Fragmentos de una espiritualidad Hesicasta

Párrafos de Filocalía

Ilustración de San Serafín de Sarov (Santo ruso seguidor de la vía del Santo Nombre de Jesús)*

Imagen extraída de Aquí

Listaremos aquí párrafos que puedan servir como propósito semanal al cual prestar atención, para profundizar la vía hesicasta de acercamiento a Cristo en el corazón.

Domingo 28 de noviembre de 2021

Un corazón que ama los placeres se convierte, a la hora de la muerte, en prisión y cadenas para el alma; el que ama la fatiga es una puerta abierta. (20)

Considera el resultado de todo sufrimiento no buscado y encontrarás en él la destrucción del pecado. (67)

La nube no se forma si no es por el soplo del viento. Del mismo modo, la pasión no nace si no es por la fuerza del pensamiento. (180)

de Marcos, el Asceta en «La ley espiritual»; pags. 172, 177 y 186 Vol. primero de Filocalía, ed. Lumen

Domingo 21 de noviembre de 2021

«Si es posible, recordemos ininterrumpidamente la muerte; por medio de este recuerdo se genera en nosotros la remoción de las preocupaciones y de toda vanidad, la custodia de la mente y la súplica continua; la impasibilidad del cuerpo, el aborrecimiento del pecado y, a decir verdad, casi todas las virtudes brotan y surgen del mismo. Por tanto, usémoslo, si es posible como si fuera nuestra respiración».

del Pbro. Hesiquio en «Discurso para las eminencias máximas…» dirigido a Teódulo; párrafo 155, pág. 261 del volumen primero, ed. Lumen.

Domingo 14 de noviembre de 2021

«De dos maneras se encuentra la operación del Espíritu que en el bautismo ya hemos recibido místicamente. Primero: hablando de forma general, por medio del cumplimiento de los mandamientos, luego de mucha fatiga y tiempo, el don es revelado, como dice Marcos el asceta y, cuanto más acatamos los mandamientos, tanto más claramente ello hace resplandecer en nosotros las perlas propias. Segundo: mediante la frecuente invocación, hecha con ciencia, del Señor Jesús, esto es, mediante la memoria de Dios, el don se manifiesta en la obediencia. De la primera manera, el don procede más lentamente; de la segunda, más rápidamente, si uno aprende a cavar con esfuerzo y constancia la tierra y buscar el oro.

Si entonces queremos, sin desviarnos, encontrar y conocer la verdad, buscaremos solo poseer la operación del corazón, absolutamente sin imágenes ni figuras, esto es, sin reflejar como en un espejo en la fantasía ni una forma, ni una figura de cosas santas, ni ver luces; puesto que a menudo en los inicios la ilusión desvía el intelecto de los inexpertos, sobre todo con similares fantasmas.

Seremos, en cambio, solícitos solo en cuanto a tener activa en el corazón la operación de la oración que inflama, alegra el intelecto y enciende indeciblemente el alma al amor de Dios y de los hombres. Por esto es posible ver nacer de la oración no poca humildad y contrición, desde el momento en que la oración es para los principiantes una operación intelectual siempre móvil del Espíritu Santo. Al principio, como fuego de alegría que se eleva desde el corazón; al final como una luz perfumada y operante».

de Gregorio Sinaíta en «Rigurosa noticia acerca de la hesiquía y la oración…» en «Como encontrar la operación»; párrafo 3, página 576, volumen tercero, ed. Lumen

Haz clic aquí para ir a la lista de lectura de Filocalía

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: