cualquier camino o sendero en la tierra, si uno no presta atención se tropieza. Si te distraes mucho terminas todo golpeado y si andas caminando cerca de los abismos… el tropezón puede ser muy doloroso. Así que lo necesario es caminar despacio, contemplando la senda y el paisaje que la acompaña, reposando en una atención viva y cálida.

Estoy cansado de caer, de perder el entusiasmo, de creer para después solo decaer. ¿Hay algo que pueda hacer de modo definitivo?

Es importante descubrir el sentido de las caídas. Habitualmente, si las tomamos bien, nos muestran el verdadero estado interior en lugar de lo que inventa la mente con algún relato justificante. Si tu destino es Bogotá y descubres que estás viajando hacia Santiago, podrá dolerte la caída en cuenta, pero no puedes negar que haberlo descubierto es un gran bien. También comprender de raíz lo que genera la desatención en nosotros resulta fundamental. A cada uno el zapato le aprieta en un lugar diferente. Hay que saberlo, asumirlo con humildad y establecer el remedio adecuado.

No es bueno ponerse muy alta la vara, eso suele ser una trampa del adversario, también llamado orgullo espiritual. Hay que pretender poco pero cierto y permanente. Aspirar a la presencia en el día a día, a que la oración vaya haciéndose frecuente, a vivir en una serena alegría confiada a la providencia… ¡no es poca cosa! No se necesita más. Por supuesto, cada uno tiene sus circunstancias en las cuales adecuar los intentos personales en esa dirección.

Mi maestro me decía que había que tener una aspiración máxima y una de mínima. Y que con la mínima bastaba, lo demás estaba en manos del Señor especialmente. Yo le decía que mi aspiración máxima era construir un Athos dentro del cristianismo occidental, un reverdecer de la fe, que la oración de Jesús resonara por todas partes… que era lo mismo que él quiso hacer en su vida cuando más joven. Y él me decía: «Está muy bien, pero te basta con no ser mala persona y no volver al alcoholismo».

Existe una gran diferencia entre la mente y el corazón. El espíritu vive ahí, en el templo interior y es el que da calor al corazón. Déjate guiar por él. La mente es engreída, juzgadora, especulativa, sin el espíritu al mando es una molestia constante y no sirve como herramienta. Cada vez que nos descubrimos siguiendo el hilo de las divagaciones, volvamos al instante presente que es lo único que hay y donde Dios está manifiesto. Atiende en silencio a la percepción que toca haciendo un pequeño alto en tus movimientos. Deja entonces que brote en ti el Santo Nombre de Jesús.

elsantonombre.org

Tres vídeos breves : «Las caídas»«El aburrimiento»«El deseo»

Aquí abajo la Homilía dominical del Padre José Antonio OP

Aviso y enlaces

Queridas hermanas y hermanos de la Fraternidad, el próximo miércoles 4 de mayo a las 19 hs. de España, 14 hs. de Argentina y demás horarios equivalentes, continuará el curso sobre mística cristiana por el habitual enlace de Zoom. En esta ocasión nos visitará el Padre Víctor Ricardo Moreno Holguín quién expondrá sobre «Raimon Panikkar, un místico del siglo XXI». Están todos invitados y aquí debajo el enlace a la reunión:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Recuerden también que en Madrid existe un grupo presencial de «La oración de Jesús» coordinado por Alejandro, en la parroquia Virgen de La Candelaria, aquí el enlace al blog que tiene toda la información:

Oración del corazón

Finalmente dejamos aquí la primera parte del encuentro de intercambio mensual que tuvimos el pasado sábado 23 de Abril, donde Enrique nos brindó una muy interesante exposición sobre la contemplación del icono de María Magdalena y Jesús resucitado «Noli me tangere». Los intercambios en las salas y generales no se graban ni transmiten por Youtube. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

«Es el Señor»

María Magdalena y Jesús resucitado

Él les dijo: “Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán”. (Jn 21, 6)

«… Jesús nos dice cómo nos puede dar lo que necesitamos para vivir. Debemos hacer lo mismo que hacíamos antes de los Ejercicios, pero conscientemente. A esto se refiere el lado derecho. No debemos seguir haciendo las cosas inconscientemente, sino con conciencia y cuidado en todo. Debemos vivir en el presente atentos a nuestra labor. Así todo cambiará y experimentaremos la presencia de Dios en todo…

“Echaron la red y no podían recogerla por la abundancia de peces. El discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: “Es el Señor”. (Jn 21, 6-7)

Para mí la frase “es el Señor” me parece un buen camino para encontrar al Resucitado en medio de mi vida diaria. Una parte de los Ejercicios consiste en repasar mi vida a cada paso: “Es el Señor”. El Señor está conmigo cuando estoy sentado, escribiendo en el ordenador de mi oficina. “Es el Señor”, cuando tengo que asistir a una reunión. “Es el Señor”, cuando voy a la oración. Y “es el Señor” cuando camino por la ciudad. Si recuerdo esta frase en todas las situaciones de mi vida, todo tendrá un nuevo aspecto. Entonces me daré cuenta de que la resurrección acontece en medio de la vida diaria y de que es posible en medio de los trabajos más insignificantes.

Así, de repente, se aclaran las mañanas grises y surge una relación personal con Jesucristo, el Resucitado, que refleja una nueva luz sobre todo. De esta manera, realizo mis actos ante los amorosos ojos de Dios y en unión con el Resucitado que transforma la atmósfera. No estoy solo; el Resucitado está a mi lado y llena mi vida con el calor de su amor y con la luz de su resurrección.

Extractos de Buscar a Jesús en lo cotidiano. Ejercicios para la vida diaria, por Anselm Grün en Ágape Libros y Narcea S.A. de Ediciones. Buenos Aires, 2016. Págs. 100-102.

Encuentro mensual de la Fraternidad

«Noli me tangere» (aún no me toques) Contemplando al resucitado con María Magdalena.

Queridas hermanas y hermanos de la Fraternidad del Santo Nombre: este sábado próximo 23 de abril, a las 15 horas de Argentina, 20 horas de España y demás horarios equivalentes, realizaremos el encuentro mensual de intercambio en nuestra Fraternidad. Están todos invitados. La reunión bajo el título «Noli me tangere» (aún no me toques) se realizará por zoom en el mismo enlace que utilizamos para las oraciones:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

¡Resucita conmigo!

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: La gracia divina siempre presente y disponible, nos permite una radical entrega a la vocación profunda. Esa que vive como secreta semilla en lo profundo del alma. ¡No temamos! Solo se necesita abrirse a ella sinceramente, el acuerdo profundo con nosotros mismos es el camino hacia la unión con Dios. El resucitado nos llama desde adentro a salir de nuestras propias tumbas, a vencer las tibiezas y las vacilaciones. La vida tiene sentido y trascendencia cuando somos fieles al corazón. ¡Felices Pascuas para todos!, invocando el Santo Nombre de Jesús resucitado.

Tres enlaces muy recomendados:

«El sentido de la resurrección» por el Padre Javier Melloni SJ

Homilía del Domingo de Pascua del Padre José Antonio OP (En texto) y aquí en audio

Serie sobre Jesús, muy recomendada (Sitio oficial) (Se halla en español o con subtítulos y con app para el móvil; haced las búsquedas que es para visionar gratis)

La celebración gozosa

«¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre.» (Sal 116, 12-13).

El canto de los primeros pájaros le anunciaba el inicio del oficio. Era una singular concordancia. Las aves desplazaban su propio horario conforme cambiaban las estaciones y se sentía regulado por la Providencia.

Repetía las oraciones de manera lenta, muy tranquila, nada lo apuraba. Paladeaba las invocaciones con sentida reverencia, procedía con sencilla unción. Se sentía parte de un clamor universal. Por momentos inundado de silencio, adhería quedo a la alabanza del entorno. Era entonces cuando más leve se sentía.

La caminata iniciaba junto al sol tocando la copa de los árboles más altos. Le resultaba sublime la alborada, celebración gozosa de la vida múltiple, teofanía de las especies. Las cuentas discurrían entre los dedos curtidos y el ritmo del corazón se insinuaba en los pasos acostumbrados ya a la oración.

La mirada se estiraba hacia el frente como si bebiera el horizonte, mientras los labios musitaban el Nombre aquél que daba significado a todas las cosas. La paz largamente aposentada, le resplandecía en el ánimo; un fuego extraño de a ratos lo inflamaba y le parecía llevar en los brazos una multitud de dolores desconocidos y sin embargo muy queridos. Misteriosa es la presencia invocada por el Santo Nombre de Jesús, que nos purifica, renueva y orienta…

¡Qué bueno sería Señor, si pudiéramos hacer de nuestros días una alabanza con acción de gracias, que nuestros movimientos fueran parte de una perpetua Eucaristía..!

elsantonombre.org

Homilía sobre la Eucaristía, en 1979 de San Juan Pablo II

Un latido del corazón de Cristo

Oración y entrega van juntas

En lo que respecta a la búsqueda de la oración incesante, en el camino de La oración de Jesús o de la oración monológica o formas similares de orar que tienden a unificarnos completamente… hay un aspecto que solemos descuidar. Se trata de la actitud de entrega y confianza que necesitamos incorporar a la recitación del Nombre.

Más allá de cualquier método con el que se acompañe la oración; es decir si se respira el nombre, si se atiende al corazón, si tal o cual postura o momento para orar; es decisivo encontrar en nosotros este acto interior devocional, esa adhesión profunda a la acción de la gracia en nosotros. En otras palabras: necesitamos permanecer orando con mucha frecuencia, durante todas las actividades, en una disposición y apertura a ser transformados sin reservas.

En cierto modo es un «vivir muriendo» a nosotros mismos y a nuestras automáticas apetencias; una invocación paciente y perseverante que anhela el propio olvido en pos del recuerdo de Aquel a quién se invoca. Seguir la exhortación «Orad sin cesar» (Ts 5,17) es golpear en todo momento la puerta del propio corazón en busca de la gracia que ya está viviendo allí y que hemos olvidado.

En definitiva, vivir en oración implica el acto de oración explícito junto a una atenta búsqueda de hacer la voluntad de Dios en cada momento. Entrega confiada y oración continua son dos gestos de un mismo acto de amor.

elsantonombre.org

Aquí en audio: Homilía del Domingo de RamosAquí en texto

Algunos consejos prácticos para la oración

Dos avisos y lectura espiritual

Queridas/os hermanas/os: Os anunciamos que mañana viernes, día 8 de abril, se sustituye la Oración Vespertina habitual por el Rezo del Vía Crucis, a la misma hora; 15:30 (Argentina), 20:30 (España) 🙏 Será en el enlace habitual de las tres oraciones diarias:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

También el próximo día sábado 9, a las 14:30 Hs. de Argentina, 19:30 de España (continental) y demás horarios equivalentes, habrá un encuentro de intercambio y consultas para participantes del curso de Fenomenología. Pedir el enlace a Mario en el +54-9-351-3095309

Padre nuestro del Padre al hijo*

«Hija mía, hijo mío que estás en la Tierra, haz que tu vida sea el mejor reflejo de mi nombre. Entra en mi Reino a cada paso que des, en cada decisión que tomes, en cada  caricia y gesto que hagas. Hazlo presente tú por mí y conmigo. Ésta es mi voluntad, en la Tierra y en el Cielo.

Toma el pan de cada día, consciente que es un privilegio y un regalo. Perdona tus errores, tus caídas y tus abandonos. Y haz lo mismo con la fragilidad de tus hermanas y hermanos. Vive atenta, vive atento, desde la libertad de saber que estás donde has de estar Y que haces lo que debes hacer, que yo estaré contigo.

Y no tengas miedo, porque el mal no tiene la última palabra en la vida».

*Lectura espiritual en la oración matutina del 5 de abril. Haz clic aquí de autor anónimo

La Cuaresma empieza hoy

¡Gracias por la foto María Jesús!

¿Cómo te va con los propósitos de Cuaresma?

Pues, mueve a risa, pero apenas si recuerdo que me había planteado cierta forma de vivir este tiempo en coherencia con lo que consideraba el desierto interior. Al poco tiempo vi que no era capaz de modificar los hábitos más esclavizantes y esto me llevó a una especie de olvido y abandono de toda intención.

Bien, esto tiene su lado bueno. La conciencia de nuestra impotencia o la levedad de nuestra voluntad nos devuelven una imagen de nosotros mismos que no queremos ver, pero que hemos de aceptar y acoger como ayuda. Nos quedamos más humildes. Sin comprensión del fundamento de las prácticas y sin permitir que sea el espíritu el que oriente nuestra conducta, sucumbimos a la primera compulsión del cuerpo o de la mente. Lo único que tenemos es nuestro verdadero deseo de conversión, de entrega radical, de unión con Dios.

Desde allí, podemos extraer la fuerza para orar con profundidad y fervor. De esta oración sentida viene nuestra apertura a la gracia. No podemos olvidar que nuestra única fuerza está en el nombre de nuestro Dios. Es declarando nuestra impotencia y clamando con el ardor del deseo espiritual, que veremos aparecer una luz interior y una voluntad, que no nos pertenece pero que sirve a nuestro bien. En ese sentido, lo que más necesitamos es fortalecer nuestro deseo de Dios. Desear la conversión es quizás nuestra ofrenda más sincera y veraz. Es como si le dijéramos al Señor: «ya ves que nada puedo; ah… pero como deseo ser tuyo y vivir en Tu presencia. ¡Como anhelo una vida viéndote de veras caminar por mi jardín!«

Esa es nuestra ofrenda, el conocimiento de nosotros mismos. Reconocemos la opacidad de nuestra mirada, el velo de preocupaciones que nos aparta de lo importante, nos damos cuenta que vivimos lejos del hogar, ajenos al presente del ahora. Y bien plantados en la verdad de nuestra humildad digamos, «la Cuaresma empieza hoy». Aquí te dejo Señor mi orgullo espiritual, allí mis loables propósitos fallidos, allá los proyectos olvidados. Ayúdame a transitar un duro desierto, ese donde van muriendo mis pretensiones.

elsantonombre.org

Aquí abajo dos vídeos que intentan sintetizar la práctica que sugerimos desde la Fraternidad del Santo Nombre. Recomendamos tomar nota de posibles dudas o temas que se deseen profundizar para conversar oportunamente en alguno de los encuentros de intercambio.

Dejar las dudas a un lado

Uno de los pilares de la espiritualidad del Santo Nombre, es la permanencia en el abandono a la voluntad de Dios. Pero, ¿cómo puedo discernir sin error lo que sería Su voluntad para mí en un momento determinado? Y, como puedo volver a encaminar mi vida si ya me encuentro desviado y reconozco haberme apartado mucho de su orientación?

Como siempre el factor clave es la atención. Si te sitúas en el momento de manera atenta y desciendes un momento al corazón tendrás claro el comportamiento que al Señor agradaría en esa situación. Es inequívoco el sentimiento que aparece. Por que en cierto modo, la voluntad de Dios está inscripta en lo que llamamos la conciencia personal. Si a esto en una breve revisión lo cotejas con la enseñanza de los evangelios puedes dejar las dudas a un lado y obrar con toda la determinación necesaria.

Las vacilaciones surgen cuando intentamos resolver la conducta adecuada desde la mente sola o con apresuramiento y ansiedad. La mente nunca terminará de objetar a esto y aquello, pues su naturaleza es precisamente mascullar variables, la duda es el entretenimiento que más le gusta. Este es el modo en que rellena su vacío, generando ambivalencias. Obtiene así algo de intensidad dentro de la opacidad que vive.

Por ejemplo, este modo de obrar según a Dios le agradaría, guiados por nuestro sincero parecer, suele ser criticado por el pensamiento… «Esto es antropomorfizar a Dios» es decir, atribuirle gustos y disgustos como si fuera humano. Y así nos alejamos del campo de interés, que es decidir cuál es la conducta más coherente en esa circunstancia precisa. Una cosa es sentarse a discurrir en pos de abstracciones cada vez más sintéticas y otra es buscar ser fieles a lo que sabemos y sentimos que debemos hacer.

Es decir, no sabemos como sentirá Dios en su inescrutable magnificencia, pero sí podemos saber como nos sentimos nosotros en relación a Él, haciendo esto o aquello. Hay que aterrizar la espiritualidad lo cuál es encarnar los anhelos profundos. Volvemos siempre a la necesidad de diferenciar espiritualidad mental de espiritualidad vivencial. No se trata de oponer fe y razón sino de comprender nuestra necesidad de acuerdo interior.

Y respecto de aquello que mencionamos, en cuanto a como volver si uno se halla desviado por haber tomado un camino diferente al que la conciencia profunda indicaba… vale lo del «re-calculando» que hace el GPS cuando nos desviamos. No importa cuanto nos alejemos del designio divino para nuestra vida, su gracia siempre esta indicándonos por donde ir para volver a la senda. Simplemente sitúate en el presente y espera. Te llegarán acontecimientos como nos pasa a cada instante y entonces allí, responde con coherencia a lo que aparezca. Esto por sí solo en poco tiempo te encamina.

No importa el pasado para volver a casa. Importa la intención de regresar y empezar ahora mismo a caminar en la nueva dirección. La Cuaresma empieza ahora por ejemplo, aunque hayan pasado ya muchos días. La continencia empieza ahora mismo; el tratar a los demás como nos gustaría ser tratados en este mismo minuto; la oración incesante empieza por una sola invocación, podría ser esta que haces ahora mismo mientras lees.

Dejemos el pasado, el futuro y los devaneos mentales que pueden ser muy interesantes pero que nos dejan al rato en el vacío existencial. Abracemos la gesta espiritual, permitamos que el corazón exprese su inflexible determinación de servir al amado. Dedicarse a las cosas del cielo implica priorizar adecuadamente el uso de nuestras fuerzas, de las añadiduras se encarga Dios. Preguntarnos ¿Cómo puedo servir al Señor en esto ahora? o ¿Qué sería en esta situación poner el espíritu al mando? son preguntas que pueden servir como complemento para volver al rumbo más querido.

continúa

El post de hoy continúa a este del 26 de marzo

elsantonombre.org

Sobre la oración del corazón PDF(Extraído de «Contemplativos en el mundo»)

Homilía del domingo del Padre José, aquí abajo:

Ten confianza

y espera en el Señor


“¿Por qué debo pasar una hora en oración, cuando no hago durante ese tiempo más que pensar en la gente con la que estoy enojado, en la gente que está enojada conmigo, en los libros que tendría que leer… y miles de cosas tontas que se apoderan de mi mente instantáneamente? La respuesta es porque Dios es más grande que mi mente y mi corazón, y lo que realmente está pasando en la casa de oración no se puede medir en términos de éxito o fracaso humanos.

Lo que debo hacer primero es ser fiel. Si creo que el primer mandamiento es amar a Dios con todo mi corazón, mente y alma, entonces, debería, por lo menos, pasar una hora al día sólo con Dios. La pregunta sobre si es útil, si ayuda, si es práctico o fructífero, es completamente irrelevante, ya que la sola razón para amar, es el amor mismo. Todo lo demás es secundario. Lo extraordinario es, sin embargo, que sentándome en la Presencia de Dios durante una hora cada mañana, día a día, semana tras semana, mes tras mes, en total confusión y con una miríada de distracciones, cambia radicalmente mi vida.

Dios, que me ama tanto que mandó a su único hijo no a condenarme sino a salvarme, no me deja esperando en la oscuridad por mucho tiempo. Podría pensar que cada hora es inútil pero, después de treinta o sesenta o noventa de esas inútiles horas, gradualmente me doy cuenta de que no estaba tan solo como pensaba: una Voz muy silenciosa y suave ha estado hablando conmigo, mucho más allá de mi mente ruidosa. Por lo tanto, ten confianza y espera en el Señor”…

Henri Nouwen. (sacerdote holandés)
“Camino a casa”

* Lectura espiritual en la oración vespertina del 31 de marzo

Aquí abajo la lista de reproducción con las oraciones del mes de Marzo

y aquí un lista de lectura de Filocalía (parcial)

Todo será para bien

Juliana de Norwich, «Teóloga de su propia experiencia visionaria»

Clase ofrecida por Javier Melloni sj – 3º del curso de místicas/os cristianos

Haz clic aquí para el PDF del libro de Juliana de Norwich «Revelaciones…»

Y aquí un enlace sobre Juliana de Norwich, de una audiencia en 2010 de Benedicto XVI

Aviso, invitación y síntesis

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: A partir del próximo lunes 28 de marzo, se produce algún ajuste horario en las oraciones diarias de la Comunidad.* La primera oración del día será a las 7 hs. de Argentina, 12 hs. de España; la oración de la tarde será a las 15:30 hs. de Argentina, 20:30 hs. de España y la nocturna a las 22 hs. de Argentina, 3 de la madrugada española y horarios equivalentes en cada país. Los esperamos perseverantes, sabiendo que nuestra fuerza está en el nombre de nuestro Dios.

También queremos invitarlos para este próximo martes 29 de marzo, a las 13:30 hs. de Argentina, y 18:30 hs. de España, a la 3º clase del curso sobre mística cristiana, a cargo del padre Javier Melloni Ribas sj, que hará una exposición sobre «Juliana, eremita de Norwich, teóloga de su propia experiencia visionaria». Luego de la misma habrá un tiempo para formular preguntas y terminaremos como siempre con unos minutos rezando la oración de Jesús. Esto será si Dios quiere en el enlace habitual de La Comunidad del Santo Nombre: https://us02web.zoom.us/j/88619724529 o por el vivo de nuestro canal de Youtube aquí: https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

Texto de hoy:

¿Cómo podría sintetizarse la ascética que se difunde o predica en el blog del Santo Nombre o en la Comunidad del Santo Nombre?

Es un modo de práctica que extraemos de Filocalía según la interpretamos y que sería una traducción a lenguaje actual de la vía del hesicasta o del camino de La oración de Jesús. Todo ello aplicado al cotidiano y estando atentos a que la mayoría de los lectores o miembros de la comunidad son laicos con familias, trabajos varios y viviendo situaciones diversas.

Es una ejercitación o entrenamiento espiritual que atiende a lo corporal, a lo mental y a lo espiritual. En lo que respecta al cuerpo, decimos que hay que darle lo necesario evitando lo superfluo, en todos los modos de expresión que lo corporal admite. Ser moderados en todo. A la vez, estar atentos a respirar con profundidad y a distender las tensiones cada vez que advertimos contracción muscular nos favorece el centrado y la concentración.

En lo que respecta a lo mental lo más importante es la desatención de los pensamientos automáticos para unificarse en la oración; oración que buscamos sea lo más frecuente posible. Reemplazar la divagación por la oración es fundamental y esto empieza desde la mente. Luego, ayuda mucho limitar la cantidad y variedad de contenidos a los que prestamos atención; una especie de ayuno mental perpetuo, que impida que los valores e influencias de la cultura decadente nos muevan el punto de vista de aquí para allá, cambiando lo importante por lo secundario. En ese sentido sirve mucho también limitarse a uno o dos autores o textos y orientarse por ellos hasta el final del camino sugerido; viene a ser el equivalente actual a la antigua práctica de la obediencia.

Por último, a nivel espiritual, la práctica de la no-reacción, haciéndonos conscientes de los automatismos que nos manejan es una ascética principal que nos conduce a una verdadera metanoia. Este no reaccionar encuentra dos formas privilegiadas de expresión en cada momento: La atención al momento presente, libres de toda prisa, en busca de la presencia divina y la permanencia en una serena alegría que surge de la confianza en la providencia o del abandono a la voluntad de Dios.

Un aspecto del cultivo espiritual que sin duda pone a prueba nuestra determinación cada día es la relación con los demás. En este sentido, tratar a los demás como quisiéramos ser tratados (Lucas 6, 31) es una regla infalible que nos impide engañarnos con auto relatos complacientes sobre el propio comportamiento. Moderación, oración y atención vigilante podría ser un buen modo de sintetizar aún más la línea de desarrollo que seguimos. Esas tres cuestiones pueden también decirse como sobriedad, la tan mencionada «nepsis» de Filocalía.

Ahora… todo esto se relaciona con el fin último de la vida humana y cristiana que es hacer la voluntad de Dios y permitir la obra del Espíritu Santo en nosotros. La ascesis resumida más arriba, nos permite escuchar Su voz en el corazón y disponernos a ser coherentes con ella.

¿Cuál es el papel de la gracia en todo esto y cómo evitar el engaño o el error respecto de la voluntad de Dios?

La gracia está al principio, al medio y al final de cualquier camino ascético. Toda búsqueda humana de plenitud es un impulso de la gracia. La tan mentada búsqueda de la felicidad o, ya más alineados, la búsqueda de la voluntad divina, son el modo en que se expresa el llamado de la gracia en nosotros. Sin gracia no hay posibilidad alguna; sin sincera apertura y esfuerzo consciente muy pocas…

Continúa…

elsantonombre.org

* (Por ahora, las oraciones son de lunes a viernes solamente. Aspiramos a futuro en realizarlas todos los días)

Vídeo explicativo que trata sobre la síntesis del texto anterior

En cada lugar y en cada obra

Imagen de Cathopic

¿Cómo organizarse al iniciar una semana? A veces me resulta tan complicado ordenarme. Empiezo a las apuradas y a medida que pasan los días estoy cada vez más complicado y desordenado. Llego al fin de semana sin energía y muchas veces, por esto mismo lo desperdicio.

Lo fundamental es tener muy claras las prioridades. Y estas deben formularse en su expresión espiritual y material. Siempre tienen que ser pocas. Lo prioritario es lo que no debe faltar; incluso aunque todo lo demás no pueda hacerse o salga mal, el punto de mi enfoque ha de ser eso que definí como prioridad. Un ejemplo grueso: lo principal es tener que comer y no los condimentos; tener donde vivir, no si tienes alfombra, parqué o mosaicos en el piso. Una vez alcanzado lo imprescindible puedes darle atención a lo demás.

Hemos de recordar esto: a mayor simpleza, más enfoque y potencia. Lo complicado nos desconcierta y quita las fuerzas. Todo debe organizarse teniendo en cuenta los dos aspectos de nuestra vida. Lo tangible y lo intangible. Lo tangible es la caminata que he planificado, lo intangible es que quiero hacerla con el cuerpo distendido y orando mientras camino, respirando lo sagrado que me rodea. Por lo general realizamos la parte externa perdiendo la profundidad interna, que es lo que da sentido a la acción.

Otra herramienta que puede ayudar mucho, es tener un aforismo de trasfondo que nos oriente de modo general. Más allá de la oración que se practica, uno puede tener una frase que le sirva de guía, que nos vuelva al centro cuando lo hemos perdido. Supón que te sientes particularmente débil en lo anímico o incluso en lo físico, entonces te dices: «El Señor está conmigo, ningún mal temeré»… y la recuerdas cada vez que esa debilidad se manifiesta.

Y así nos disponemos a caminar el escenario de cada día o de la semana en este caso. Cuando aparece el desconcierto, me acuerdo de las prioridades. Cuando aparece la carencia o eso que me complica, traigo al presente el aforismo que he puesto como centinela para indicarme la dirección. Necesitamos recordar* que es nuestro espíritu el que marca la índole de las actividades y no la acción misma. En ese sentido, todo lo que hagamos puede ser utilizado para acercarnos a la presencia de Dios.

Como dice Pedro Damasceno en Filocalía: «En cada lugar y en cada obra, encontramos vida y muerte, salvación y perdición… no se encontrará en toda la creación una obra o un lugar capaces de impedirle que sea como Dios quiso desde el principio que fuese, a su imagen y semejanza…» **

elsantonombre.org

*Utilizada aquí en el sentido de -volver a pasar por el corazón

** último renglón de pág. 50 y segundo párrafo de pág. 53 del volumen tercero de Filocalía, ed. Lumen

Enlaces de hoy:

Caminante

Biblioteca

Una actitud amigable

Un caminante cansado tropieza en el camino de tierra. Cae de bruces y se lastima un poco, nada serio. Sin embargo aporrea el suelo y despotrica largo rato. Luego, se levanta y camina de aquí para allá, a veces en círculos preguntándose la razón de su tropiezo; se cuestiona si es merecedor de seguir en el camino; si debería volver al principio o abandonarlo todo… en suma, pierde tiempo y energías que no era necesario perder. Y con toda probabilidad, el comportamiento posterior a la caída hizo más daño que el golpe mismo.

Sin duda encontraremos en nuestra vida momentos parecidos a los cuales podemos poner nuestro argumento particular. ¿No es verdad que un remordimiento mal entendido a veces nos oscurece más que aquello que provocó la caída? No pocas son las ocasiones en las cuales el tropiezo viene bien, nos muestra una imagen de nosotros mismos que no queremos ver, nos quita unas capas de orgullo, nos deja más cerca de la verdadera humildad que permite el surgimiento de la gracia.

Apenas caídos hay que levantarse, sacudir el polvo de las ropas y emprender el camino trazado con la misma energía que antes del magullón. La actitud para reanudar la marcha debe ser «como si nada hubiera pasado», ignorando los pensamientos que nos descalifican para el resto del viaje y que nos llevan a una autocrítica que no es tal, sino solo un ritual autocompasivo. Al fin de cuentas esta actitud nos predispone a nuevas caídas. Recién después de un buen trecho, con las fuerzas renovadas, será bueno sentarse a la sombra de un árbol amigable, tal vez al fresco del atardecer y examinarse, reflexionar y reconciliándonos, buscar la comprensión de la raíz de nuestro andar dubitativo e inseguro. Pero estas revisiones sirven cuando estamos con el ánimo alto y con la fuerza suficiente.

Hay que tratarse como se trataría a un amigo muy querido y con el cuál hay confianza. Amablemente, poniendo nuestra fe en su posibilidad de cambio y valorando la intención de mejoramiento. Podemos ser firmes con él, pero siempre desde el afecto incondicional que da la amistad verdadera. No se puede amar al prójimo sino nos amamos a nosotros mismos. Esto no implica aplaudir cualquier conducta o ser permisivos sin discernimiento, sino incorporar en nosotros algo de la misericordia infinita de Dios. ¿Qué quieres tú hermano, ser santo? Decía un monje a otro. Pues no sé, intento al menos no ser mañana peor persona que hoy».

Hermanos queridos, este puede ser buen tema para el intercambio. Un abrazo fraterno para todos invocando el Santo Nombre de Jesús. elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

Una exigencia del corazón

Una invitación del sitio Hozana.es

Libre de vanos cuidados

Hoy se conmemora a San Antonio Abad, también llamado «el grande», considerado por muchos padre de la vida monástica. Su modo de vida puede resultarnos hoy completamente ajeno. ¿En que sentido puede ayudarnos hoy su ejemplo como modelo de conducta?

Hay que leer el significado que portan las imágenes del relato de su vida. Más allá de lo pintoresco del relato, de lo que pueda tener o no de fábula en busca de la conversión del lector de su tiempo; nos transmite un mensaje de mucho interés. Me parece que la búsqueda de la coherencia entre su vida y la enseñanza evangélica, precisamente al modo que se describe en los Hechos de los Apóstoles, se había transformado en un propósito fuerte de sus días. Andaba en el tema diríamos hoy.

Antonio reflexionaba sobre la escritura, asistía con frecuencia a los oficios y escuchaba la palabra con una actitud verdadera. Esta convergencia lo acercó a la radicalidad que vemos después. Hoy podríamos preguntarnos: ¿En qué pongo mi atención? Por que esta se dirige hacia lo que nos interesa. A veces nos decimos que un tema es importante para nosotros pero no lo es tanto. Para eso nada mejor que observar la conducta de cada día.

No se nos antoja siquiera posible venderlo todo y darlo a los pobres o irnos a vivir solos al desierto en condiciones de extrema austeridad. Es cierto. Pero sí podemos ir aumentando la prioridad que damos a lo espiritual sobre lo material o mejor aún, vivir nuestra relación con lo material desde lo espiritual. Sí podemos volvernos solitarios en cuanto a no dispersar nuestra atención en múltiples cuestiones secundarias y centrarnos en lo que es importante.

Reemplazar la divagación mental constante por la oración interior frecuente o no seguir el discurrir de las películas mentales retirándoles la atención; llevando toda nuestra percepción al estado donde se percibe la divina presencia, es hacer efectivo y real el desierto en nuestra vida. Al fin de cuentas, para ello se retiró Antonio y muchos otros, para facilitar el encuentro con esto mismo. Entonces si nuestra vocación o circunstancias nos permiten la soledad y la austeridad extremas muy bien; pero ya mismo podemos irnos a vivir a la ermita interior, despojados de vanos cuidados, del todo entregados a la voluntad divina.

El desierto en uno de sus significados alegóricos muestra esta desnudez del hombre frente a la vastedad del cosmos. Otro de los pasajes significativos de la «Vita…» tiene que ver con la lucha de Antonio frente a los demonios. Algo cercano a nosotros son nuestros miedos, todas aquellas imaginaciones que nos cercan y limitan, nuestras propias apetencias que nos esclavizan y demandan de continuo. Vivir con lo necesario, prescriben los espirituales en toda época y lugar. ¿Qué es lo necesario?

Sin duda, lo imprescindible para la vida material, pero también y que suele obviarse, lo necesario es la vida espiritual. Atravesar los días sin el sentido de la presencia o sintiéndonos librados a nuestras propias fuerzas es un estado de indigencia que nos aliena de nosotros mismos. Indaguemos entre líneas en todas estas vidas célebres y descubriremos algunos pocos atributos en común que podemos traer a nuestro momento actual. Vivir conforme a lo que se comprende, aumentando la coherencia en nuestra vida, podría ser un atributos que todos estos grandes modelos de conducta tienen en común.

Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

elsantonombre.org

Mistica vita

Homilía dominical del Padre José

Para sumarte al Curso de Filocalía 2021 escribe a cursofilocalia@gmail.com

Para sumarte al Curso de Fenomenología 2021 fenomenologiacurso@gmail.com

El lugar del descanso

A poco de andar el día podemos darnos cuenta si estamos centrados, descentrados o perdiendo el rumbo. Atendamos a la prisa que hay en nuestros actos. Si hay apresuramiento ya tenemos la medida de nuestro alejamiento del corazón. Es un criterio muy sencillo que nos libra del error. Cuando pasamos de un momento al otro muy a las corridas o cuando estamos deseando ya acabar con esto y pasar a lo otro… nos hemos ido hacia la periferia de nosotros mismos.

Mientras más cerca del centro más calma se encuentra y habita allí una estabilidad que es claridad. Antiguamente solían construirse torres muy altas en la cima de montañas elevadas, que permanecían al abrigo de tormentas porque estaban encima de las nubes. Eran sitios inexpugnables y aunque del todo expuestos permanecían al abrigo. Estar allí implicaba distancia y observación fácil de todo el entorno.

Vivir en la ermita interior, en el corazón espiritual, permite lo mismo. Es una capacidad de darse cuenta de los distintos hechos que convergen en un mismo suceso y a la vez, mantener una cierta distancia de ellos. Se abre un espacio disponible que permite respirar en todo sentido y no ser avasallados por las reacciones que se produzcan en el medio, en la mente y en el cuerpo.

Estar situados allí se siente con frescura y no implica esfuerzo en el sentido con el que acostumbramos usar la palabra. Estar allí no fatiga. Acceder a ese sitio donde somos auténticos impregna de sentido los días y nos hace sentirnos familiares con la gracia. Y es esta misma familiaridad la que nos llama de regreso cuando nos ausentamos por distracción, hábito o inercias varias.

Muy diferentes métodos se usan para llegar a ese fondo del alma y son apropiados a distintas personas en cada situación o momento particular. Pero darse cuenta de que el resultado de las acciones no depende de nosotros sino de la providencia divina es muy necesario. Sin esa convicción se hace difícil ir al lugar del verdadero descanso. Si lo que ocurre depende de nosotros nos ponemos a la espalda una carga muy pesada y que no podemos sobrellevar.

Se me decía una vez: ¿Hiciste tú hoy aparecer el sol? ¿Has decidido la dirección que seguirán las nubes? ¿Sabes ya cuantas personas vendrán al mundo o lo dejarán al terminar el día? Pues no. ¿Le dices al corazón cuando latir, al diafragma como respirar o a la sangre por donde debe circular? Pues no. Revisa tu vida y verás que la persona con la que estás, el lugar donde vives, ese trabajo y aquella otra circunstancia han sucedido más allá de tu intención. En todo caso se ha producido una interacción que no puedes precisar.

Atenernos a nuestro ámbito, hacer lo mejor que podemos en cada momento y situación es nuestro campo de acción. Y ese pequeño espacio de libertad aparece cuando dejamos que la gracia de la atención se haga presente en nosotros. Esta atención vigilante necesita distensión no contracción. Y ese descanso surge cuando somos conscientes de nuestro papel en la obra de la creación. Si viajamos en uno de los asientos del bus y nos comportamos como si fuéramos el chofer, viajaremos amargados. Nos quejaremos de que no se sigue nuestro rumbo y no entenderemos que estamos haciendo mal.

La práctica de la oración de Jesús por ejemplo u otras formas de oración y meditación pretenden el silenciamiento de la mente. Y esto debido a que la mente no es la herramienta adecuada para orientar nuestra vida. Si ponemos al mando a «la loca de la casa» nos encontramos con vidas plagadas de sufrimiento e inconsistencia. Sigamos conversando sobre esto los días siguientes si les parece.

Un abrazo fraterno para todos invocando el Santo Nombre de Jesús

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

El Bautismo del Señor

Nuestro canal en Youtube

El silencio esta vivo

En esta época suele ser habitual el surgimiento de propósitos, de deseos para el nuevo año, aparecen ciertos objetivos o metas a conseguir… ¿Qué me puede comentar sobre este tema?

Bueno sí, es muy frecuente; al guiarnos por el calendario se advierte un cambio, una especie de nueva etapa u oportunidad para recomenzar. Es un poco aquello del cuaderno en blanco que te decía, ese gusto que se tiene por comenzar bien de cero, aquello de hacer buena letra y con prolijidad. Están muy bien todas esas propuestas de cambio, de mejoría, de hacer las cosas de otro modo, sirven a cada uno según el momento del camino que se transita.

Pero diría que el mejor propósito o meta es aquella que se alcanza en el instante mismo en que nos encontramos. Algo que se tiene ya mismo y que por su misma naturaleza no puede perderse. Todos buscamos una paz y un bienestar estables que pretendemos alcanzar en el futuro y a través de esto o aquello. Sin embargo, esa suave alegría y sereno contento están aquí mismo y ahora y son independientes de lo que ocurra en nuestra percepción, es decir de lo que observamos en el mundo o en la mente.

Precisamente este que observa vive en el centro del corazón espiritual en un ámbito de sonoro silencio… es un silencio que retumba y hace ecos porque es pleno. No es el silencio de los vacíos muertos, de las cosas inertes irreparablemente. Es un silencio muy vivo, como si fuera un líquido fresco e inmaterial o un aroma viviente que ondula en todas partes.

¿Cómo llegar allí?

Precisamente cuando lo ves como algo que está «allá» o en el futuro se te escapa la esencia de lo que hablamos. Tienes que hacer la prueba de creer lo que te digo y probar, tomar una muestra por propia experiencia para ver si es verdad lo que te digo. Apenas tengas un momento en el ajetreo cotidiano siéntate un momento, donde estés cómodo. Deja el cuerpo quieto unos momentos, sin rigidez pero más o menos quieto. Desatiende los vaivenes incontables de la mente, apenas unos instantes. Permanece presente y atiende al silencio… es como un espacio que hay entre los sonidos, un algo intangible que sin embargo percibirás. O, si prefieres, atiende al espacio entre las cosas, a ese «vacío» que separa un objeto de otro… No puedo decirte más… es algo que adviertes o tal vez no, depende mucho de la disposición y entrega que pongas en esa atención.

¿Cómo darme cuenta si he descubierto aquello a lo que se refiere?

Nuevamente te sitúas desde la mente y tratas desde allí de apresar algo que no se puede agarrar ni poseer porque es inmaterial. Pero no es la nada, es más bien el todo de la sutil presencia de Dios, o como me gusta más decir: es Cristo que te abraza. Es probable que sientas surgir un agradecimiento desde tu corazón que no tiene objeto, agradeces y es como sin motivo. Cuando nos damos cuenta de que en realidad siempre estamos envueltos en la gracia, agradecer parece lo único que se puede «hacer». Nos descubrimos siempre protegidos, al abrigo; desaparece el desamparo escondido con el que solemos vivir. Se nos hace una verdad propia aquello que decía el salmista y cantan algunos monjes: «¡Mi refugio está en el muy Alto… mi amparo junto al Altísimo..!

Pero es difícil, no por sentarme un rato quieto y atender voy a encontrar lo que dice. He probado similares actitudes y la mente se ha impuesto y me he intranquilizado.

Es posible. En ese caso, ofrece tu inquietud y desasosiego a ese Dios que buscas y no encuentras. Reclama tu derecho a descubrir el significado de la vida, que es lo que nos pone en línea con Su voluntad. Clama con respeto pero con vehemencia tu derecho a la paz y al sentido, el acceso a lo sagrado. Cuando ese clamor es profundo, cuando te das cuenta que es lo único que deseas realmente detrás de todo lo que buscas… reconoces en tu acto mismo de consagración y búsqueda aquello que reclamas. Todo lo que ocurre tiene sentido, descansa en ello…

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

Santa María, Madre de Dios

El Monte de Dios

En la guerra o en la paz

«… Si quieres centrar todo tu deseo en una simple palabra que tu mente pueda retener fácilmente, elige una palabra breve mejor que una larga. Palabras tan sencillas como ”Dios” o ”Amor” resultan muy adecuadas. Pero has de elegir una que tenga significado para ti. Fíıjala luego en tu mente, de manera que permanezca allí suceda lo que suceda. Esta palabra será tu defensa tanto en la guerra como en la paz. Sírvete de ella para golpear la nube de la oscuridad que está sobre ti y para dominar todas las distracciones, fijándolas en la nube del olvido, que tienes debajo de ti.

Si algún pensamiento te siguiera molestando queriendo saber lo que tú haces, respóndele con esta única palabra. Si tu mente comienza a intelectualizar el sentido y las connotaciones de esta ”palabrita”, acuérdate de que su valor estriba en su simplicidad. Haz esto y te aseguro que tales pensamientos desaparecerán. ¿Por qué? Porque te has negado a desarrollarlos discutiendo con ellos».

Como puede verse, la palabrita se usa para barrer de la mente toda imagen y pensamiento dejándola libre para amar con el ímpetu ciego que tiende hacia Dios. En la Orientación Particular el autor habla de dos pasos bien definidos en el camino de la iluminación. El primero es el rechazo de todos los pensamientos acerca de qué soy yo y qué es Dios, con el fin de quedar consciente únicamente de que yo existo y de que Dios existe. Quisiera llamar a esta oración existencial, por razón de su abandono de todas las esencias o modos de ser. Pero es solo el primer paso.

El segundo es el rechazo de todo pensamiento y sentimiento de mi propio ser, para estar consciente solamente del ser de Dios. De este modo, el autor lleva a un total auto-olvido, a una pérdida total de sí mismo para pasar a una conciencia exclusiva del ser a quien amamos.

Introducción a la edición inglesa de «La Nube del No Saber» y «El Libro de la orientación particular» de William Johnston, Universidad de Sophia, Tokyo, 1973 – La imagen es «Star of the hero» de Nicholas Roerich

Aquí el PDF completo

Queridas amigas y amigos: Cualquier aporte de vuestra experiencia, intercambio o consulta que quieran hacer sobre este hermoso tema, utilicen los comentarios al final del post para que esto pueda enriquecer a todos los lectores. Aquí debajo les dejamos una lista de reproducción que estamos creando con el audio del libro, que poco a poco iremos completando si Dios quiere. Agradecemos a la hermana María José quién nos ha regalado esta labor.

La gruta del corazón

«La atención fortalece aquello a lo que se aplica». La frase me impactó en su momento. Luego apareció formulada de manera similar en otros ámbitos, épocas y situaciones. Intuía que ella manifestaba un secreto a voces; eso que está a la mano, que es una maravilla y que solemos desaprovechar.

El punto donde focalizamos la atención constituye «nuestro mundo» y se amplía o se reduce, se profundiza, cobra volumen y se expande dependiendo de lo que alienta esa atención. ¿Donde va mi atención? ¿Qué impulso la orienta? Los temas y elementos a los que atendemos son como las hebras con las que luego hilamos la tela de nuestra vida. ¿En que textura se asentará mi mundo?

La Navidad puede ser ocasión para des-cubrir a Jesús en el corazón. Cristo vive en nosotros pero por lo general, no nos damos cuenta. Nos hemos acostumbrado a pensar sobre Él, a escuchar sobre Él, a leer sobre Él y a evocarlo a través de las diversas imágenes que nos suscita su recuerdo. Y todo eso está muy bien. Pero… ¿cómo es eso de que vive en el corazón?

Cuando de nosotros valoramos más la intención que el resultado de la acción; cuando atendemos a las mejores cualidades de las demás personas; cuando en las situaciones vemos más la posibilidad que la dificultad; empezamos a descubrir una cierta fuerza interna que no se alimenta de lo mudable. Es como el soplo de un aire fresco que limpia una habitación viciada. No es algo complejo, es el corazón haciéndose gruta, pesebre, ámbito para la Luz que viene al mundo.

Dios vino pero todavía viene. Jesús nació pero todavía está por nacer. Es algo muy grande que penetra el mundo y lo envuelve. Es un misterio inmenso esto de Dios que se hace hombre. Atender a la paz siempre presente en el fondo del corazón es una perpetua Navidad.

Queridas amigas y amigos, hermanos del corazón: ¡Que tengáis una muy feliz Navidad! Os enviamos un gran abrazo por lo compartido este año. En un rápido recorrido aparecen las imágenes de todo lo vivido y entonces agradecidos, invocamos El Santo Nombre del Señor Jesús.

elsantonombre.org

Imagen extraída de «Anawim blog»

Una Navidad diferente

La Justicia es inmortal

Renovar el jardín

Imagina el que fuera un hermoso jardín, que ha sido abandonado por años. La maleza se hizo dueña y ahora lo cubre todo. Cuesta adivinar donde sobreviven aquellas plantas que daban flores y las aromáticas están ocultas entre los cardos. Todo parece perdido. ¿Dónde apreciar belleza en este caos opulento de cizaña y alimañas de toda clase?

Trata de hallar una pequeña muestra de la anterior belleza. Busca bien, con tranquilidad ve revisando parte a parte hasta que encuentres una pequeña flor o una de aquellas plantas que tanto apreciabas. Entonces, deja de lado el desorden general. Pon toda tu atención en esta pequeña maravilla y poco a poco retira de su entorno lo que le dificulta el crecimiento. Crea para ella un espacio libre de peligro y que le permita elevarse y dejarse acariciar por el sol.

Despeja sus lindes, remueve la tierra seca y endurecida y dale nutrientes con agua pura. No estará mal que también acaricies sus hojas y que la controles evitando que hormigas o insectos la dañen. Y a partir de allí, desde ese pequeño sitio limpio reconstruye el jardín. Se paciente, te llevará días, meses o años incluso. No importa la rapidez del avance sino la dirección que llevas. Quién va hacia su destino camina firme y puedes ser indiferente a la velocidad de la marcha. Afincarse en el propósito es lo importante y tomarlo como norte.

Esfuérzate en no dejarte arrastrar por la prisa, esta es enemiga del buen hacer. La ansiedad por el logro final es un espejismo que nos engaña y termina drenando las fuerzas. En el resto de tus ámbitos vitales es igual. Aplica lo del jardín. El ego suele engañarnos ofreciéndonos objetivos grandes y radicales. Pueden ser metas muy santas, pero que de tan altas luego nos dejan caídos más abajo de donde estábamos. Hemos de aceptar que no somos especiales. Somos una persona como todas las demás. Con nuestras cualidades, defectos y particularidades, pero estamos como todos.

La gracia sabe conducirnos. Atender al corazón como criterio para decidir situaciones en las que dudamos. ¿Qué es atender al corazón? No prestarle mucha atención al relato mental acerca de nosotros mismos. Atender más bien a practicar aquellas acciones que nos dejan calidez en el corazón. Si nos detenemos un momento, si respiramos e invocamos a Dios, la voz profunda de la gracia que vive en nosotros nos dirá que decir, que hacer y cómo situarnos ante lo que va ocurriendo.

elsantonombre.org

La foto de portada: Photo by Lukas on Pexels.com

Queridas/os hermanas/os: Para complementar nuestros ingresos realizamos blogs o páginas web de tipo personal, profesional o comercial y también podemos enseñaros para que las hagáis por vosotros mismos o aprender a administrarlas una vez iniciadas. Cualquier tarea de este tipo que necesitéis avisad a nuestro Whatsapp 54+351-3095309 o al correo: bloghesiquia@gmail.com Un abrazo fraterno en Cristo Jesús para todos.

Vivir en lo sagrado

La vida consagrada se manifiesta con alguna frecuencia en claustros y comunidades, pero también en cualquier ámbito de la vida humana e incluso trasciende las culturas y las distintas religiones… pero… ¿Qué queremos decir cuando hablamos de vida consagrada?

En una aproximación etimológica nos encontramos con «hacer algo sagrado», «junto a lo sacro o santo», «santificar» etc. Pero profundizando la búsqueda de las raíces lingüísticas básicas, es decir las raíces de las palabras en el idioma indoeuropeo; que es el idioma raíz antes de la derivación latina, hallamos el significado de mediación, de vínculo entre mundos, en este caso entre lo celeste y lo terrestre. El consagrado en este sentido, santifica al mundo o hace de mediador entre ambos aspectos de la vida.

En nuestro caso, al hablar de vida consagrada nos referimos a -vida totalmente dedicada a un único propósito- a esa dirección única en pos de un objetivo que toma por entero la vida de la persona y la entrega a un camino o tarea que la unifica por completo. Esta dirección única excede la temática de que se trate. Sin embargo la vida dedicada al encuentro con Dios, a la percepción de la divina presencia, es un caso particular de consagración pues abarca cualquier ámbito de la vida de una persona.

Se puede buscar a Dios, la sensación de estar viviendo en lo sagrado, haciendo las compras, lavando los platos, regando el jardín, dando clases, conversando con el ser querido, en la oración de Jesús o en los oficios comunitarios y en cualquier actividad que se nos ocurra. Pero… ¿Cómo es esa sensación de vivir inmerso en lo sagrado y como abrirse a ella o producirla en uno mismo?

Depende un poco de cada quién, pero todos hemos tenido experiencias en nuestra vida en la cual hemos sentido muy fuerte la presencia de Dios. En especiales momentos de alegría o incluso en medio de la tragedia. Recordar bien esos momentos ayuda mucho, nos actualiza un poco la presencia. Es una sensación de confianza en la providencia, una cierta «despreocupación ocupada», en donde nada se deja sin hacer pero a la vez no se hace nada; uno se siente actuado por Dios o instrumento en Sus manos, aunque no sepamos muy bien para qué nos está utilizando en tal o cual ocasión.

Salir de tareas apresuradas haciendo despacio las tareas es mejor en todo sentido. La calma nos permite el buen hacer buscando la perfección, que aunque nunca se alcanza nos pone en sintonía adecuada. Invocar a Dios antes de cada acción o mejor continuamente va centrando la mente y un buen día nos hallamos en un contento sin objeto, una alegría que no deriva de esto o de aquello, sino de un calor en el corazón que es confianza y abandono.

También, cuando en cada situación buscamos el bien de todos los involucrados, no sólo el mío propio o de alguna persona particular, se va creando un hábito de mirar las cosas globalmente pero actuando en lo particular y concreto. Hacer altos breves durante la jornada donde me pregunto: ¿Cuánto hace que no respiro profundo? o ¿Cuánto hace que no relajo los músculos un poco? (La tensión mental está muy ligada a la tensión corporal en un ida y vuelta constante).

Pero lo que más ayuda creo a recordar la presencia de Dios y por lo tanto a ir abriendo los sentidos espirituales es situarse en una perspectiva adecuada. Esto es: ¿Creo que las cosas dependen de mí, que no logro controlar los pensamientos y sentimientos, que suelo tener conductas que no quiero tener, que planifico las cosas y la mitad de las veces salen en dirección opuesta a mi voluntad? ¿O creo que Aquél que hizo la luz y la oscuridad, las galaxias y los átomos y todo lo existente es quién en definitiva va moldeando lo que ocurre?

En definitiva como han dicho de similar modo varios santos: Actuar poniendo lo mejor sabiendo que los resultados dependen de la voluntad de Dios. Cuando esto se vuelve certeza la percepción de lo sagrado en el cotidiano se vuelve más habitual. No hablamos de grandes epifanías ni éxtasis de llamativo arrobamiento. Sino más bien de un vivir en un tranquilo y suave contento, en algo que se va haciendo silenciosa presencia y torna pacífico el corazón.

Esto lleva tiempo, no se cambian los hábitos implantados por una cultura de la prisa de un día para el otro; pero saber que lo único que quiero realmente es la paz del corazón, nos hace más criteriosos y se abre un camino hacia eso que buscan los consagrados en toda la historia.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

Padres e Iglesia primitiva (PDF)

Extraído de la biblioteca en Cristianismo Espiritual

Gozar de la divina belleza

Cuando el intelecto, por el amor hacia Dios, sale de sí mismo, no percibe las cosas existentes. En efecto, iluminado por la divina luz infinita, se vuelve insensible a todas las cosas hechas por ella, como el ojo respecto de las estrellas, cuando sale el Sol.

Quién ama a Dios no puede no amar a cada hombre como a sí mismo, aunque se moleste por las pasiones de los que aún no han sido purificados. Precisamente por esto, goza de alegría sin límite e inefable cuando se corrigen.

Bienaventurado el hombre que no se aferra a ninguna cosa corruptible o pasajera. Bienaventurado el intelecto que ha sobrepasado todas las cosas existentes y goza continuamente de la divina belleza.

Párrafos 10, 13, 18 y 19 de «Sobre la Caridad» – Primera centuria –

Máximo El Confesor, Volumen segundo, pags. 54 y 55 de editorial Lumen Argentina – 2003.

Estimadas/os hermanas/os: Me voy a tomar el sábado para seguir preparando la 2° clase sobre Máximo, el Confesor, que me ha ofrecido una complejidad extra a la hora de decidir los temas a tratar y la profundidad de los mismos. Así es que os estaré publicando las clases de Filocalía y Fenomenología recién en las primeras horas del domingo 9 de Agosto. Esperamos que la demora sea compensada con una mejor presentación de los contenidos de la clase de este excepcional autor. Un saludo fraterno para todos.

Links de hoy:

Dejar de buscar consuelo

En la desesperación…

7ª clase del curso de mística cristiana.

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: recordamos que este miércoles, 6 de julio a las 19.00h. de España y horarios equivalentes, dentro del curso Mística cristiana de todos los tiempos tenemos el encuentro con la grata presencia de Fray José Guirado, Ermitaño Franciscano. El tema que nos compartirá será sobre Franz Jalics «La Redención en la Oración Contemplativa«.

Están todos invitados,

Enlace a Zoom para oraciones y encuentros en La Fraternidad del Santo Nombre:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Oportunidades de fraternidad

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Este miércoles 4 de mayo, a las 14 hs. de Argentina, 19 hs. de España y demás horarios equivalentes, el Padre Víctor Ricardo Moreno Holguín nos ofrecerá una exposición sobre Raimon Panikkar que ha llamado «Un místico del siglo XXI». Están todos invitados. Este encuentro será en el enlace habitual y se transmitirá también por el canal de Youtube.

También este próximo sábado 7 de mayo a la misma hora y en el mismo enlace, nos encontraremos para iniciar el abordaje del tema de la fe en el contexto de la Fenomenología. Esta encuentro no se transmitirá ni se grabará ya que su finalidad es el intercambio en un ambiente de mayor cercanía y privacidad.

Haz clic aquí para ir al enlace único de la Fraternidad del Santo Nombre.

2º Clase del curso de mística cristiana

«San Bernardo de Claraval y la mística del amor»

2º Clase en el curso de Mística cristiana, será sobre «San Bernardo de Claraval y la mística del amor»; exposición a cargo de José Antonio Vázquez Mosquera,* este miércoles 16 de marzo a las 20 hs. de España, 16 hs. de Argentina y horarios equivalentes en cada país. En el enlace habitual de La Comunidad del Santo Nombre: https://us02web.zoom.us/j/88619724529 o por el vivo de nuestro canal de Youtube aquí: https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

«… El ayuno da a la oración devoción, y confianza. Y mira cómo mutuamente se ayudan estas dos virtudes entre si, como está escrito: Si un hermano ayuda a su hermano, ambos recibirán consuelo. La oración alcanza virtud para ayunar, y el ayuno merece la gloria de orar. El ayuno esfuerza a la oración, y la oración santifica el ayuno y la presencia a Dios. ¿Qué nos aprovechará el ayuno, si se quedare en la tierra, lo que Dios no permitirá?

Levántese pues a lo alto el ayuno, sirviéndose de la oración como de un ala; a esta añadamos otra, porque acaso una sola no será bastante. La oración del Justo, dice la Escritura, penetra los Cielos. Tenga pues nuestro ayuno, para que fácilmente penetre los Cielos, dos alas, que son la oración, y la justicia. ¿Qué es la justicia, sino una virtud que da a cada uno lo que es suyo? En tus acciones pues deberás, no solo atender a Dios, sino también a los demás; pues eres deudor de sus prelados, y de tus hermanos…»

Fragmento extraído de San Bernardo en sus sermones de Cuaresma, del Blog «Sigilum…» haz clic aquí

* José Antonio es Licenciado en Filología Semítica, Máster en Counselling, Postgrado en Mindfulness, monje contemplativo trapense durante 16 años, con experiencia personal en la meditación dentro de la tradición cristiana, la tradición cabalista y el zen. Fundador de la Asociación «Cristianía: Monacato Laico».

Oremos sin cesar

En este tiempo crítico, donde los peores temores amenazan volverse realidades, necesitamos fortalecer el espíritu y convertir nuestra vida de verdad. Volvamos a la condición original; oremos sin cesar pidiendo la gracia de la hermandad entre todos los pueblos. Somos todos hijos de Dios y por ello formamos una nación humana universal.

Un corazón fortalecido por la férrea determinación de permanecer conscientes, de orar sin cesar para vivir en la divina presencia, puede irradiar lo que la época necesita para no sucumbir. No permitamos que la oscuridad inunde el mundo, pidamos la gracia de la conversión profunda.

Invoquemos el Santo Nombre de Jesús con fe, con paciencia y fervor pidiendo que la paz de Dios, que es luz verdadera abarque el planeta entero.

Vigilia de oración de 24 horas

Desde la 0 hs. de este domingo 13 de marzo hora española

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Si quieres seguir la vigilia desde el canal de Youtube puedes hacer clic aquí:

https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

Un poco de ti en nosotros

«Dios mío, estos tiempos son tiempos de terror. Esta noche, por primera vez, me he quedado despierta en la oscuridad, con los ojos ardientes, mientras desfilaban ante mí, sin parar, imágenes de sufrimiento. Voy a prometerte una cosa, Dios mío, una cosa muy pequeña: Me abstendré de colgar en este día como otros tantos pesos, las angustias que me inspira el futuro. Pero esto requiere cierto entrenamiento.

De momento a cada día le basta su pena. Voy a ayudarte Dios mío, a no apagarte en mí. Pero no puedo garantizarte nada por adelantado. Sin embargo, hay una cosa que se me presenta cada vez con mayor claridad: no eres tú quién puede ayudarnos, sino nosotros quienes podemos ayudarte a ti y, al hacerlo, ayudarnos a nosotros mismos. Esto es todo lo que podemos salvar en esta época, y también lo único que cuenta: un poco de ti en nosotros, Dios mío.

Quizá también nosotros podamos contribuir a sacarte a la luz en los corazones devastados de los otros».*

*Leído en la oración vespertina de La comunidad del Santo nombre, el 9 de marzo.

de Etty Hillesum

Enlaces de hoy:

¿Cómo se pide?

La consolación y la desolación

Generar ámbitos espirituales

Aquí abajo la segunda parte del texto del padre Raniero Cantalamessa:

«Si no os convertís y no os hacéis como niños…»

«… Escuchemos ahora el segundo pasaje en el que, en el Evangelio, se vuelve a hablar de la conversión:
«En ese momento, los discípulos se acercaron a Jesús y dijeron: “¿Quién es, por lo tanto, el más grande en el reino de los cielos?”. Entonces Jesús llamó a un niño junto a sí mismo, lo colocó en medio de ellos y dijo: “En verdad os digo: si no os convertís y nos hacéis como en niños, no entraréis en el reino de los cielos”» (Mt 18,1-4). Esta vez, sí, convertirse significa volver atrás, ¡incluso a cuando eras un niño! El verbo mismo utilizado, strefo, indica inversión de marcha. Esta es la conversión de quien ya ha entrado en el Reino, ha creído en el Evangelio, y desde hace tiempo está al servicio de Cristo. ¡Es nuestra conversión!

¿Qué supone la discusión sobre quién es el más grande? Que la mayor preocupación ya no es el reino, sino el propio lugar en él, el propio yo. Cada uno de ellos tenía algún título para aspirar a ser el más grande: Pedro había recibido la promesa del primado, Judas la caja, Mateo podía decir que había dejado más que los demás, Andrés que había sido el primero en seguirlo, Santiago y Juan que habían estado con él en el Tabor… Los frutos de esta situación son evidentes: rivalidades, sospechas, comparaciones, frustración.

Jesús de golpe quita el velo. ¡Muy distinto a ser los primeros, de esta manera no se entra en el reino en absoluto! ¿El remedio? Convertirse, cambiar completamente la perspectiva y la dirección. Lo que Jesús propone es una verdadera revolución copernicana. Es necesario «descentralizarse de uno mismo y centrarse en Cristo».

Jesús habla más sencillamente de hacerse niño. Hacerse niños, para los apóstoles, significaba volver a como eran en el momento de la llamada en las orillas del lago o en la mesa de los impuestos: sin pretensiones, sin títulos, sin confrontaciones entre sí, sin envidias, sin rivalidades. Ricos solo de una promesa («Os haré pescadores de hombres») y de una presencia, la de Jesús. Cuando todavía eran compañeros de aventura, no competidores por el primer puesto. También para nosotros hacernos niños significa volver al momento en que descubrimos que fuimos llamados, en el momento de la ordenación sacerdotal, de la profesión religiosa, o del primer verdadero encuentro personal con Jesús. Cuando dijimos: «¡Solo Dios basta!» y creímos en ello».

Enlace al texto completo

Haz clic aquí para escuchar un MP3 del mismo texto de arriba

Vigilia de oración en La comunidad del Santo Nombre

“Nuestra fuerza está en el nombre de nuestro Dios”
Veinticuatro horas junto al nombre de Jesús, pidiendo la conversión de la nación humana universal

En este tiempo crítico, donde los peores temores amenazan volverse realidades, necesitamos fortalecer el espíritu y convertir nuestra vida de verdad. Volvamos a la condición original, oremos sin cesar pidiendo la gracia de la hermandad entre todos los pueblos.

Desde las 00:00 horas de España, del domingo 13 de marzo de 2022 y durante 24 horas, repetiremos La Oración de Jesús al tiempo que vamos leyendo completo, entre todos, el evangelio de San Marcos. Pidamos con fuerza, con fe y humilde determinación nuestra propia conversión, que es la conversión de toda la humanidad.

El espíritu de esta Vigilia ha de reflejar la sobriedad, sencillez y silencio que el periodo de Cuaresma requiere. Unirnos todos en una oración continua que permita el recogimiento interior y la profundidad en la oración misma y en el propio silencio.

En lo referente al contenido en sí vamos a seguir un esquema, el mismo para todos. Consistirá en una frase introductoria, la lectura del Evangelio que nos corresponda a cada uno, el tiempo correspondiente a la invocación del Santo Nombre y una frase final relacionada con la Cuaresma. A lo largo de los diferentes turnos podrá irse incorporando a la oración quien lo desee.

Los que queráis participar en esta Vigilia podéis poneros en contacto con la persona que coordina los turnos, Candelas. Aquí su whatsapp: +34 620 60 88 59

Saltar el abismo

Algunas prácticas sugeridas

Entonces, lo primero sería, revisar nuestras experiencias biográficas de lo divino, a fin de actualizar el sentimiento religioso. (1)

Lo segundo sería ir practicando actos cotidianos de entrega confiada a la voluntad de Dios. Es decir, intentar actuar, aunque sea en cosas pequeñas, como si tuviéramos una firme y profunda fe. En otras palabras, comportarnos con-forme a la fe que quisiéramos tener. (2)

Lo tercero sería disponernos a ejercitar un ayuno corporal y mental, en la medida de nuestras posibilidades; prestando especial atención a la privación de todo aquello que sea innecesario, incluso respecto de los contenidos mentales: conversaciones, películas o noticias en exceso, temas a los que atendemos y hasta podríamos limitar el número y diversidad de las lecturas. (3)

Finalmente, participar con frecuencia en algún turno de las oraciones diarias, nos ayuda a organizar el día en torno a la oración y servimos de ámbito acogedor para otros que se sientan impulsados a orar. El espíritu de fraternidad ayuda mucho a calentar el corazón. (4)

Notas:

1. Esto lo hemos realizado en los ejercicios de 30 días, pero puede ser necesario repetirlo, para avivar el fuego del deseo de unión con Dios; ya que la vida diaria suele ir apagando y relativizando la importancia de vivir en esta sintonía. (Job, 33, 14)

2. De hecho es necesario pedir con insistencia el don de la fe inconmovible. «Señor creo, aumenta mi fe»; (Marcos 9, 14, 29) podría ser una frase a repetir con mucha frecuencia en la vida diaria, al caer en cuenta de lo débil de nuestra confianza en la providencia.

3. «Vivir frugales y simples» puede ser una frase que nos sirva de recordatorio en esto».

4. Tengamos en cuenta, que orar es un acto íntimo y personal en nuestra relación con Dios, (Mateo 6, 6-13) pero también puede ser un testimonio (Lucas 8, 16-18) y un acto de servicio en cuanto acogida del hermano en un ámbito de recogimiento.

¡Convertíos, es decir, creed!

… «Convertíos y creed» no significan dos cosas diferentes y sucesivas, sino la misma acción fundamental: ¡convertíos, es decir, creed! “Prima conversio fit per fidem”, dice santo Tomás de Aquino : La primera conversión es creer. Todo esto requiere una verdadera «conversión», un cambio profundo en la forma de concebir nuestras relaciones con Dios. Exige pasar de la idea de un Dios que pide, que manda, que amenaza, a la idea de un Dios que viene con las manos llenas para dársenos del todo. Es la conversión de la «ley» a la «gracia», que era tan querida para san Pablo…»

Haz clic aquí para ir al texto completo

Queridas hermanas y hermanos en el Santo nombre de Jesús: Os proponemos el texto anterior (de arriba) como material de trabajo de base, en el cual podemos apoyarnos para este tiempo de Cuaresma que ahora iniciamos. Tiene mucho material y trataremos de ir profundizado en los temas que plantea durante estos cuarenta días, a través de algunos vídeos, audios o textos breves. La propuesta es sumergirnos de veras en lo dicho allí por el predicador y tenerlo como «rumor de fondo» en todo este tiempo litúrgico.

Calendario del mes de Marzo para la Comunidad del Santo Nombre

En este mes de marzo, tendremos tres oportunidades de encontrarnos en vivo, además de las oraciones diarias: el día domingo 13 para una vigilia de oración de 24 horas que está organizando el equipo de oraciones y que comunicaremos en pocos días y dos aulas abiertas del curso de mística cristiana. La primera el día 16 sobre «San Bernardo de Claraval y la mística del amor» a cargo de José Antonio Vazquez Mosquera y la segunda el día 29, sobre «Juliana, ermitaña de Norwich, teóloga de su propia experiencia visionaria», a cargo del Padre Javier Melloni SJ – Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo nombre del Señor Jesús.

Es ahora y no mañana

¿Qué es la coherencia?

Podríamos decir que es el alineamiento entre los pensamientos, los sentimientos y la acción. Es un buen modo de expresarlo. Es decir, cuando hay acuerdo entre lo interior y lo exterior, hay coherencia. No tiene que haber contradicciones en nosotros. Que no exista en nosotros oposición de fuerzas. La ausencia de dudas respecto de lo por hacer nos facilita la coherencia. Podemos tener mil dificultades, pero si estamos ciertos de lo que es nuestro deber, todo es más fácil, ya no somos enemigos para nosotros mismos.

En otras palabras: Tener al evangelio por regla de vida, tratar de actuar según la enseñanza de Jesús o como nos parece que a Dios agradaría… son formas de abordar la coherencia. La vida coherente es lo que también se ha llamado integridad. Ser de una sola pieza, ausencia de doblez. Precisamos actuar en nuestra pequeña vida como si estuviéramos a cargo del mundo. Con atención, dedicación y esmero. Buscando ser impecables y ecuánimes. Encontrando la calidez en nosotros para entregar eso en cada gesto.

Poner el espíritu al mando del cuerpo y la mente es un acto de suprema coherencia; nos habilita a la repetición de actos alineados, nos vuelve conscientes y por lo tanto atentos al criterio vital que hemos elegido.

elsantonombre.org

Enlaces sugeridos hoy:

Les dejamos aquí este vídeo de Julio 2021 donde se analizan posibles escenarios del porvenir

Camino a la oración continua

Humildad y experiencia de Dios

Lectura espiritual en la oración matutina del 21 de febrero

«Para los monjes antiguos la humildad también es el fundamento de la oración. El soberbio ora con la inteligencia. Y mientras permanecemos así no podemos orar a Dios con recogimiento. Porque la inteligencia tiene que concentrarse en Dios una y otra vez con esfuerzo.

La humildad ora con el corazón. Para la Filocalía, la humildad nos facilita el verdadero recogimiento. Porque nos libera de la ilusión de que debemos recogernos por nosotros mismos. Ella nos deja confiarnos en Dios, el único que puede darnos el recogimiento y puede serenar nuestro corazón en su amor.

El descenso de la cabeza al corazón es la humildad. La humildad es para Casiano y para la Filocalía la condición para poder aquietarnos en Dios. La humildad acalla los pensamientos altisonantes y soberbios de la inteligencia y deja a nuestro corazón encontrar la paz en Dios.

son fragmentos de «Humildad y experiencia de Dios» – Anselm Grün – Ágape libros

El lugar del corazón

«El tiempo de las búsquedas infructuosas termina por pasar y el feliz buscador encuentra lo que buscaba. Descubre el lugar del corazón y se instala allí con su intelecto, en presencia de Dios. Permanece ahí como un súbdito fiel ante su rey y recibe de este último el poder de gobernar su vida interior y exterior como le agrada a Dios. En ese momento, el reino de Dios ha entrado en él y comienza a manifestarse con su fuerza natural.»

de Teófano, el Recluso, en «Sublimidad de la oración interior» de Ed. Lumen – Página 71 –

La imagen es de la Iglesia «Nuestra señora de Guadalupe» en Buenos Aires. ¡Gracias Andre por la foto!

Enlaces recomendados:

Homilía del Padre José

Película: La mujer Pontífice

Alimentar el fuego

Entonces, la repetición de la oración de Jesús requiere un corazón cálido apartado de la noción de superioridad y una cierta atención a la presencia en todo lo que ocurre…

Sí, exacto. En el momento en que me afirmo a mí mismo me separo de los demás y del resto de la creación. Vengo a convertirme en centro y esto endurece el corazón y refuerza la cerrazón de los sentidos espirituales.

Situados en lo auténtico, en la verdad sobre nosotros mismos, empezamos a advertir otro significado en lo que ocurre que habitualmente nos pasa desapercibido. Es una especie de lenguaje que se escribe a través de las cosas que pasan. Cada momento es un escenario dibujado por Dios como oportunidad nueva de encontrarle. De tal modo situado, respondes a las distintas situaciones como te parece que a Dios le agradaría.

Pero Dios está más allá de agrados y desagrados…

En un sentido abstracto y conceptual tienes razón. Sin embargo, en tu fuero íntimo, se manifiesta con claridad en cada momento lo que te parece correcto o incorrecto. Un instante de silencio nos permite darnos cuenta. Por eso es necesario tener el fuego encendido en el corazón, nos da una mayor profundidad en el obrar. Sin esta pequeña cota de humildad, el relato mental nos presenta otra escenografía. Todo se reduce a causas y efectos materiales y lo sagrado brilla por su ausencia.

Hemos de convencernos que sin el sentimiento espiritual la vida padece una carencia que la vuelve deforme y absurda. Por más afanes, proyectos, riquezas y patrañas que nos digamos, no le vamos a encontrar sentido. No puede tener sentido lo que termina con la muerte.

Yo creo en la vida más allá de la muerte y en la resurrección, pero eso no me produce un cambio importante en mi día a día…

Por que es una creencia, bien lo dices. La fe implica cierta experiencia, eso la encarna y de allí que la vida de los que tienen fe profunda se vea transformada. Esta experiencia de la trascendencia, es decir de la inmortalidad del espíritu humano en Dios, es la venida del Espíritu Santo. Y esto nos muestra que el hijo de Dios que somos, está llamado a la inmortalidad.

No entiendo la insistencia con el tema de la muerte.

Es que hasta que no asumimos que vamos a morir, no nos quedamos en la humildad. La raíz de toda humildad es la conciencia de la finitud. Esto sitúa a los hechos y situaciones de la vida en una perspectiva inquietante. Nos lleva a buscar el sentido y en esa búsqueda nos volvemos hacia Dios. La muerte nos hace sentir huérfanos y desamparados y en ese momento giramos el rostro desde las cosas del mundo hacia las cosas eternas.

Por eso los fracasos, el sufrimiento y las desazones nos enseñan tanto, son como pequeñas muertes que nos van despertando. Te compras algo bonito que luego se arruina; aquel aparente gran amor dejó de serlo; el acariciado sueño se alcanzó y sin embargo algo te sigue faltando… en algún punto uno dice ¿de qué va la vida? Y en ese momento la gracia nos toca, nos abre a una profundidad necesaria.

Entonces en concreto… oremos con la mayor frecuencia posible, aún en medio de las tareas y estemos atentos a dos cosas: Que no se nos enfríe o endurezca el corazón y actuemos en todo lo que hagamos, como nos parece que a Dios agradaría.

Continúa…

elsantonombre.org

La imagen es de uno de los altares en la Basílica de la Inmaculada Concepción en Washintong DC. ¡Gracias China por la foto!

Enlace enviado al blog que nos llega muy recomendado:

Razones para el amor

La calidez del corazón y la voluntad de Dios

Práctica sugerida desde el 18 al 28 de febrero

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús. Estos diez días si Dios quiere iremos agregando algunos textos y audios abonando el mismo tema, buscando favorecer el arraigo en nosotros de La Oración de Jesús. El intercambio a través de comentarios será bienvenido para enriquecer la práctica. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Enlaces de hoy:

Hesiquía y compunción

Escucha y silencio

El sentimiento espiritual

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: Mientras se suben dos vídeos acerca de la práctica sugerida para estos últimos días del mes les dejamos aquí parte de los textos de apoyo para las mismas. Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús.

«El problema que, más que cualquier otro, debe preocupar a aquel que quiere encontrar a Dios es el desorden de sus pensamientos y de sus deseos. Debe poner todo su celo en eliminar este desorden. Solo existe un medio para lograrlo: adquirir el sentimiento espiritual, es decir, el calor del corazón junto al recuerdo de Dios.

… esta luz interior se extiende igualmente a las cosas exteriores y revela lo que hay de bueno a pesar de los obstáculos. En una palabra, a partir de ese momento comenzará para ustedes esta vida espiritual auténtica y efectiva que buscan hasta aquí y que no se manifestaba más que de una manera esporádica… Cuando el intelecto está en el corazón, esta unión constituye de hecho la restauración de nuestro organismo espiritual.

El Señor vendrá a derramar su luz en el entendimiento para purificar las emociones y guiar las actividades. Sentirán fuerzas que hasta aquí no conocían. Esta luz vendrá, será imperceptible a los sentidos y a la vista, invisible y espiritual, soberanamente eficaz. El signo de este advenimiento es el nacimiento de un calor constante en el corazón.

Cuando el intelecto permanece en el corazón, este calor constante infunde en él el recuerdo de Dios, les da el poder de permanecer en el interior de ustedes mismos y entonces todas sus potencialidades interiores llegan a ser realidad. Aceptan lo que es agradable a Dios y rechazan lo que le desagrada. Todas sus acciones son cumplidas con una conciencia precisa de lo que Dios quiere que sean; reciben la fuerza de gobernar el curso de la vida, tanto dentro como fuera, y llegan a ser maestros de sí mismos…»

de págs. 53/54 en “Sublimidad de la oración interior” – Antología de autores espirituales – Ed. Lumen 2010

Curso sobre mística cristiana

María Toscano Liria nos habla sobre Pseudo Dionisio Areopagita, iniciando así el curso sobre «Mística cristiana de todos los tiempos» que se brinda en la Comunidad del Santo Nombre.

La obra espiritual

Hermanas/os queridos en Cristo Jesús: Nos apoyaremos en este texto de abajo y similares para reforzar la práctica de la oración del corazón durante el resto del mes. Sugerimos leerlo varias veces y tomar nota de cualquier duda o consulta que pudiera surgir. Si Dios quiere el próximo jueves publicaremos un vídeo comentando varios temas derivados del mismo. ¡Un abrazo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús!

«Es muy importante en la vida espiritual tener la experiencia de una cierta sensación de calor. Aquel que experimenta esta sensación está siempre dentro de sí mismo, en la celda de su corazón… En el momento en que se despierten a la mañana, pongan cuidado en recogerse interiormente y en despertar en ustedes una sensación de calor. Consideren esta calidez como una condición normal. En el momento en que cese, pueden tener la seguridad de que su interior no está más en orden.

Cuando, desde la mañana, despertaron en ustedes este calor y se establecieron en el recogimiento, deben cumplir con todos sus otros deberes de tal manera que no destruyan este orden interior, y cuando tienen la elección, hagan lo que por naturaleza pueda favorecerlo. No hagan jamás algo que pueda destruirlo, sería actuar como si ustedes fueran su propio enemigo. Simplemente tomen como un deber el recogimiento y el calor interior, manteniéndose en pensamiento ante Dios. Esta atención por sí sola les revelará lo que deben hacer y lo que deben evitar.

Encontrarán una ayuda todopoderosa en la Oración de Jesús. Su práctica deberá llegar a serles tan habitual que brotará continuamente desde lo más profundo de su corazón. Este hábito no se establecerá sin un trabajo asiduo… permanezcan en una actitud de oración, sentados o de pie ante las imágenes, y lleven su atención allí, donde se encuentra su corazón.

Una vez hecho esto, sin prisa, pónganse a recitar la oración de Jesús, recordando sin cesar la presencia de Dios. Hagan esto durante una media hora, una hora o más. Será penoso al principio, pero una vez que lo conviertan en hábito, llegará a ser natural como la respiración. Cuando hayan restaurado así el orden interior, “la obra espiritual” comenzará a desarrollarse en ustedes…»

Extraído de págs. 59 y 60 de «Sublimidad de la oración interior» – Antología de autores espirituales – Ed. Lumen.

La imagen es de Cathopic

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: Este próximo miércoles 16 de febrero a las 15 horas de Argentina, 19 hs. de España y demás horarios equivalentes, Dios mediante, iniciamos el curso sobre «Mística cristiana de todos los tiempos», con una clase sobre Pseudo Dionisio Areopagita y la vía apofática, que nos brindará María Toscano Liria en una aula abierta a la que están todos invitados. Luego de su exposición podrán efectuarse preguntas y al final compartiremos unos momentos rezando en comunidad La oración de Jesús. El enlace será el mismo que para las oraciones:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Enlace de hoy:

La oración lima asperezas

Un amor íntegro

«Pues, a aquel que ha de estar bien encaminado, le debe suceder una de dos cosas: o tiene que aprender a tomar y retener a Dios en las obras, o debe dejar todas las obras. Pero, como el hombre en esta vida no puede estar sin actividades, ya que éstas pertenecen al ser-hombre, y se dan en múltiples formas, le hace falta aprender a poseer a su Dios en todas las cosas y no sentir impedimentos en ninguna obra ni lugar alguno, y por ende: cuando el principiante tiene que obrar alguna cosa junto a otras personas, ha de cerciorarse fuertemente de Dios, colocándolo fijamente en su corazón y uniendo a Él todas sus aspiraciones y sus pensamientos, su voluntad y sus fuerzas, de modo que en este hombre no pueda configurarse la imagen de ninguna otra cosa.

14.   De la verdadera confianza y de la esperanza.

Al amor verdadero y perfecto hay que conocerlo por si uno tiene gran esperanza y confianza en Dios. Porque no existe nada mejor que la confianza para saber si se tiene un amor íntegro. Pues, cuando alguien ama grande y perfectamente a otro, se produce confianza; porque todo cuanto uno se anima a creer de Dios lo encuentra de veras en Él y [aún] mil veces más. Y así como un hombre nunca puede amar demasiado a Dios, tampoco puede confiar jamás demasiado en Él.

Todo cuanto se haga, no es tan provechoso como [tener] una gran confianza en Dios. Nunca dejó de obrar grandes cosas con quienes alguna vez lograron tenerle una gran confianza. En todas estas personas ha demostrado claramente que esta confianza proviene del amor; pues [el] amor no sólo tiene confianza sino que posee también un saber genuino y una seguridad carente de dudas».

del Maestro Eckhart (Tratados y sermones)

¡Gracias Hna. Bibiana OIC por recordarnos este texto! (La imagen es de Cathopic)

Inicio del curso

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: Este próximo miércoles 16 de febrero a las 15 horas de Argentina, 19 hs. de España y demás horarios equivalentes, Dios mediante, iniciamos el curso sobre «Mística cristiana de todos los tiempos», con una clase sobre Pseudo Dionisio Areopagita y la vía apofática, que nos brindará María Toscano Liria en una aula abierta a la que están todos invitados. Luego de su exposición podrán efectuarse preguntas y al final compartiremos unos momentos rezando en comunidad La oración de Jesús. El enlace será el mismo que para las oraciones:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Dos enlaces:

El blog del padre José Antonio (Homilía del domingo)

El canal de Youtube de Candelas

La patria del silencio

«La patria del silencio, el solar del silencio, no es este lugar geográfico, no es un valle, ni un desierto, ni un bosque, ni una montaña; es tu corazón. El silencio no existe de por sí; solo existe si tu corazón es silencioso. Por eso no vamos a gastar energías en controlar, en vigilar el silencio, ni en quejas ni en resistencias. Todo esfuerzo es para adentrarnos en nuestro corazón.

De no aceptar este ritmo, esta atmósfera remansada, es preferible despedirse y buscar otro clima. un silencio vigilado, impuesto, ya no es silencio. El silencio de cada uno es descanso de todos. El ruido no hace bien, daña, desajusta. El bien no se nota, no mete ruido».

Del libro «La oración del silencio» del Padre Moratiel

¡Gracias María Jesús por el texto!

Aquí dejamos la práctica semanal sugerida:

Dos enlaces sugeridos:

Mira que te mira

Una regla de vida

Encuentro mensual de intercambio

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: En unos minutos, este sábado 5 de febrero, a las 16 horas de Argentina, 20 horas de España y demás horarios equivalentes, nos encontraremos, si Dios quiere, para la reunión mensual de intercambio en La Comunidad del Santo Nombre. Al final del encuentro, como siempre, tendremos un momento de recogimiento, silencio y oración, mediante la invocación del Santo Nombre de Jesús. Están todos invitados. El enlace el mismo de siempre:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

La pertenencia del corazón

– La oración de Jesús es un camino a lo esencial, una vía hacia el centro de uno mismo.

¿Porque será que sintiendo un deseo tan intenso, que hasta considero un llamado, me cuesta tanto permanecer en ella?

– Es la costumbre generada por una vida dispersa. Te has acostumbrado a estar de aquí para allá en el cuerpo y en la mente. El hábito de ser “viajantes” de los sentidos nos hace la cosa difícil por la inercia que implica. “Todo acto que se repite, acrecienta su tendencia a una nueva repetición”.

Esto lo comprendes fácilmente al examinar los vicios. Sucede que  mientras mas se fuma mas se quiere fumar por ejemplo, el período de saciedad se va acortando; mientras mas comes mas quieres comer. Lo bueno de esta especie de ley de la inercia, es que la puedes usar a favor para acostumbrarte a nuevos hábitos saludables para el cuerpo y el alma.

En el caso de la oración de Jesús, mientras mas la repitas, mas fácil será a futuro acordarse de ella. Tiende a transformarla en la melodía constante que suaviza el fondo de tu mente y en el ritmo que te marca el paso en tus actividades.

Deja a un lado la preocupación por sus variaciones en ti. En algún momento será ferviente, en otro sin emoción que la acompañe, mas tarde se repetirá sin conciencia de ello; en otro momento la dirás agradecido por aquello bueno que has vivido, llegarás a decirla cada vez que te asalte la angustia…

No te vayas juzgando como buen o mal alumno respecto de la adquisición de la oración de Jesús. Es un don y un bien que no puede medirse. Muchas veces la puedes usar como calmante interior ante las variadas afrentas del mundo. Otras como una fuente que te da la fuerza necesaria para hacer con entusiasmo lo que emprendes.

Que la oración de Jesús sea como una bandera que se iza en tu alma al amanecer. Ella señala tu filiación, tu identidad profunda. Luego haces las cosas que el día reclama, pero la bandera queda allí, movida por la brisa de tu intención, señalando la pertenencia del corazón.

elsantonombre.org

Sugerencia temática y de práctica para el mes de febrero

Este sábado 5 de febrero, a las 16 de Argentina, 20 hs. de España y horarios equivalentes, nos reunimos en el encuentro mensual de intercambio, de La comunidad del Santo Nombre. El enlace es el mismo que para asistir a los encuentros de oración:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Invitación y Curso

¡Gracias Andrea por la foto!

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: El próximo sábado 5 de febrero a las 16 hs. de Argentina (20 hs. de España y horarios equivalentes) realizaremos la reunión mensual de intercambio de La Comunidad del Santo Nombre. Si Dios quiere se realizará en el mismo enlace de Zoom que se utiliza para las oraciones que figura abajo. Habrá una temática para intercambiar en la división por salas a fin de ir aumentando nuestro conocimiento mutuo y unión en torno a la espiritualidad de La Oración de Jesús que nos reúne y anima. Están todos invitados, más allá del tiempo que lleven participando de las oraciones, encuentros o cursos.

También les informamos que el curso sobre mística cristiana de todos los tiempos, iniciará recién el día 16 de febrero, con la clase que nos brindará María Toscano Liria, sobre Pseudo Dionisio Areopagita y la vía apofática. Esta clase en vivo, con la modalidad de aula abierta, consistirá en una exposición y posterior serie de preguntas que podrán formular. Falta confirmar el horario del encuentro del que avisaremos pronto.

Enlace a Zoom para oraciones y encuentros en La comunidad del Santo Nombre:
https://us02web.zoom.us/j/88619724529

¡Oh Señor que bello eres!

¡Gracias Helen por la foto!

Hermanas/os queridos en Cristo Jesús: por ahora, la Comunidad del Santo Nombre realiza las oraciones de lunes a viernes en tres horarios: a las 7, 16:30 y 22 horas de Argentina (11, 20:30 y 2 am de España) y demás horarios equivalentes según cada país. Podéis acceder a estos momentos de recogimiento, oración y silencio directamente por ZOOM, donde tendréis también la oportunidad de colaborar con las lecturas u oraciones en este enlace:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Podéis también participar desde la emisión en vivo por YouTube, aunque es probable que algunas veces no podamos transmitir y/o grabar la oración por dificultades técnicas que estamos tratando de solucionar. Por eso siempre os recomendamos el Zoom al cual podéis entrar sin prender cámara si así lo deseáis. Aquí la dirección del canal de Youtube del Santo Nombre:

https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

Y ante cualquier dificultad con los enlaces o para ofreceros a participar activamente de los momentos de oración, podéis sumaros al chats creado a tal efecto:

https://chat.whatsapp.com/GwnjY24SJ5OBpZNRs4XI0w

Y aquí hay diversas prácticas y ejercicios que podéis repasar en torno a la espiritualidad hesicasta y de la oración de Jesús que difundimos en el blog:

Retiros y ejercicios varios

Cuidar el bien de la gracia

Práctica semanal sugerida

del 25 al 31 de enero de 2022

Práctica semanal sugerida

semana del 17 al 23 de enero de 2022

Dirigir la atención

Dirigir la atención, evitando que esta se dedique a divagar es una ascética importante. En realidad, es lo que permite el trabajo espiritual, el cultivo paciente de las virtudes que necesitamos. Sin atención somos presa fácil de los estímulos y nos debatimos entre vientos repentinos y cambiantes.

Vivo en aquello que atiendo. Mi mundo se configura según la dirección de mi atención. Toda experiencia es modulada por este foco de presencia. El cuerpo siempre esta llamando a la atención y la mente la demanda de continuo para ir tejiendo las divagaciones en las que se complace. El espíritu entonces se nos va deshilachando, se pierde en fragmentos que se dispersan.

¿Qué hacer entonces?

Apenas notemos que estamos en un estado de ánimo indeseable o no apto para servir al Señor, en definitiva, en una situación interior ajena a la divina presencia… hagamos un pequeño alto y preguntémonos: ¿A qué estoy atendiendo en este momento? Recordemos que aquello a lo que atiendo es lo que tiende a crecer en mi espacio de conciencia.

Verifiquemos entonces en la práctica, que si dirigimos la atención hacia factores diferentes el ánimo se modifica favorablemente. Por ejemplo, aquí en el inicio del retiro presencial… ¿Atenderé al calor excesivo o la posibilidad del encuentro fraterno con hermanas/os queridos? ¿Atenderé a ciertas carencias en el sitio o a la posibilidad de orar en comunidad? y así con el ejemplo que cada cual pueda aplicar en su vida cotidiana.

Es importante darnos cuenta, que podemos manejar la atención y por lo tanto el ánimo desde el cual vivimos. Es preciso reconocer que no somos esta o aquella emoción que ha surgido sino que estamos detrás de ella observándola y entonces, desde esa posición, podemos generar cambios globales en nuestro modo de sentir lo que vivimos. El ánimo no es algo impuesto a lo que debemos sucumbir sino un modo de posicionarse ante lo que ocurre y que depende de nuestra voluntad.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos, si Dios quiere, reiniciaremos, ya desde Calmayo, las transmisiones en vivo de las oraciones por el canal de Youtube a través de la aplicación Zoom. Por ahora tan solo en el horario matutino y vespertino de lunes a viernes las 7 hs. y 16:30 hs. de Argentina 11 y 20:30 hs. de España y equivalentes. Lo haremos en el enlace habitual aquí abajo:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Y aquí el canal de YouTube donde se transmitirá:

https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

La oración nocturna continuará en el horario habitual por Zoom, sin transmisión en vivo, en este enlace:

https://us04web.zoom.us/j/8867412295?pwd=VUsyYU1ReTFvUzFHY0VzaU12N0xnZz09

Servir al Señor

Queridas hermanas y hermanos, un saludo fraterno desde Calmayo, en nuestra nueva locación. Aún sin las condiciones técnicas adecuadas, pero confiados en que pronto las tendremos. Muchas gracias por vuestras oraciones y buenos deseos y todo el afecto que nos hacen llegar. Empezamos compartiendo pequeños posts, reforzando nuestra práctica semanal. Un caluroso y fraterno abrazo para todos, invocando siempre el Santo Nombre de Jesús.

Entonces, ¿cuál es la prioridad?

Mantenerse enfocados, sabemos que hay un estado del ánimo que es el adecuado para servir al Señor; sintonizar esa frecuencia al iniciar la jornada y mantenerla el resto del día tiene que ser nuestra prioridad.

Este estado de la atención es lo que nos permite el recuerdo continuo de Dios, un actuar ante la Presencia y en definitiva lo que evita que hagamos el mal, en todo sentido. Podríamos decir en otras palabras: permanecer abiertos a lo que la gracia va actuando en nosotros y ser dóciles a sus indicaciones. Esto implica vivir desde el corazón o desde nuestro centro.

Tenemos herramientas sencillas de gran eficacia como por ejemplo el criterio de la inquietud. Si hay prisa en mis acciones ya sé que me he alejado del lugar correcto. O, en sentido inverso: Si estoy viviendo en un suave contento y moviéndome desde una vitalidad tranquila, estoy bien orientado.

Todos los recursos apuntan a lo mismo, vivir en Su presencia y a actuar según ella nos sugiere. Antes de cada acción invocar el Santo nombre, orar durante la tarea y descansar en su providencia que a todo lo organiza en función de nuestro bien.

La vida espiritual no es complicada como la vida mental. Unos pocos elementos son necesarios y perseverar en ellos nos permite cosechar los frutos. ¿Qué debo hacer? Vivir para restablecer mi naturaleza original, es decir actuar enteramente como hijo del Padre. Mucha oración, atención vigilante y entrega confiada.

primer post desde Calmayo

Aquí abajo un grupo de Whatsapp donde podéis ofreceros para colaborar en las oraciones o, llegado el caso, pedir ayuda para actualizar los enlaces si hubiera dificultad:

https://chat.whatsapp.com/GwnjY24SJ5OBpZNRs4XI0w

Estar siempre en casa

día 3

Haz clic aquí para los cuatro textos enviados por participantes del retiro que complementan los temas vistos

Podemos encontrarnos para orar e intercambiar sobre los temas del retiro en este enlace:
https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Puedes participar este domingo 9 de enero de 2022 a las 7 hs. de Argentina (11 hs. de España) y a las 16 hs. de Argentina (20 hs. de España) Revisa en google la diferencia horaria en tu país.

La vida tiene sentido

día 2

Citas bíblicas recomendadas: 1ª Cor 15, 25-26; 1ª Cor 15, 50; 2ª Cor 5, 4-18; 1ª Cor 15, 28; Rom 8, 18-22; Fil 3, 21; 2ª Cor 4,6; Col 1,19-20; Ap, 21, 3-4; Is 25, 8 y 2ª Cor 12, 2 y ss.

Frases que sirven de apoyo:

«La esencia de la hesiquía no es la reclusión en un lugar desierto sino la permanencia ininterrumpida en Dios».

«La negligencia de la ascesis es el olvido de la humildad, porque implica creer que uno posee la perfección de manera definitiva; y el olvido de la humildad es el inicio de la perdición, la pérdida de la transparencia, la caída abismal en el orgullo».

«El velo del amor a sí mismo cubre el corazón, impidiendo que le sean revelados los fundamentos del universo» – Pedro Damasceno en Filocalia.

«Se descubre a la humildad como la auténtica y única vía de acceso a nuestra primera identidad: Ser imágenes, iconos de Dios. A través de la humildad el hombre puede recibir este sello sin apropiárselo».

Del libro de J. Melloni «Conocimiento espiritual en la Filocalía»; frases citadas de Filocalía y propias del autor

Podemos encontrarnos para orar e intercambiar sobre los temas del retiro en este enlace:
https://us02web.zoom.us/j/88619724529

A las 7 hs. de Argentina (11 hs. de España) 16 hs. de Argentina (20 hs. de España) (El sábado y domingo no habrá oración nocturna)

Vivir según la fe

Día 1

El grado de agitación, preocupación y ansiedad que vivimos en el cotidiano nos viene a mostrar el grado de nuestra fe. El afán crispado de control, la prisa y la angustia persistentes nos hablan de lo poco que creemos en Dios, en su presencia cercana y personal y en su continuo acompañamiento.

No es posible vivir con paz en el corazón sin una fe profundamente enraizada que se manifieste como práctica concreta en las acciones de cada día. ¿Cómo hacer para cultivar y hacer crecer esa fe que caracteriza a los santos? ¿Cómo vivir la certeza viva que unificándonos por entero nos permita ser ámbito de una mirada trascendente? Necesitamos la oración pidiendo la gracia de la fe y también el coraje de la entrega antes de la certeza. Necesitamos vivir según lo invisible en medio de lo visible y eso es coherencia radical.

Revisemos tranquilamente y con interés meditativo las áreas de nuestra vida, sobre todo las que presentan conflicto en nuestra situación actual y preguntémonos:

¿Cómo actuaría si de veras fuera yo una persona de inquebrantable fe? ¿Qué hábitos, actitudes o conductas concretas modificaría?

Citas bíblicas que pueden servir de apoyo: San Juan 8, 32 / San Juan 7, 18 / 1ª Juan 2, 4; 2, 22 – 4, 2; – 4, 8 / 2ª Juan 1,4 y 3ª de Juan 3-4 / 2ª Corintios 4,4 y San Juan 8, 29

Dos frases a tener en cuenta:

«… pues el concepto pleno de la verdad ofrecida por el Evangelio consiste precisamente en esa manifestación viviente de la teoría en la práctica, del saber en el obrar». (Si permanecéis en mi palabra, conoceréis la verdad) Juan 8, 32.

«…los santos… lo que enseñan lo viven, con una unidad tan directa, por no decir ingenua, que no conocen el dualismo de épocas posteriores entre dogmática y espiritualidad».

Hans Urs Von Balthasar – Ensayos teológicos I – «Verbum Caro»; del capítulo «Teología y santidad» (Publicado por «Los libros del monograma», Madrid 1964; páginas 236 y 237)

Podemos encontrarnos para orar e intercambiar sobre los temas del retiro en este enlace:
https://us02web.zoom.us/j/88619724529

A las 7 hs. de Argentina (11 hs. de España) 16 hs. de Argentina (20 hs. de España) y 22 hs. de Arg. (2 hs. de España)

La paz del corazón

Una espiritualidad hesicasta

retiro virtual

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: si Dios quiere este viernes 7 de enero y hasta el domingo 9 inclusive realizaremos el retiro virtual. La modalidad será la siguiente:

En la madrugada de cada día (2 am de Argentina, 6 am de España y horarios equivalentes) publicaremos un vídeo con la exposición sobre el tema del día, la propuesta en general y algunas prácticas particulares. Cada uno lo puede ver en el horario que le sea más conveniente.

La oración de la mañana se mantiene en el horario habitual (7 am Arg. 11 de España etc.); luego de esta, quién lo desee podrá permanecer en el zoom (sin transmisión en vivo ni grabación); por si es necesario consultar algo respecto de lo propuesto en el vídeo del día o temas afines.

A la tarde de cada día, se realizará un tiempo de intercambio grupal entre todos y si el número de asistentes lo permite nos dividiremos por salas de intercambio; luego compartiremos lo visto allí y al final rezamos La oración de Jesús durante unos minutos. (Esto será desde las 16 horas de Argentina; 20 hs. de España, en adelante y no será grabado ni transmitido)

La oración de la noche (22 hs. de Argentina) se mantiene sin cambios y se efectuará el viernes y el sábado. En cambio el día domingo, al promediar el encuentro de intercambio de las (16 Arg. /20 hs Esp) tendremos una misa virtual en vivo, oficiada por el Padre José Antonio Heredia OP, muy en la tónica del Santo Nombre. Y con esto cerramos el retiro.

El enlace para participar en todas las instancias es el mismo que venimos usando para las oraciones: https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Para participar del retiro no es necesario anotarse ni efectuar pago alguno. Si alguien quiere y puede, agradecemos vuestras donaciones a través de alguno de los medios aquí listados.

Cualquier duda puedes comunicarte al +54-9-351-3095309

La imagen es de Cathopic

Caminad como hijos de la luz

Fiesta del Santísimo nombre de Jesús

«El nombre de Jesús es el esplendor de los predicadores, ya que su luminoso resplandor es el que hace que su palabra sea anunciada y escuchada. ¿Cuál es la razón de que la luz de la fe se haya difundido por todo el orbe de modo tan súbito y tan ferviente sino la predicación de este nombre? ¿Acaso no es por la luz y la atracción del nombre de Jesús que Dios nos llamó a la luz maravillosa? A los que de este modo hemos sido iluminados, y en esta luz vemos la luz, dice con razón el Apóstol: Un tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor: caminad como hijos de la luz.

Por lo tanto, este nombre debe ser publicado para que brille, no puede quedar escondido. Pero no puede ser predicado con un corazón manchado o una boca impura, sino que ha de ser colocado y mostrado en un vaso escogido. Por esto dice el Señor, refiriéndose al Apóstol: Éste es un vaso que me he escogido yo para que lleve mi nombre a los gentiles, a los reyes y a los hijos de Israel. Un vaso —dice— que me he escogido, como aquellos vasos escogidos en que se expone a la venta una bebida de agradable sabor, para que el brillo y esplendor del recipiente invite a beber de ella; para que lleve  —dice— mi nombre…

Él llevaba por todas partes el nombre de Jesús, con sus palabras, con sus cartas, con sus milagros y ejemplos. Alababa siempre el nombre de Jesús, y lo llamaba en su súplica.. El Apóstol llevaba este nombre como una luz, a los gentiles, a los reyes y a los hijos de Israel, y con él iluminaba las naciones, proclamando por doquier aquellas palabras: La noche va pasando, el día está encima; desnudémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos de las armas de la luz. Andemos como en pleno día, con dignidad. Mostraba a todos la lámpara que arde y que ilumina sobre el candelero, anunciando en todo lugar a Jesucristo, y éste crucificado»…

Extraído de los sermones de San Bernardino de Siena

La imagen es del monograma del Santo nombre de Jesús y fue extraída de aquí: Monograma

Aquí, un muy interesante artículo sobre el Santo Nombre de Jesús

Y aquí sobre Juana de Arco y el Nombre de Jesús

Aquí abajo tres listas de reproducción con el texto de «El peregrino ruso».

Lectura de «Peregrina Católica»

Lectura de Maite Bernat Sabater

Aquí nuestra propia lista en proceso

El verdadero descanso

práctica semanal sugerida

En cualquier momento del día, al recordar el propósito, atendemos a situarnos en la actitud de verdadero descanso, aún en medio de la actividad. Recordamos que no es lo que hacemos sino el modo en que lo efectuamos lo que nos cansa o nos descansa. Verifiquemos como es la tensión física y mental la que nos fatiga y comprobemos como esta tensión deriva del afán de control, que se sostiene en la ilusión de que el resultado de las acciones y los acontecimientos dependen de nosotros y no de la voluntad de Dios.

El ejercicio de la correcta atención nos descansa, es un estar atentos sin crispación. Recordemos el ejemplo del socorrista que salva al que se ahoga o el ejemplo del tobogán (se mencionan en el vídeo) para encontrar la actitud adecuada en la jornada. Dejemos que Dios se haga en nosotros, no obstaculicemos Su obra purificadora en el corazón.

«La tranquilidad es propia de un alma perfecta mientras que es propio de un alma imperfecta estar consumado por los cuidados. Del alma perfecta se dice que es como un lirio entre espinas, y esto indica que el alma vive tranquilamente entre muchas preocupaciones; pues en el Evangelio el lirio significa el alma sin preocupaciones, pues no trabaja, no teje, y está revestido de una gloria más grande que la de Salomón».

del «Discurso ascético» de Nilo, el Asceta. (Hacia el final en la página 340 del vol. primero de Filocalía)

Un momento de oración

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: hoy nos encontramos para un momento de recogimiento, oración y silencio a las 15 hs. de Argentina / 19 hs. de España y equivalentes, para despedir el año repitiendo el Santo Nombre de Jesús. Elevemos nuestro agradecimiento por todo lo vivido durante este tiempo y por el encuentro como hermanos al calor del Nombre del Salvador. Aquí el enlace: https://us02web.zoom.us/j/88619724529

La foto fue tomada y enviada por China Briceño ¡Gracias China! y es de uno de los altares en la Basílica de la Inmaculada Concepción en Washington, DC

Atención vigilante y oración incesante

Holy Name of Jesus Cathedral; Raleigh, Carolina del Norte. ¡Gracias Pepe por la foto!

Es continuación del post «Un campo de confianza»

Siguiendo con esto de estar atentos a quién está al mando en mis comportamientos cotidianos… estoy comiendo y siento el principio de la saciedad. La mente avisa que ya debería dejar de comer, pues hay mucha memoria de sentirse mal por seguir comiendo en este punto. Sin embargo este saber lo que sucederá no basta, el cuerpo sigue dando la orden de comer. Aquí, en este punto, si aparece un acto de voluntad, una fuerte intención de cambio, con atención dejo de comer, me pongo de pie, levanto la vajilla y reanudo la invocación…

En el preciso momento en que dejaste los cubiertos y te pusiste de pie, dejando el resto sin comer, apareció el espíritu. Eso más profundo y consciente, más espiritual en nosotros mismos. Tiene que ver con el hombre interior del que habla San Pablo; es el que advierte la ley que impera en los miembros, la esclavitud que se padece por lo automático. Otro ejemplo es el de la ira, cuando empiezo a encolerizarme con alguien y surge el deseo de increparlo. Allí la mente está a cargo y el cuerpo le sirve crispándose, todos los mecanismos de ataque se activan… pero el recuerdo de la enseñanza de Jesús, el deseo de ser coherentes con el evangelio y el mandamiento principal destellan en un punto interior.

Te has detenido. Has pedido permiso y en lugar de armar un lío saliste de la habitación. Ese fue el espíritu que a través del brazo de la voluntad ha permitido la no reacción. Son casos muy habituales: la gula y la ira muestran claramente cuando nos gobiernan los miembros o los pensamientos. Y lo decisivo es la atención y la oración interior. En cualquiera de los dos casos, el darse cuenta permite que aparezca nuestra intención de ser dueños de nosotros mismos y mediante la oración sincera pedimos la fuerza para imponernos.

Esto tiene el beneficio de que uno se acostumbra a no dejarse llevar por lo reactivo y se empieza a degustar el sabor de dirigir la atención en busca de la coherencia de vida. Los evangelios se descubren como más posibles de practicar en aquellos versículos que tan difíciles se nos hacen, como el de amar a los enemigos, no hacer acepción de personas, no preocuparse del día de mañana o poner la otra mejilla entre otros. Empezamos a descubrir el sentido más profundo de las enseñanzas porque asoman como practicables y no como ideales a los que nunca nos acercamos. La llave para nuestra «metanoia» es la atención vigilante y la oración incesante.

Continúa…

elsantonombre.org

Aquí hay varias citas bíblicas que leídas con atención y actitud orante pueden servir de soporte para la continua tarea de vivir en espíritu y en verdad: 2ªCorintios 4,16; Efesios 3,16; Romanos 7,22-23; Génesis 1,27; 1ª Tesalonicenses 5,23; Romanos 12,1-2 1ªCorintios 6,19-20 y 3,16; Gálatas 5,16-17; Romanos 8,9; Marcos 14,38; Juan 4,24 y 3,3-6; Juan 16,8; Hechos 24,16; Romanos 2,14-15; 1ªCorintios 2,11; Romanos 12,1-2; Gálatas 2,20 y Romanos 7, 24-25

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús, aún hay tiempo para anotarse al retiro presencial que si Dios quiere, se efectuará en Calmayo, (prov. de Córdoba, Arg.) desde el 16 al 23 de enero de 2022. Pueden pedir información al +54-9-351-3095309. Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Un campo de confianza

¡Gracias Andrea por la foto!

¿Qué busco en este momento? ¿Cuál es el propósito de esta acción? Este tipo de preguntas nos ayudan a determinar quién esta al mando de nuestra conducta en un momento dado. Es decir, viendo el objeto que persigue una acción, descubrimos al que la conduce. Entonces, puedo descubrir al que gobierna mi comportamiento por los síntomas que percibo o por aquello que espero obtener con lo que hago.

¿Qué caracteriza los modos de la mente? La inquietud, la prisa y la autoafirmación. En general, siempre que queremos que llegue el momento siguiente; que este ahora se termine y venga ya el futuro, podemos estar ciertos de que la mente nos está llevando de las narices. Y, ¿qué caracteriza la tiranía del cuerpo? La voracidad insaciable; ese pasar de un placer al otro, usando las actividades como platos a probar de un manjar dispuesto a nuestro antojo.

La mente nos hace correr una carrera de postas sin descanso, de un momento al otro sin pausa como si hubiera una meta, como si al final de la carrera alumbrara un sentido. Y el cuerpo nos asegura que tendrá la paz y la saciedad luego de este o de aquel placer. Promete conformarse cuando en realidad nutre su voracidad sin fin. ¿Hemos de maltratar entonces al cuerpo e ignorar las necesidades de la mente? No. Simplemente tenemos que poner estas funciones al servicio del espíritu. Asumir que son herramientas al servicio del hijo de Dios que somos y ordenarlas según la forma en que fueron creadas. La caída original puede sintetizarse también como una perversión de las funciones.

El espíritu se manifiesta como un campo de confianza. Toma la forma de una buena actitud siempre dispuesta a la voluntad del más Alto. El espíritu humano, es eso en nosotros que se siente hijo, que se entrega sin vacilación a la guía del Creador y que se esmera en devolver el don de la existencia en actos de gratitud. En todo «darse cuenta» habla el espíritu. Es el reservorio de la gracia que vive en el corazón y pugna por manifestarse en cada momento. Es «eso que sabe» cuando hacemos el mal.

La atención es la manifestación simple del espíritu del hombre en lo cotidiano. Se nota en la intención de salir del sonambulismo y de despertar a la Presencia desafiando los automatismos. El espíritu es el que nos hace acordar de la hermandad con el otro; es ese impulso compasivo que nos ablanda el corazón; es una sensación expansiva que nos unifica con todo lo viviente y nos devuelve al destino original.

Continúa

elsantonombre.org

Hermanas y hermanos los días 7, 8 y 9 de enero próximos, si Dios quiere, realizaremos un retiro virtual al que llamamos «La paz del corazón, -una espiritualidad hesicasta-» Os brindamos más información al hacer clic aquí: Sobre el retiro virtual de enero 2022

Enlaces de hoy:

El canal de Harpa Dei

En el silencio de la noche, viene Jesús

¿Quién está al mando?

Citas recomendadas de Marcos el Asceta en Filocalía – Vol. primero –

114. El espacio en el corazón es la esperanza de Dios. La falta de espacio es representada por la preocupación por el cuerpo.

119. Si has pecado, no acuses a la acción sino al pensamiento, porque si el intelecto no se hubiera adelantado, el cuerpo no lo hubiera seguido.

179. Cuando veas que tu interior está muy agitado e induce al intelecto… hacia la pasión, debes saber que la mente ha sido la guía, el detonador de la acción, y ha colocado este torbellino en el corazón.

180. La nube no se forma sino es por el soplo del viento. Del mismo modo, la pasión no nace sino es por la fuerza del pensamiento.

208. El que se deja voluntariamente instruir por las tribulaciones, no será dominado por pensamientos involuntarios. Pero el que no acepta las primeras, es tomado prisionero, aunque no lo quiera por los segundos.

Hermanas y hermanos, realizamos diariamente de lunes a viernes, tres momentos de recogimiento, silencio y oración; a las 7, 16:30 y 22 hs. de Argentina; 11, 20:30 y 2 Hs. de España y horarios equivalentes. Podéis sumaros en el zoom en este enlace: https://us02web.zoom.us/j/88619724529 o por el vivo en el canal de YouTube en este enlace: https://www.youtube.com/c/ElSantoNombreblog

Enlaces de hoy:

Fiesta de la Sagrada Familia

Cristo, Luz del mundo!

El misterio de la Nochebuena

«Todos los que pertenecían al Señor llevaban, sin embargo, imperceptiblemente el Reino de Dios en sus corazones. La carga terrestre no les fue quitada, incluso se les hizo más pesada, pero lo que ese reino les ofrecía era una fuerza alentadora que hacía el yugo suave y la carga ligera. Lo mismo ocurre hoy en día con todo Hijo de Dios.

La vida divina que se enciende en el alma es la luz que brilla en las tinieblas, el milagro de la Nochebuena. El que lleva esa luz consigo comprende lo que se dice de ella; para los otros, sin embargo, todo lo que se dice de ella es un balbuceo ininteligible… Dios en nosotros y nosotros en Él, en esto consiste nuestra participación en el Reino de Dios, cuyo fundamento ha sido colocado con la Encarnación del Verbo…

Si Dios es amor y vive en cada uno de nosotros, no puede suceder de otra manera, sino que nos amemos con amor de hermanos. Por eso precisamente es nuestro amor al prójimo la medida de nuestro amor a Dios… para los cristianos no existen los extraños. Nuestro prójimo es todo aquel que en cada momento está delante de nosotros y que nos necesita, independientemente de que sea nuestro pariente o no, de que nos caiga bien o nos disguste, o de que sea «moralmente digno» o no de ayuda. El amor de Cristo no conoce fronteras, no se acaba nunca y no se echa atrás frente a la suciedad y la miseria…

Ser hijo de Dios significa: caminar siempre de la mano de Dios, hacer su voluntad y no la propia, poner todas nuestras esperanzas y preocupaciones en las manos de Dios y confiarle también nuestro futuro. Sobre estas bases descansan la libertad y la alegría de los hijos de Dios. El «Hágase tu voluntad» (Mt 6, 10) en todo su sentido y profundidad tiene que ser el hilo conductor de toda vida cristiana. Esa disposición debe regular el curso del día y de la noche, el pasar de los años y, en suma, la vida toda».

Fragmentos del libro «El misterio de la nochebuena» de Edith Stein (Santa Teresa Benedicta de la Cruz); pág 41 y ss. «Agape libros»- Buenos Aires 2020. Photo by Jaimie Trueblood

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Hoy 24 de diciembre, a las 15 horas de Argentina, 19 horas de España, nos juntamos para unos minutos de recogimiento, oración y silencio en el enlace de siempre para rezar «La oración de Jesús» y compartir la llegada de la Navidad. ¡Un abrazo fraterno para todos en la alegría del nacimiento en el corazón!

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Descubrir los signos

Photo by James Wheeler on Pexels.com

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús. Los días 7, 8 y 9 de enero de 2022, si Dios quiere; realizaremos 3 días de ejercicios espirituales (a través de Zoom) para sentar las bases del trabajo interior del año venidero. Esperamos allí compartir prácticas concretas y evaluar entre los participantes la aplicación de las mismas en la vida cotidiana. A este retiro virtual lo hemos llamado «La paz del corazón» – Una espiritualidad hesicasta – Informaremos bien la modalidad y los horarios para compartir en vivo, en los próximos días. También habrá un retiro presencial desde el 16 de enero del cual comentamos en la parte final del vídeo aquí abajo. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Lecturas recomendadas: Colosenses 3, 1-17

Juan Carpacio – Párrafos 70 y 71 pág 416 volumen primero de Filocalía

Enlaces de hoy:

4º Domingo de Adviento

Nativitas cordis

Hay nuevas películas recomendadas aquí

Quedarse en silencio

La foto es de Cathopic
El perdón

«La verdad es que el perdón es un artículo de primera necesidad, y realmente el perdón no es una decisión mental propiamente, sino que es un don del corazón. ¡Cuántas veces uno quiere perdonar y no puede, cuántas veces uno quiere perdonar, pero no tiene disponible esa comprensión! […]

Lo propio de Dios es perdonar. Sorprende siempre ver a Jesús en la hora de su muerte. Y cuando Él se siente y se ve realmente atropellado, injustamente asesinado, eliminado… sorprende ver que, en ese momento, en Él todavía brota perdón, no brota venganza: «Perdónales que no saben lo que hacen» […] Por eso uno de los rasgos de que uno está dentro, es la capacidad de perdón. Nuestra mente no perdona, nuestra sensibilidad tampoco (…) sólo el corazón puede comprender. […]

A perdonar no se aprende si no es en el silencio (…), si no es entrando en el corazón. Perdonar significa dar, dar sobreabundantemente, dar sin límites; y esto no es un asunto mental ni de decisión de la voluntad. El perdón surge de dentro porque sólo de dentro se puede dar, sólo cuando estamos en el corazón podemos dar: dar comprensión, cariño, reconocimiento, acogida. El ego no sabe dar, el ego sólo sabe tomar, el ego sólo sabe poseer, el ego sólo sabe adueñarse de algo. Solo entrando dentro aprendemos a dar. Sólo el corazón da (…). Dentro está la presencia del amor y la presencia de lo infinito. […]

Dejad que en el silencio fluya el perdón. Más que proponerse perdonar, basta con quedarse en silencio porque, hora tras hora, en silencio, el corazón se abrirá y de él saldrá el amor, el amor que se irá derramando en el entorno nuestro; iremos derramando comprensión, tolerancia, no agresividad, no violencia. Dejad en el silencio que el corazón se abra y derrame sencillamente el amor.

Padre Moratiel en «Desde el silencio«.

Enviado por Luis

Lectura espiritual de la oración vespertina del jueves 16 de diciembre de 2021

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Aquí debajo una conversación en dos partes con María Toscano Liria sobre el camino de la mística; mientras preparamos el Curso sobre místicas/os cristianos de todos los tiempos que inicia a fin de enero 2022 si Dios quiere. Un abrazo fraterno para todos invocando el Santo Nombre de Jesús.

Haz clic aquí para la segunda parte

Ascética de la percepción

Photo by Gianluca Grisenti on Pexels.com
Primera parte

El alimento que das a la mente es tan importante como el alimento que brindas al cuerpo. Incluso más. ¿Sabes de que se alimenta la mente? De las percepciones. Todo lo que percibes es su alimento. Y esto con lo que se nutre el alma,* luego debe digerirse y asimilarse. ¿Sabes como se digiere el alimento que ingirió el siquismo? Divagando. Los pensamientos divagatorios, ese constante murmullo o rumiar al que solemos llamar «diálogo interno» es el ruido digestivo de lo que ha ingresado por vía de la percepción.

Por eso, para acceder a una oración cada vez más silenciosa y profunda o de tipo contemplativo; no solo es necesario dominar una cierta técnica o método con precisión sino y sobre todo, llevar adelante una dieta mental o ayuno espiritual. Disminuir la cantidad y variedad de estímulos a los que nos exponemos y por supuesto, cuidar la calidad de los mismos. Imagina que comes mucho, a todas horas y alimentos pesados de difícil digestión y muchos de ellos en mal estado… en poco tiempo terminas enfermo severamente y con un ataque hepático tremendo.

No es de extrañar que estemos tan mal anímicamente, viviendo confundidos o desconcertados y que la angustia y la inquietud sea la norma general en la vida de las personas. Custodiar la mente implica toda una ascética de la percepción. Nada complicado sino al revés; requiere una gran simplificación, una tarea de limpieza y despojamiento. Cuando vas a una casa que ha estado cerrada durante mucho tiempo y que ha sido usada como desordenado depósito de trastos varios, ¿qué haces?

Abres las ventanas y dejas que entre la luz y el aire (esto es comprensión y claridad de propósito) y luego con paciencia sacas todo afuera, para poder barrer y quitar las telarañas y los depósitos de suciedad. Incluso puede que se necesite lijar y pintar las paredes; pulir los pisos y desinfectar. Con la mente necesitamos algo similar. La oración, la meditación y las distintas formas de elevación espiritual, requieren simultáneamente de esta tarea de la sobriedad en lo cotidiano, (nepsis) de la vigilancia con atenta mirada de lo que vemos, lo que escuchamos, de las actividades en las que nos involucramos y demás.

Pero para que esto nos sea posible tenemos que tener un fuerte deseo de unificación interior y estar claros acerca de lo que es realmente importante para nosotros. Sabiendo lo que queremos, es decir: una paz en el corazón que no dependa de las circunstancias cambiantes de la vida, nos dirigimos a Dios como única fuente de estabilidad y contento. Iniciamos entonces la peregrinación hacia la oración incesante, hacia ese modo de ser y estar en Su presencia. Con la mirada atenta a este propósito, que se concreta desde este mismo ahora, nos resulta más sencillo separar la paja del trigo en cuanto a la percepción se refiere.

* En la concepción tripartita del ser humano propia de los padres de Filocalía; mente, siquismo, alma y ego son términos equivalentes.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

La duda conduce a la búsqueda de la verdad

El miedo a mi verdad

Me callaré

Gracias Hna. Bibiana OIC por enviar el poema!
(Lo piensa María)

Cuando venga mi Hijo,

me callaré.

Si Él es La Palabra,

yo ¿qué?


ÉL va a decirles todo

lo que no sé,

por qué se ha hecho hombre

por qué.


Él tiene las razones,

yo sólo la fe.

Belén está ya cerca

casi se ve.


Se acaba la tarea que comencé.

Porque cuando en mis brazos

nacido esté,

el «hágase» que dije

repetiré.


Y ya no diré nada.

Ya ¿para qué?

Si Él es La Palabra

me callaré.


Él va a decirlo todo, 

lo que no sé.

Porqué se ha hecho hombre,

por qué Él tiene razones, 

yo sólo la fe.

Poema «Me callaré,» de José Luis Martín Descalzo

La imagen es de Cathopic

Custodiar la mente

«El invocar ininterrumpidamente a Jesús con un deseo lleno de dulzura y alegría, es la causa por la que el cielo del corazón está lleno de alegría y calma, lo que sigue a la atención suma. Pero la causa de la suma purificación del corazón es Jesucristo, Hijo de Dios y Dios causa y artífice de todos los bienes. Nos dice: «Yo soy el Dios que hace la paz«.

(Párrafo 91 de Hesiquio en Filocalía, pág. 248 del volumen primero – Lumen)

Cita recomendada (Isaías 45,6-7)

Haz click aquí para el texto completo de Hesiquio de Batos en Filocalía

Haz clic aquí para el audio completo del texto de Hesiquiocon la voz de Sergio Cardona Patau

Hermanas y hermanos, aún se está procesando el vídeo (Que fue necesario editar) con la grabación del encuentro de intercambio de ayer sábado. Apenas esté disponible se habilitará en el canal de YouTube disponible aquí.

El martirio de la esperanza

Hermanas y hermanos, aquí una película hermosa y profunda, que recomendamos mucho. Ideal también para ver en este 2º domingo de Adviento. Es de la que nos hablaba Guadalupe en el encuentro de hace unas horas. Miremos el ejemplo de vida en comunidad orante; el espíritu fraterno; la coherencia de vida… el temor, el temblor y el coraje. Sería muy bueno contar con vuestros comentarios de lo que la película suscita en ustedes. Debajo un enlace con varios textos de los monjes trapenses que se representan en la película. Un abrazo fraterno para todos, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Haz clic aquí para otro enlace alternativo
Haz clic en la imagen de arriba

Hoy también la homilía del Padre José y una invitación enviada al blog:

Homilía del Padre José Antonio

Unir el intelecto y el corazón

La imagen es de Cathopic

Haz clic aquí para escuchar un MP3 sobre «Intelecto, corazón y sentimientos».

Queridas hermanas/os en Cristo Jesús: El próximo sábado 4 de diciembre, si Dios quiere; realizaremos el encuentro mensual de intercambio a las 16 hs. de Argentina, 20 hs. de España y equivalentes. Como siempre, hacia el final de la reunión compartiremos unos minutos rezando La oración de Jesús en comunidad. Nos encontraremos en el enlace habitual, que es el mismo que usamos para los momentos de oración. Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús. Aquí abajo el enlace:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Enlaces de hoy:

Resumen de 30 clases de Filocalía – Hna. B (Doc. para descarga)

Clase 30º de Fenomenología 2021 – «El problema humano y otras consideraciones»

El momento de la entrega

¿Qué haces cuando esperas a alguien muy querido? Pues, te preparas para recibirle. Dispones el ámbito, lo dejas limpio y ordenado, incluso lo embelleces; todo lo arreglas para el bienestar de la persona amada. Y también tu mismo te sitúas en una posición especial. Dejas de lado cualquier cuestión que no sea esencial y te centras en recibir al que viene.

Hay todo un pre-disponerse. Y aún en este ejemplo del amor humano surge el deseo de dar y de recibir, se busca la cálida acogida. Uno se abre al momento del encuentro, se comparten las vivencias, se celebra la mutua existencia. Pero que particular caso se da cuando se espera al supremo misterio, el amado de nuestra vida. Por que lo buscamos desde que vinimos al mundo a través de todo lo que hacemos, lo esperamos cada mañana al abrir los ojos y desesperamos de lo que nos parece repetida ausencia.

¿Cómo se espera al que no tiene fijo el momento de la venida? ¿Cómo se prepara uno para recibir al que siempre está pero no se percibe con los sentidos comunes? ¿Cómo vivir tu llegada como verdadero renacimiento en mí? ¿Dónde está la estrella que te anuncia y señala el sitio? La gracia desborda en el mismo momento en que te entregas, en que te dejas junto con las vanidades; en ese acto por el cual dejando las niñerías te consagras a la atención vigilante.

¿Y atención vigilante a qué? Al propósito trazado, al actuar con impecable coherencia; al responder en cada suceso a su misma voluntad allí manifestada. Jesucristo vino, viene y vendrá, pero sobre todo viene, es siempre presente y se encuentra justo en medio de aquello que evitamos.

elsantonombre.org

Haz clic aquí para algo sobre el término Adviento enviado a nuestro pedido por Tine

Enlaces de hoy:

Homilía del Padre José Antonio

Grupos de oración coordinados (Pastoral de San Blas)

El tiempo de la presencia

La imagen es de Cathopic

Hay un modo de esperar que implica ansiedad e inquietud. Esa es la espera sicológica, que busca algo para sí. Es una espera que siempre tiene algo de angustioso, de apremiante y cuando lo buscado se demora uno se desespera. Hay otro tipo de espera que se apoya en la íntima certeza. Es como una especie de fuerte presentimiento. Uno sabe que el amanecer vendrá, no hay dudas de ello. En medio del campo, en una noche estrellada, cuando estas se van difuminando anticipamos el despuntar del sol.

Hay señales claras de ello. El movimiento de las aves y los primeros trinos; el sutil clarear de la luz allá en el horizonte y hasta la brisa se entona reverente ante el señor de los días. Allí se espera sin ansiedad, testificamos la luz que viene y lo inundará todo; es una vigilia calma que sigue atenta los signos que la preceden. Es vigilancia en la celebración del bien venidero. La luz precede al sol y lo anuncia, del mismo modo que Juan proclamaba la venida del Cristo.

Adoptar el tiempo litúrgico como cadencia interior nos entrelaza con un ritmo sagrado. Es seguir hermanados la historia de la salvación. Es la aventura de como los hombres buscan a Dios desde el principio de los tiempos. Dios vino, sin embargo viene y también vendrá. Él siempre está en un presente sin tiempo; en ningún lugar y en todos los lugares. ¿Qué misterio es este? Es el secreto más oculto y evidente a la vez.

Dios viene… ¿No lo sientes? Hay que callar y atentos velar. Es una fuerza indetenible, nada puede frenar ni interrumpir el calmo paso de la gracia. Escuchemos esa voz muy suave que brota en la calidez del corazón.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy preparando el Adviento:

Homilía de Benedicto XVI en las primeras vísperas de Adviento de 2009

El Padre Melloni SJ el año anterior haciendo una lectura y comentario de Adviento:

Respirar a Jesús

«… Si nos tomamos la osadía de definir su vida, podríamos afirmar que se trata de una búsqueda constante del Amado de su alma, aún antes de conocerle ya le amaba en lo más íntimo de su ser, aún antes de poderlo nombrar ya se sentía atraído por la indecible belleza de su presencia, aún antes de conscientemente saberlo ya lo buscaba una y otra vez; buscaba a Aquel que en su más profundo centro lo habitaba calladamente. Él mismo nos cuenta que su vocación religiosa nació al mismo tiempo de su conversión.

El gran regalo espiritual del Hermano Carlos de Jesús, como a él le gustaba ser llamado, fue la simplicidad de su vida. La gracia que tenía de volver lo ordinario en algo extraordinario por amor, de anhelar con paz la más oscura de las abyecciones, de abrazar con serenidad el polvo de los días grises donde no hay brillo, ni color, ni aplausos ni reflectores: la vida oculta de Nazaret, al mero estilo de Jesús. Una vida inútil para los pragmáticos criterios mundanales, una vida muda para los ruidos estridentes de una sociedad de consumo, una vida pequeña e insignificante… Dejemos que él mismo nos cuente su deseo más hondo en sus propias palabras:

“Toda nuestra vida, por muda que sea, la vida de Nazaret, la vida de desierto, como la vida pública, debe ser una predicación del Evangelio por el ejemplo; toda nuestra existencia, todo nuestro ser, debe gritar el Evangelio sobre los tejados; toda nuestra persona debe respirar a Jesús, todos nuestros actos, toda nuestra vida deben gritar que nosotros somos de Jesús, deben presentar la imagen de la vida evangélica; todo nuestro ser debe ser una predicación viva, un reflejo de Jesús, un perfume de Jesús, algo que grita a Jesús, que haga ver a Jesús, que brille como una imagen de Jesús…”

Carlos de Foucauld nos enseña a atravesar el desierto de la vida haciendo el bien, amando el sol de las más calurosas jornadas y la arenosa sequedad de los días áridos. Nos enseña que el desierto no sólo es el lugar de la tentación sino también el lugar del encuentro enamorado, de las noches estrelladas y la brillante luna que no deja nunca de acompañarnos. Nos enseña a despojarnos de las banalidades que tanto nos pesan y a sabernos detener reverentemente ante lo simple, lo pequeño y lo pobre, y desde ahí, dejarnos iluminar en nuestros días más oscuros».

Fragmentos extraídos de «Carlos de Foucauld, un hombre de Adviento»

Enlaces de hoy:

Vigilia de Foucauld

Un camino de misericordia

Libro «Desde la ermita» (Para descargar)

¡Buenas nuevas!

Hermanas/os en Cristo Jesús: Os compartimos esta iniciativa surgida en Madrid de un amigo del blog (Alejandro), es motivo de gran alegría y creemos que puede servir de inspiración si sentís el llamado a practicar y difundir esta forma de oración profunda. Que Cristo os cuide.

Bienvenido al grupo hesicasta de oración de Jesús de la parroquia Virgen de La Candelaria de Madrid.

Somos un grupo católico de hesicasmo. Nos reunimos en el oratorio de la parroquia para practicar la oración de Jesús. Comenzamos leyendo un texto relacionado con la oración de Jesús para abrir el apetito de practicarla y proseguimos con un rato en el que la practicamos todos juntos en silencio. Cada cierto tiempo dedicamos alguna reunión para exponernos unos a otros las dificultades que encontramos en la práctica y aconsejarnos unos a otros. En la página principal y en la página lista de los textos utilizados en todas las reuniones puedes leer los textos que hemos leído en las reuniones previas.

Si estas interesado en venir, en el calendario de eventos puedes ver las próximas reuniones programadas. No hace falta que nos avises, puedes ir directamente y serás bien recibido. Si tienes alguna consulta o quieres ponerte en contacto con nosotros, puedes escribir un correo a la dirección:  oraciondelcorazonblog@gmail.com .

Aquí grupo hesicasta de Oración de Jesús de la parroquia Virgen de La Candelaria de Madrid.

Grupos de oración y espiritualidad

Un criterio para discernir

La imagen es de Cathopic

«… _ Esta experiencia que acabo de pasar me ha enseñado – dijo Rufino – qué fácil es hacerse ilusión sobre uno mismo. Y cómo se puede, sin ninguna vergüenza, tomar por inspiración del Señor lo que no es más que un impulso de nuestra naturaleza.

_ Sí, la ilusión es muy fácil – dijo Francisco – Por eso es tan frecuente. Hay, sin embargo, una señal que permite desenmascararla con toda seguridad.

_ ¿Cuál? – preguntó Rufino.

_ La turbación del alma – respondió Francisco -. Cuando un agua se pone turbia, es claro que no es muy pura. Pasa lo mismo en el hombre. Un hombre a quién invade la turbación deja ver que la fuente de inspiración de sus actos no es pura, esta mezclada. Este hombre está empujado por algo distinto del espíritu del Señor. Mientras que un hombre tiene todo lo que desea, no puede saber si es verdaderamente el espíritu de Dios el que lo conduce.

Es tan fácil elevar sus vicios a la altura de virtudes, y buscarse a sí mismo bajo apariencia de fines nobles y desinteresados. Y eso con la mayor inconsciencia. Pero cuando llega la ocasión en que el hombre que así se miente a sí mismo se ve contradicho y contrariado, entonces cae la máscara. Se turba y se irrita. Detrás del hombre «espiritual», que no era más que un personaje prestado, aparece el hombre «carnal». Vivo, con todas sus uñas, defendiéndose. Esa turbación y agresividad revelan que el hombre es llevado por otras fuerzas que no son las del espíritu del Señor».

Del libro «Sabiduría de un pobre» de Éloi Leclerc – Extraído de Pag 80/81 de la edición de «Encuentro» en Madrid 2018

Enlaces de hoy:

Preparando el curso sobre Mística cristiana (Vídeo en Youtube)

La búsqueda y el método de la auto atención (Audio en Youtube)

¿Quién soy?

Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy? Soy la nada. Todo lo que poseo, el ser, la vida, el entendimiento, la voluntad, la memoria, todo me lo ha dado Dios, luego todo pertenece a él. Hace simplemente veinte años existía ya todo lo que me rodea: el sol, la luna, las estrellas, los montes, los mares, los desiertos, los animales, las plantas, los hombres; en el mundo las cosas se movían ordenadamente bajo los ojos vigilantes de la divina Providencia. ¿Y yo? Yo no existía. Todo seguía su curso sin mí, nadie pensaba en mí, nadie podía hacerse una idea de mí, ni siquiera en sueños, pues no existía.

Dios mío, en un rasgo inefable de tu amor, tú que existes desde el principio y antes de los siglos, tú me sacaste de mi nada, me comunicaste el ser, la vida, el alma, en un palabra, todas las facultades del cuerpo y del espíritu; tú abriste mis pupilas a esta luz que irradia sus fulgores en torno mío, tú me creaste. Por tanto, tú eres mi dueño y yo soy tu criatura. Nada soy sin ti, y por ti soy todo lo que soy. Sin ti nada puedo; es más, si tú no me sostuvieras en cada instante, volvería al sitio de donde salí, a la nada. Esto es lo que soy. […] Dios me ha creado; y, sin embargo, él no tenía necesidad de mí; y el orden del nuevo universo, el ambiente que me rodea, es decir, todo existiría exactamente lo mismo sin necesidad de mí.

¿Por qué, pues, me creo tan necesario en este mundo? ¿Qué soy sino una hormiga, un granito de arena? ¿Por qué, pues, me considero tan grande ante mí mismo? Soberbia, orgullo, amor propio. ¿Para qué estoy en este mundo? Para servir a Dios. Él es mi dueño absoluto porque me ha creado, porque me conserva el ser, luego soy su siervo. Por tanto, mi vida debe estar enteramente consagrada a él, a cumplir su voluntad; enteramente y para siempre.

Juan XXIII. Diario del alma

¡Gracias Luis por acercarnos el texto!

Calendario del Santo Nombre

Películas que inspiran

La actitud necesaria

La imagen es de Cathopic

Todo lo que ocurre, asumido de cierto modo, puede servirnos para alimentar y fortalecer el espíritu. Mientras más fuerte el espíritu más nos sentimos unidos a Dios y percibimos la fuerza de la gracia actuando en y a través de nosotros. Esa actitud necesaria consiste simplemente en unir la atención al momento presente con el servicio a Dios. Es decir fundir la atención con la intención amorosa.

Cuando atravieso los distintos escenarios que me va presentando la jornada, atento a mi propia presencia, me hago dueño de mi comportamiento y puedo dirigir los contenidos de mi mente. Enfocamos entonces toda nuestra fuerza vital en el recuerdo de Dios y en actuar conforme a Él agradaría. El signo de los acontecimientos pierde peso, porque lo que importa es el modo en que respondo a ellos. Siguen apareciendo preferencias y surgen los deseos múltiples; pero la lupa de mi atención se concentra en responder a la voluntad de Dios del mejor modo posible.

Como dice el Padre Caussade en el Tratado del Santo Abandono… nuestra pregunta tiene que ser: «Señor, ¿qué quieres que haga?» Este emplazamiento es un criterio inequívoco. Nos permite trazar la frontera claramente para guiar lo que hacemos. Pero para esto hay que dejar la mente de lado, hay que situarse en en el corazón; en esa calidez que es suave y acogedora pero firme y resuelta al mismo tiempo. Como contestar a alguien, como realizar tal tarea, como comer, mirar, caminar, respirar; de que modo voy a estarme siendo… se nos muestran claramente a la luz del propósito único de servir a Dios.

Cuando distraídos desatendemos, vivimos medio adormilados y estas cuestiones se nos escapan; quedamos a merced de los vientos variables del cuerpo, la mente y el mundo. Hay una atención que no es tensa ni forzada, que nace de una actitud confiada en la divina providencia. En esta entrega hay frescura renovada y vitalidad tranquila; nos dirigimos ciertos hacia la fortaleza inexpugnable, al sitio aquel de la oración incesante.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

Encuentro de hermanas/os del Santo Nombre con Pablo D’Ors

Hacia la contemplación

Unificarse

La foto es de Cathopic

¿Cómo unificarse? ¿Cómo dejar de estar fragmentado en distintas facetas contradictorias? ¿Cómo ser auténtico en el pleno sentido de la palabra como se mencionaba días atrás?

La llave que abre la puerta a la unidad se llama renuncia. Pero no como se la suele entender habitualmente. La renuncia de la que hablamos es ganancia, no pérdida; deja en la plenitud no en la carencia. La desposesión voluntaria de todo lo que no me lleva a lo esencial, es fundamento de una nueva libertad. Si quiero elevarme debo dejar lastres, todos los pesos que me retienen al suelo, que me agobian. A nadie le cuesta dejar lo que se percibe como una carga inútil. El problema para renunciar es que vemos a los lastres como cosas o situaciones beneficiosas.

De tan acostumbrados a la falta de plenitud interior, nos hicimos adictos al bienestar a través de intermediarios. A través de una cosa, de un nuevo objeto; de una comida, de una persona, de un viaje, de una actividad determinada o de ciertas situaciones… y por supuesto no están mal las cosas, ni las personas, ni los viajes, ni nada en particular; sino el uso analgésico que les damos. Vivimos buscando anestesia en lugar de curación. Presurosos y entretenidos entre afanes diversos dormitamos en vez de vivir. Y aún lo frenético se hace en una especie de sonambulismo que pretende pasar de una cosa a otra todo el tiempo. Nos quedamos esclavos de una voracidad que nos domina.

¿Adonde vamos? ¿Adonde voy tan de prisa? ¿Qué desespero de alcanzar? Y.. ¿qué creo que aquello me dará? No hay nada que pueda darnos algo sino tenemos el recipiente para recibirlo. Ese recipiente es la presencia atenta al instante que busca a Dios en todo. ¡Nos cuesta tanto convencernos! Pero viene a suceder que para estar presente en cada momento necesitamos liberarnos de muchas pasiones o deseos que nos esclavizan. No puedo orar profundamente o meditar, ni hacer nada de verdad, si soy un manojo de apetencias y deseos apremiantes.

Aunque no le guste a nuestra mente, no se puede comer el pan y la torta, uno queda indigestado. No se puede servir a dos señores sin vivir en conflicto. No hay que buscarle más vueltas al asunto: Sin renuncia no hay libertad. Imagina a veinte corredores en pos de la meta para alcanzar un premio. ¿Quién es libre? El que corre sin interesarse por la copa, ni por el puesto que ocupará al final; el que lo hace por el gusto mismo de correr. ¿Quiero las cosas del cielo o quiero la añadidura? ¿Las dos cosas? No es posible. Si vivimos para lo secundario nuestro espíritu se abruma y queda oscurecido de tantas agitaciones vanas.

¿Qué hacer? Me parece aclararme a veces pero me vuelvo a confundir.

Buscar la coherencia, aunque nos cueste y nos lleve tiempo. Es decir, hacer lo que sabemos y sentimos que debemos hacer. Elegir la vida a la que nos sentimos llamados. Aunque tengamos temores e inseguridades. Si en nuestra secreta y silenciosa intimidad nos preguntamos: De todas estas opciones… ¿Cuál es la que Dios me pide? Aparece indubitable un camino iluminado que contrasta con los demás. Al punto la mente lo cubrirá de objeciones e impedimentos varios. Ahí se define el signo de nuestra vida; en ese juego eterno entre lo sagrado y lo profano.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Este martes 16 de noviembre a las 15 hs. de Argentina, 19 hs. de España y equivalentes, nos visita nuevamente el Padre Pablo D’Ors. Nos brindará una breve exposición sobre el tema del Monacato secular y luego podremos formular preguntas. Los esperamos en el siguiente enlace habitual:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Enlaces de hoy:

Homilía del domingo del Padre José

identidad y misión

La actitud de oración continua

del intercambio en la reunión mensual pasada*

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús; les dejamos aquí el vídeo de la primera parte de la reunión mensual de intercambio del pasado sábado y una síntesis por escrito de lo visto en las respectivas salas que se compartió luego y no pudimos grabar. Gracias a todos por un hermoso encuentro y la actitud fraterna y abierta al compartir.

1 . «En lo cotidiano está la presencia de Dios, no hace falta ver milagros, sino percatarse de su presencia en cada cosa de una forma dulce y normal. La Presencia cambia el ser del día, como lo haces y con qué sentido lo haces es totalmente diferente. Esto hace que el corazón esté tranquilo. Sientes el corazón amarrado a la mente, en el buen sentido, para que la mente no se vaya en preocupaciones, divagaciones, miedos. Jesús no te quita nada de esto pero hace que estés unificado y que puedas encarar las dificultades con paz en el corazón. La Presencia divina trasciende la perspectiva meramente ética e intelectual. Es un alimento el que supone la oración que hace que participemos en algo físico, pues en el entorno está la Presencia, está en todo y puedes comunicarte con ella.

Cuando estamos en la presencia Dios nos toma y obra por nosotros. Nuestros actos no son nuestros sino una colaboración entre ambos. La actitud de oración continua supone un abandono en su voluntad y una confianza que marca el sentido de la vida. La entrega a la voluntad de Dios hace que le veamos en todas las personas. Especialmente, ha bendecido a los pobres, que confían en su Providencia. Se encuentra también la presencia en la iglesia, en las miradas de los que nos rodean, hasta entre los pucheros anda el Señor como decía Santa Teresa. Como modelo, la figura de María, que nos orienta en la búsqueda de esta santidad sencilla, que estamos llamados a transmitir y a vivir. (Sara compartió lo de este grupo)

2. Los cuatro integrantes nos presentamos y encontramos similitudes de recorridos, experiencias de vida y hasta de edad. Fuimos aportando cada uno, desde su experiencia, cómo la búsqueda de experiencia monástica nos fue llevando hasta La Oración de Jesús. Compartimos experiencias de meditación en otras tradiciones y reconocemos haber encontrado en nuestra tradición orante la síntesis de todos estos recorridos. Pensamos y dijimos: es una búsqueda que no ha cesado. Es un encuentro entre Oriente y Occidente, con unicidad de criterios.

Sentimos que es el Uno el que nos convoca. Nos hemos emocionado por esta convocatoria y la celebramos en nuestra vida cotidiana. Nos sentimos verdaderamente amados hijos de Dios. En la madurez, hemos encontrado la contemplación en nuestra vida cotidiana. Nos gustaría aprender más sobre los sacramentos y su significado ya que estamos resignificando las prácticas litúrgicas aprendidas en nuestra infancia y juventud (Adoración al Santísimo, Confesión, etc.) Estamos agradecidos y felices de haber encontrado el Blog El Santo Nombre, y destacamos el impacto que ha tenido este encuentro para nuestra vida espiritual. Esta es una síntesis mínima, que no podría expresar la emoción y felicidad que sentimos los participantes. (Silvia compartió lo de este grupo)

3. A la primera pregunta: Lo reconocemos si estamos en nuestro centro; si nos olvidamos del ego y dejamos de mirarnos a nosotros mismos. Desde la fe vemos la huella de Dios, vivimos en fe. Hay que estar atentos y perseverantes. Lo reconocemos en el silencio y ahí nos damos cuenta que hay calor, amparo y paz en nuestras vidas. Es decir, en una atenta y amorosa presencia. A la segunda pregunta: los sacramentos como anclaje, bastón y compromiso que nos ayudan a afianzar en la fe. Compromiso, gratitud y gracia, que de esta última no hemos hecho nada para merecerla. Hay que ser agradecidos y gratos . Hay un parar, un observar y un seguir . A la tercera: las prisas, el egoísmo, el automatismo. Añorar el pasado, proyectar el futuro y olvidarnos de vivir el aquí y ahora. Cuarta : simplicidad como aporte – un total abandono en las manos de Dios. (Soledad compartió lo de este grupo en la reunión)

4. En el transcurso de la vida cada uno ha sido bendecido con la oportunidad de descubrir la riqueza de la oración del Nombre de Jesús y de ampliar estos conocimientos y prácticas a través de las enseñanzas encontradas en el blog del Santo Nombre y de los encuentros comunitarios. Esta espiritualidad, tan antigua en la Iglesia, nos permite ir adaptando, cambiando y modificando nuestras vidas de tal manera de vivir en presencia de Dios. Que si bien es cierto, en ocasiones percibimos esta presencia con nuestros sentidos, es mucho más que ello. Se trata de adentrarnos en la ermita de nosotros mismos procurando silenciar los ruidos y distracciones exteriores e interiores que nos hacen perder la atención. Una de las claves para vivir en la presencia de Dios es la búsqueda del silencio, la confianza absoluta en la providencia de Dios y la sacramentalidad de lo cotidiano. (Mariaelisa compartió lo de este grupo)

5. Han surgido dificultades grandes en la familia y con las personas y en medio de ellas se descubre que los demás no son enemigos sino que ellas (las personas) vienen de Dios y que son instrumentos de la gracia. Ha surgido sorprendentemente una actitud nueva que quiere que se «desangre el hombre viejo», el deseo de abandonarlo. Se descubre el contento en medio del sufrimiento. Se descubre que es Cristo actuando en nosotros». (Mario compartió lo de este grupo)

* Las reuniones de intercambio en el blog se realizan los primeros sábados de cada mes a las 16 hs. de Argentina, 20 hs. de España y equivalentes; en el mismo enlace de las oraciones.

El próximo martes 16 de noviembre a las 15 hs. de Argentina y 19 hs. de España, nos visitará nuevamente el padre Pablo D’Ors, quién expondrá brevemente sobre el tema del Monacato secular y podremos luego formular las preguntas que tengamos. Usaremos el mismo enlace que habitualmente, para las reuniones y oraciones. Están invitados. Un abrazo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Enlaces de hoy:

Mujeres en busca del Amado

«Lo que llamamos aprendizaje es recordar…»

La vida de la gracia

«La gracia de Dios, manifestándose al hombre en su primer despertar espiritual y visitándolo luego durante todo el tiempo de su conversión, lo separa en dos. Le hace tomar conciencia de una dualidad en sí mismo y le enseña a distinguir entre lo que está contra su naturaleza y lo que debería serle natural. De ese modo le inspira la voluntad de rechazar todo lo que está contra su naturaleza, de modo que su verdadero ser, creado a la imagen de Dios, salga a la luz…

Todas las otras partes de su ser son todavía prisioneras, no pueden ni quieren obedecer a las exigencias de la vida nueva, sino que continúa pensando como anteriormente. Lo mismo sucede con el cuerpo y todas sus funciones. El hombre es todavía, por consiguiente, enteramente impuro, salvo en ese punto único que constituye en él el poder consciente de elegir libremente, en su interior, y que llamamos el espíritu.

Dios, que es la pureza misma, solo entra en comunicación con esta parte única, mientras todas las otras, todavía impuras le son extrañas y permanecen fuera de esta comunión. Dios está siempre listo para unirse al hombre todo entero, pero no lo hace porque el hombre es impuro. Tan pronto el hombre está enteramente purificado, Dios le hace sentir que lo habita íntegramente».

Fragmentos de Págs. 117 y 118 del cap. «La gracia de Dios separa al hombre en dos» en «El arte de la oración» de Teófano, el Recluso. Ed.Lumen 2005 (Buenos Aires – México)

Nuestra vocación

Dos audios sobre la mística de Nicolás de Cusa – primerosegundo

Lecturas de Filocalía

La audacia de la entrega

La foto es de Victor Rocha

Volver a fundarse en el propósito de vida. No dejar que las inercias dobleguen las intenciones profundas. Cada semana es una oportunidad de pasar la página e iniciar una nueva; con ese gusto que teníamos cuando niños y nos tocaba empezar un cuaderno impecable. Que deseo de ser prolijos, ordenados… de hacer las cosas bien. ¿No es verdad? Qué lástima cuando se nos corría la tinta o ya teníamos varios borrones que opacaban la limpieza de la hoja.

Cada semana, cada día y hasta cada actividad, momento a momento, pueden ser ocasión para recrear el ímpetu y llamar de regreso al coraje. Inspirar profundo y pedir la audacia de la entrega total, de ese abandono libre de cuidados que en realidad es atención pura. Las grandes epopeyas o las sagas legendarias no solo están en las super producciones de Hollywood. Hay toda una épica personal en cada vida humana que pasa desapercibida, incluso para nosotros mismos.

Lo que hacemos tiene mucho más significado del que aparece en la superficie de una mirada rápida. Existen pequeñas victorias entretejidas en el cotidiano de la vida de todos y muy dignas derrotas que hubieran querido incorporar a su repertorio los antiguos juglares. ¡Es tan extraordinario el ser humano! En los distintos escenarios que nos toca atravesar se encuentran apenas velados los misterios de Dios. Invocar a Cristo sin cesar, alimentando la calidez del corazón; preservar el tesoro que llevamos dentro, esa luz que todo lo sacraliza.

Reconciliarnos con lo hecho, asimilar las lecciones, cultivar una fe indómita. La vida nunca es mediocre cuando la vivimos despiertos. Dejando atrás cualquier caída, anclados al momento presente, usemos la semana para invocar ininterrumpidamente a Jesús con un deseo lleno de dulzura y alegría.* Ese es nuestro oficio permanente, la profesión perpetua.

elsantonombre.org

* Esta frase en negrita pertenece a Hesiquio Higúmeno, del párrafo 91 en el «Discurso para las eminencias máximas…» pág. 248 vol. primero de Filocalía (Ed. Lumen)

Enlaces de hoy: un post y un libro:

¿Cómo es ser peregrina/o en tiempos modernos?

Aquí para ir al blog

Dos párrafos e invitación

imagen de Cathopic

La custodia del intelecto

«Permanece cerca de tu corazón, cuidando tus sentidos: si vive en paz contigo el recuerdo de Dios, podrás sorprender a los ladrones que tratan de depredarlo. El que examine con exactitud sus pensamientos, reconocerá a aquellos que están por entrar y contaminarlos. Estos perturban el intelecto tratando de distraerlo y de arrastrarlo hacia el ocio. Los hombres que reconocen su malicia, permanecen imperturbables, rezando al Señor.

El monje… como un verdadero remero debe cruzar el oleaje guiado por la gracia, sin apartarse de la vía y cuidando solamente de sí mismo, y debe -con recogimiento- hablar con Dios con un pensamiento no distraído y el intelecto simple… El momento actual exige de nosotros la oración, así como los vientos, el gran oleaje y la tempestad exigen la presencia de un remero experimentado…

de Isaías, el Anacoreta; «La custodia del intelecto» en Filocalía – Vol. primero página 94 – Ed. Lumen

Hermanas y hermanos en Cristo Jesús: Los invitamos a un encuentro de intercambio y oración, el próximo sábado 6 de Noviembre a las 16 hs. de Argentina, 20 hs. de España y demás horarios equivalentes. Allí probaremos una nueva modalidad para los encuentros que puede favorecer el intercambio en torno a un eje temático y la cercanía de lo que se comparta. El enlace de ingreso es el mismo que para los momentos de oración:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Enlaces de hoy:

Bienaventurado

Vive en Cristo

Seminario profundización de amigos del desierto

Formosa (Argentina) silvanatrevizan@gmail.com

Celular: 3704689625 – Reuniones Lunes 20 hs.

Oremos

Asís, Perusa, Italia (de Moisés Becerra)
¿Dónde estabas cuando yo fundaba la tierra? Indícalo si eres capaz de entender.
¿Has mandado una vez en tu vida a la mañana, les has indicado su puesto a la aurora…?

(Job 38, 4 – 38, 12)

¿Qué es la oración?*

La sustancia misma de la vida. La creación entera en su regreso al origen, es un modo universal de oración. Todo esta regresando al Padre y cada partícula y criatura por más pequeña que parezca, hace oración cuando desarrolla su impronta; ese particularísimo modo de ser las cosas distintas de las otras. La diversidad cobra sentido al buscar la unidad y esta búsqueda subyace a todos los movimientos, a todos los hechos y aconteceres, a todo el irse dando la vida en sus innumerables formas. Nuestra propia vida ya es oración. El proceso de elevación espiritual y vuelta al hogar es, en todo caso, un modo de hacernos conscientes de que oramos continuamente.

Hace oración el pobre cuando busca saciar sus extremas carencias y el rico cuando busca un nuevo objeto que le anestesie su vacío. Hace oración el creyente cuando cree y el ateo al negarse a creer. La semilla al despuntar el tallo, la flor al florecer y también al marchitar. De la mañana a la noche, todo es oración sin interrupción. Oran los bebés al llorar y las madres al consolar y rezan los astros cuando danzan en sus órbitas y las estrellas al morir. En cierto modo, podríamos decir; que el universo es un templo infinito cuyo sagrario se encuentra escondido en la esencia de cada ser. O también, que todo entona con su particular modo el Santo Nombre de Dios.

Bueno, ¿pero nuestra oración personal o la oración comunitaria o eclesial?

Es el modo en que aceptamos la primacía absoluta de Dios y nos vamos haciendo conscientes de ser hijos muy amados. Nos damos cuenta de quienes somos, de donde estamos y del sentido profundo de la vida. Nos reconocemos carentes de plenitud, viviendo en el exilio y advertimos que peregrinamos desde el día en que nacimos, hacia la patria verdadera. El sentirnos solos, separados, angustiados, inquietos o preocupados y un largo etcétera, nos pone de relieve la condición caída. Ese olvido ancestral de la gloria que portamos. Ese aliento que nos fue insuflado y que nos convirtió en seres vivientes. (Gen 2, 7) Los diferentes modos de oración son modos de caminar hacia ese reencuentro.

Vivir en oración es el más pleno ejercicio de nuestra libertad. Es decir, vivir en el reconocimiento de nuestra absoluta dependencia de la divina providencia. Sumarnos con todas las fuerzas a este designio que se nos revela en cada instante, es caminar por el sendero recto; un camino fácil donde nos dejamos llevar y depositamos las cargas en Cristo. (Mateo 11, 30) En este sentido, cada repetición de La oración de Jesús o de la forma personal de oración; desaloja algo de nuestra voluntad caída o maquinal y permite la impresión en el alma de lo que Dios quiere de nosotros. En realidad, cada oración que hacemos es el modo en que Dios nos llama de regreso. (Juan 15, 16)

elsantonombre.org

*Este mes de noviembre 2021, si Dios quiere, lo dedicaremos al tema de la oración y de la esencia de las comunidades cristianas.

Hoy, dos audios y un aviso:

«Verle es verte» – Sobre Nicolás de Cusa (Audio en Youtube)

«Las experiencias extáticas en San Agustín» (Audio en Youtube)

Hermanas/os en Cristo Jesús: Este mes de noviembre los momentos de oración se llevan a cabo a las 7, 16:30 y 22 horas de Argentina; 11, 20:30 y 2 horas de España y equivalentes. El enlace es el habitual aquí:

https://us02web.zoom.us/j/88619724529