El fuego sagrado

Grafía de “El Peregrino ruso”

El Papa ha pronunciado este miércoles la penúltima de las catequesis que pronunciará sobre la oración durante la Audiencia General, y en esta ocasión ha querido centrarse en la “perseverancia al rezar”.

Para ello, empezó citando un clásico sobre la oración. “El itinerario espiritual del Peregrino ruso empieza cuando se encuentra con una frase de san Pablo en la primera carta a los Tesalonicenses: ‘Orad constantemente. En todo dad gracias’ (5,17-18). La palabra del Apóstol toca a ese hombre y él se pregunta cómo es posible rezar sin interrupción, dado que nuestra vida está fragmentada en muchos momentos diferentes, que no siempre hacen posible la concentración. De este interrogante empieza su búsqueda, que lo conducirá a descubrir la llamada oración del corazón. Esta consiste en repetir con fe: “¡Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí pecador!’”.

Francisco recordó que aquella era “una oración sencilla, pero muy bonita. Una oración que, poco a poco, se adapta al ritmo de la respiración y se extiende a toda la jornada. De hecho, la respiración no cesa nunca, ni siquiera mientras dormimos; y la oración es la respiración de la vida”. De este modo, el Santo Padre recalcó que el Catecismo ofrece “citas bellísimas” para ayudar a “custodiar siempre un estado de oración”.

“Afirma el monje Evagrio Póntico: ‘No nos ha sido prescrito trabajar, vigilar y ayunar constantemente —no, esto no se nos ha pedido— pero sí tenemos una ley que nos manda orar sin cesar’ (n. 2742). El corazón en oración. Hay por tanto un ardor en la vida cristiana, que nunca debe faltar. Es un poco como ese fuego sagrado que se custodiaba en los templos antiguos, que ardía sin interrupción y que los sacerdotes tenían la tarea de mantener alimentado. Así es: debe haber un fuego sagrado también en nosotros, que arda en continuación y que nada pueda apagar. Y no es fácil, pero debe ser así”, indicó el Papa en la catequesis.

Por su parte, San Juan Crisóstomo afirmaba: “Conviene que el hombre ore atentamente, bien estando en la plaza o mientras da un paseo: igualmente el que está sentado ante su mesa de trabajo o el que dedica su tiempo a otras labores, que levante su alma a Dios… Por tanto, -insiste Francisco- “la oración es una especie de pentagrama musical, donde nosotros colocamos la melodía de nuestra vida. No es contraria a la laboriosidad cotidiana, no entra en contradicción con las muchas pequeñas obligaciones y encuentros, si acaso es el lugar donde toda acción encuentra su sentido, su porqué y su paz…”

Por ello, antes de concluir, Francisco animó a repetir durante el día esta sencilla oración: “Señor Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí pecador”.

Lee el texto completo en “Religión en libertad”

Queridas hermanas/os, un día 9 de junio como hoy pero del año 2009, se hacía la primera publicación en “Hesiquía” blog, hoy centralizado en este blog, pero que continúa activo periódicamente como complemento de lo aquí publicado. Damos gracias a Dios por aquel impulso inicial y a todos aquellos que a lo largo del tiempo han alentado y ayudado de muy diferentes maneras. Nos alegra mucho que desde la cabeza de la Iglesia se aliente la práctica de la oración de Jesús; un gran regalo del Espíritu para todos los cristianos sin distinción. Un abrazo fraterno agradecido, invocando el Santo Nombre de Jesús.

6 Comments on “El fuego sagrado

  1. Felicidades Mario y muchas gracias por todo tu esfuerzo. Cuantos momentos he buscado en soledad el alimento de los textos que esponjaban en Alma.
    Es entrañable saber que vamos caminando de la mano de tantos escritos que nos muestran de manera asombrosa la sabiduría del corazón.
    Un abrazo entrañable.

    Me gusta

  2. Feliz cumpleaños. Y un buen regalo el del Papa que nos impulsa a orar sin cesar. Realmente es un gran regalo este de la oración sin cesar, que Dios no niega a nadie. Le damos gracias, como por igual a todos los que lo difunden, entre los que destacan: hesiquia blog, comprendido ya en: El santo nombre, que es un poco como nuestra casa o templo, es decir: lugar de contemplación y en donde en algún momento hemos recuperado el centro, el medio o lugar mas peculiar que todos tenemos y que hemos de mantener mediante la atención o meditación. Enhorabuena y que cumpla muchos más.

    Me gusta

  3. Pingback: Entre la Fe y la Razón | Hesiquía blog

  4. Gracias por todo lo brindado en estos años.
    En uno de los momentos más difíciles de mi vida, y estando en manos del Señor, como un regalo, se me presenta aquí la oracion del corazón. …Cuando más lo necesitaba leo “el premio de buscar a Dios radica en la propia busqueda” y ahí me quedo.
    Abrazo en Cristo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: