Etiqueta: ascesis

El mejor esfuerzo

Estas preguntas no son para juzgarse sino para situarse. Al evaluar con verdad interior uno puede saber adónde debe aplicarse con mayor empeño.

Necesidad de persistir

Extraído y adaptado de intercambios por mail “‒ Estoy ahora como si hubiera perdido un poco el rumbo, se me hace difícil hacer oración. Respecto al estudio del Evangelio de San Juan, aunque terminé el capítulo, me cuesta mucho volver a recordarlo. ‒ No…

La manifestación de Dios en cada uno

  Extraído de la correspondencia entre hij@ y Padre espiritual ‒ Bueno, aquí estamos ante la mirada de Dios. Mirada siempre benevolente, misericordiosa, que ve más allá de las apariencias. Incluso donde nosotros mismos no podemos ver acerca de nosotros. ‒ Sí, hoy pensaba… no siento…

Sobre el ego II

Continuación de “Sobre el ego I“… Por decirlo de otro modo, el ego es lo que pensamos o creemos de nosotros mismos. Cuando dices tu propio nombre, “Juan” o “Alberto”, eso que sientes en el momento en que te nombras, esa es la sensación…

El sentido de la ascesis

El estado del alma, la disposición interior en que nos encontramos, “forma” el mundo que vemos. Este emplazamiento que es corporal, mental y espiritual, genera la mirada con la que percibimos la vida, las cosas, a los demás y a nosotros mismos. Por supuesto…

Ayuno y oración

– He escuchado hablar en ocasiones sobre el ayuno y opiniones de algunos monjes y religiosos sobre este tema; y me he encontrado con puntos de vista de lo mas opuestos. Sobre todo, me ha quedado la impresión de que se hablaba mas bien…

Una particular ascesis

Toda ascesis intenta ser un camino de elevación, un progresivo afianzar en el espíritu; un afán de trascendencia que consumándose en el desapego, permite el surgimiento de la semejanza, aquella con la que fuimos creados. Esta ascética particular que voy a referirte es al…

Una forma de vencer

  Estimado Joaquín: La paz de Cristo sea contigo. Como sabes, según tu pedido, me propongo escribirte, partiendo de mi experiencia, sobre la disolución de los apetitos, en cuanto y hasta donde he podido llegar en ello por Su misericordia. Pero para eso, debo…