Lo único necesario

Hay tantas cosas que manejar, que corregir, que planificar…

No es así en realidad. Lo único que hay que hacer es tratar de concentrarse en la adquisición del hábito de la oración continua, en nuestro caso la repetición de La oración de Jesús. El cuerpo y la mente trabajan muy bien por si solos en el cumplimiento de nuestros deberes y tareas si dejamos los pensamientos a un lado y nos centramos en la oración.

Cuando hacemos esto, solo surgen pensamientos funcionales que tienen que ver con las tareas a las que nos abocamos, son pertinentes a la acción y no obstaculizan. En cambio, cuando estamos con la atención puesta en “el relato” sobre nosotros mismos, en esa divagación constante de los pensamientos acerca de lo que pasó, lo que pasará, lo que deseamos y las dificultades para ello etc. etc.; en definitiva, cuando nos sumergimos en ese universo en el cual nuestra idea de nosotros mismos es el centro en torno al cual todas las galaxias giran y a lo cual todo se remite, quedamos presos del ego y esclavos de las apetencias.

Más allá de los progresos en la búsqueda de la oración incesante, nuestra intención de orar en forma ininterrumpida es el único baluarte en el que podemos apoyarnos. Mantener esta intención y llevarla a la acción lo mejor que podamos es todo lo que tenemos. Apenas despertamos en la mañana, vienen los pensamientos e imágenes en torno a nuestra imagen de nosotros mismos, a ese constante centro de referencia universal que se basa en lo que nos gusta y lo que nos disgusta, lo que deseamos y lo que rechazamos y si nos dejamos llevar empezamos una fatigosa tarea: la de adecuar lo que va ocurriendo a lo que pretendemos y esto es imposible.

Los hechos y las cosas se desenvuelven según la voluntad de Dios y no según la mezquina búsqueda personal del placer. Menos mal que es así, no sabemos lo que nos conviene. El designio divino es el bien puro en acción y todo es para bien. Solemos darnos cuenta de esto mucho tiempo después de los sucesos, pero en algún momento nos convencemos que siempre la voluntad de Dios es mejor que nuestro parecer. Hay que abandonarse en Dios, obrar con la confianza de los hijos ante un padre/madre benevolente, descansar en una misericordia infinita que nada puede doblegar o apagar.

Pero entonces, ¿qué debo hacer?

Cada vez que te descubras siguiendo con tu atención las divagaciones de la mente, sean las que sean, volver a la oración interior, a la oración de Jesús o la que sea de tu agrado. Así de simple y sencillo, contundente. Verás que aparece una resistencia, un deseo de seguir los pensamientos sobre esto y aquello, nos da la impresión de que al “pensar” controlamos y manejamos lo que ocurrirá. Esto no es verdad. Los pensamientos van y vienen, haciendo la digestión de las vivencias según leyes propias del psiquismo. A nadie se le ocurre prestar atención a los sonidos y movimientos que se producen en el estómago y los intestinos cuando procesan los alimentos. Este es un proceso que se deja a su propia suerte porque sabemos que no podemos controlar dichas funciones.

Pero con los pensamientos sucede que los identificamos como nuestra propia voz y entonces les damos crédito, les asignamos el valor de etiquetar y juzgar lo que ocurre, cuando no son más que la cacofonía que produce la digestión de las experiencias múltiples que los acontecimientos han producido. Pero esto es muy difícil de aceptar, tenemos muchos años de educación en sentido contrario. Se produce una inmediata rebelión contra esto. Pero volviendo a tu pregunta: lo único que debes hacer es volver a la oración. Es una amorosa persistencia. Una reiteración del amor y la entrega a Dios, a Su presencia y voluntad. Cada vez que repites La oración de Jesús en realidad estás diciendo que aceptas que nada sabes, que nada puedes y que te abandonas en Aquél a quién todo lo debes y que ha hecho todo lo que conoces y no conoces.

Anteponer la oración del corazón a la divagación mental es un acto de aceptación del no saber, es incorporar “la docta ignorancia” que magistralmente Nicolás de Cusa reseñara en sus escritos. Un náufrago, a la deriva en alta mar, que ha perdido su bote y su salvavidas, al encontrar un madero se aferra a él y no lo soltará jamás, sabedor de que es su única esperanza. La oración continua, esa apelación constante a lo que sabemos nos abarca, es lo único que tenemos, la verdadera libertad.

Textos propios del blog (de libro en preparación)

Dos enlaces:

El valor de la lentitud

Nuestra verdadera patria

3 Comments on “Lo único necesario

  1. Así es María, la mente tiende a generar complicaciones que no sirven a ningún propósito. Lo mejor es entregarse a la oración, sabiendo que dependemos de la gracia y de nuestra apertura a ella. Un abrazo fraterno en Cristo.

    Me gusta

    • Así es María, la mente tiende a generar complicaciones que no sirven a ningún propósito. Lo mejor es entregarse a la oración, sabiendo que dependemos de la gracia y de nuestra apertura a ella. Un abrazo fraterno en Cristo

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: