No resistirse

Respirando… inhalando y exhalando junto a la invocación, sentí como algo se “quemaba” en mí dando luz al alma entera. El fulgor le viene de un madero antiguo, ensangrentado, ardor intacto de un acto de amor divino.

Extraído de “No resistencia” en “Desde la ermita” en Hesiquía blog

A %d blogueros les gusta esto: