El piloto de nuestra vida

Dicen que el virus del COV-19 penetra hasta el fondo del pulmón y bloquea todo el proceso respiratorio, de manera que endurece los alvéolos, empobreciendo la capacidad de que el oxígeno fluya y llegue al corazón.

Estos días me estoy dando cuenta de que, pese a ser una persona de fe, de oración (con matices), de practicar los actos de piedad y asistencia periódica a los sacramentos, de estar en grupos parroquiales y activa militancia durante muchos años en Cursillos de Cristiandad, y diversas parroquias, no he llegado a ese estado que definía el Papa en su oración por la pandemia.

Tener fe no es creer que Jesús existió, que vino enviado por el Padre. Tener fe es confiar en que Él es el piloto de nuestra vida, que todo es para bien. Ser creyente es estar imbuido del espíritu de Jesús, ser cauces del amor de Dios. Estar infectado de ese espíritu de forma que a nuestro alrededor florezcan sus frutos. Contra el virus de esta pandemia, intentamos poner muchas barreras, guantes, mascarillas, batas o pijamas aislantes, las pantallas de metacrilato, para que no nos infecte. También ponemos muchas barreras, a veces inconscientes, a veces mediatizadas por la costumbre de una sociedad que cada vez se aparta más de lo que vivifica, barreras que hacen que nos sintamos como reza la secuencia de Pentecostés: “mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro”.

Por eso quiero infectarme de ese Espíritu, que entre hasta el fondo de mi alma, y me transforme. Que, a través de mis torpes acciones, sea cauce de regar la tierra en sequía, de sanar el corazón enfermo, de lavar las manchas, de infundir calor de vida en el hielo de los que me rodean. Así donde haya odio, podré poner amor, donde ofensa, perdón, dónde tristeza alegría.

Del original “Quiero infectarme” de Antonio Gutiérrez Blanco

Misa de hoy, viernes de la 5° semana de Cuaresma

San Clemente de Alejandría

5 Comments on “El piloto de nuestra vida

  1. Igualmente, me alegro de que hayas llegado. El Espíritu que todo lo hace nuevo, renueva fe, esperanza y amistad. Dirige nuestra vida y nos acompaña. Animo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola hermanos,
    Hoy repetía tal y como vosotros me estáis enseñando “JESUCRISTO, HIJO DE DIOS Y SALVADOR NUESTRO”, que me gusta porque es una oración trinitaria, en la que cada nombre de Jesús hace referencia a una Persona Divina (Esto lo he aprendido en los Evangelios, donde suelen sucederse juntos varios nombres de Jesús que aluden a cada Persona Trinitaria, ya lo habréis comprobado).
    El caso es que le preguntaba a Nuestra Madre qué canción podría acompañar esta oración, teniendo en cuenta que ya nos sumergimos de lleno en la Semana Santa, días tan importantes para el Señor y no son dias para cantar cualquier cosa, pues el Corazón de Nuestro Señor está listo para padecer mucho hasta morir.
    Entonces he empezado a usar esta canción, que se está convirtiendo en una especie de himno para los hispanoparlantes y cuyos beneficios INTEGROS van a Cáritas:

    Es precioso contemplar el joven Corazón de Nuestro Señor a través de esta canción. Sentir parte de sus sentimientos y deseos a través de su letra y apasionada interpretación.
    Él va a por todas ahora que se acerca la culminación del Proyecto de Salvación. Él resistirá lo que está por venir, lo que vivirá a partir de hoy mismo. Lo resistirá por Amor obediente a su Padre, lo resistirá por Amor fiel a cada uno de nosotros, lo resistirá para enviar al mundo su Santo Espíritu: Jesucristo Salvador aguantará como el junco, pagará por nosotros la factura de nuestra redención, vivirá angustia y tinieblas, en su moneda saldrá la Cruz, sentirá la Gran Soledad, resistirá para llegar hasta el final y para que Él y nosotros sigamos viviendo después de la muerte una Vida de Resucitados.
    Os lo comparto porque a mi me está sirviendo para estar más cerca de Nuestro Señor, tanto si la oigo como si la canto como con Él, y encima colaboro con Cáritas.
    FELIZ Y SANTA SEMANA!

    Me gusta

  3. Me gusta mucho el artículo, sobre todo esa idea de dejarnos infectar del Espíritu Santo. Gracias por compartir.

    Me gusta

  4. Este texto ha llegado aquí por casualidad (causalidad solía decir un amigo mio). Surgió intentado expresar como me siento por dentro tras reflexionar sobre la homilía de SS el Papa en la oración de la pza de s.Pedro.

    Le gusta a 2 personas

    • Gracias Antonio, es un texto muy claro y va al punto. Me sumo al deseo de ser inundados por el Espíritu. Dios nos ayude a ser coherentes en el cotidiano con los impulsos de la gracia. Cristo te cuide y bienvenido al blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: