VIDA CONTEMPLATIVA EN LOS CAMINOS

fb_img_1514742453769.jpg

III. MIÉRCOLES

VIDA CONTEMPLATIVA EN LOS CAMINOS

“Fue la visión de la misma realidad en que vive gran parte de la humanidad la que determinó en él la crisis central de su vida, aquella crisis que debía llevarle tan lejos de su primera idea de vida religiosa.

Carlos de Foucauld, como sabéis, era trapense y había escogido la trapa más pobre que existía, la de Abbés, en Siria.

Cierto día, su superior le mandó velar a un difunto, junto al convento. Era un árabe cristiano que había muerto en una casa pobre. Cuando el hermano Carlos se halló en el tugurio del muerto y vio alrededor del cadáver la verdadera pobreza hecha de hijos hambrientos y de una viuda indefensa, débil y sin ninguna seguridad respecto del pan del día siguiente, entró en aquella crisis espiritual que le hizo salir de la Trapa, buscando un marco de vida religiosa muy distinto del primero.

Y, una vez fuera de la Trapa, constituirá su primera hermandad de Beni Abbés, en el Sahara, y después en Tamanrasset, donde morirá asesinado por los tuaregs.

La “hermandad” debía de parecerse a la casa de Nazaret, por tanto a una de las mucha casas que se encuentran a lo largo de los caminos del mundo.

Pero, entonces, ¿había renunciado a la contemplación? No. Había dado un paso hacia delante. Había aceptado vivir la vida contemplativa a lo largo de los caminos, en un marco de vida semejante al de todos los hombres”. (C. Carretto. Cartas del desierto, San Pablo, Madrid, 199716, 98-99).

[ Tomado de José Luis Vázquez Borau. Vivir Nazaret. Un mes con Carlos de Foucauld. San Pablo, Madrid, 2008,85-86)]

9 Comments on “VIDA CONTEMPLATIVA EN LOS CAMINOS

  1. Y como nos ha preguntado el Papa Francisco, en los últimos tiempos: ¿cuáles son las pobrezas actuales de la humanidad, desde las que debemos responder a Dios? El Hermanito Carlos salió de la Trapa y buscó intensamente el último lugar….pasando por Nazareth, junto a las Clarisas, hasta llegar a Benni Abbes para vivir junto a los Tuaregs, la pobreza definitiva y grandiosa de Dios, la Encarnación de su Hijo, encarnándose él entre estos hermanos del desierto….en y desde que lugar debo encarnarme para vivir la pobreza y el desasimiento de las cosas, para parecerme más a Jesús de Nazareth? que la contemplación de la kénosis de Jesucristo, nos ayude a encontrar el último lugar como lo encontró el beato Carlos de Foucauld. Bendiciones. P. Juan Cardona.

    Le gusta a 1 persona

  2. Contemplativos y monjes
    Hno como hemos visto, mientras normalmente los llamados a
    la vida monástica tienen vocación contemplativa, no todos los
    que tienen vocación contemplativa están llamados
    necesariamente a la vida monástica. Es más, podemos afirmar
    que la vocación contemplativa es la vocación normal de todo
    cristiano, ya que por el bautismo hemos recibido el Espíritu
    Santo que nos ha hecho hijos y templos de Dios, dándonos la
    posibilidad real de vivir inmersos en el mismo Dios y de
    comunicarnos abiertamente con él. Por eso, vivir la vida de la
    gracia de forma permanente está al alcance de todos los
    cristianos, y ese modo de ser y de vivir es precisamente el
    modo contemplativo de vivir.
    La mayoría de la gente cree que esta forma de vida está
    reservado sólo a los místicos o a los monjes.
    Sin embargo, el encuentro personal con el Dios vivo es el
    centro y el núcleo de toda vida cristiana y, por lo tanto, es una
    gracia que Dios pone al alcance de todos los bautizados para
    que puedan entrar en la experiencia que nos descubre el
    auténtico rostro de Dios, y descubran cómo vivir en comunión
    con él. En el fondo, la vida contemplativa consiste en vivir el
    encuentro humano con Dios de manera consciente y personal,
    lo que hace que el creyente supere la vivencia rutinaria de la
    religión y descubra en sí mismo un ser distinto, una nueva
    dignidad, que le permite ser lo que realmente es, aquello a lo
    que Dios le llama a ser desde la creación, tal como dice san
    Pablo: «Él nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo
    para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor. Él
    nos ha destinado por medio de Jesucristo, según el
    beneplácito de su voluntad, a ser sus hijos, para alabanza de la
    gloria de su gracia» (Ef 1,4-6)

    Le gusta a 2 personas

  3. El hermano Carlos nos ayuda a comprender la contemplación en la acción, en las entrañas de la realidad donde Dios nos llama y nosotros tenemos que lidiar para dar una respuesta. El Espíritu nos acompaña, nos guía, nos ilumina hacia las fuentes del Evangelio.

    Le gusta a 1 persona

  4. Es el mismo ideal que san Josemaria Escrivá plasmó en la fundación del Opus Dei: contemplativos en medio del mundo, las 24 horas del día, en medio de las realidades cotidianas que le toca vivir a cada uno, en su trabajo, profesión, empleo u oficio. En medio de su familia y relaciones sociales. Contemplativos siempre.

    Le gusta a 1 persona

    • También san Juan Bautista de La Salle, por la acción del Espíritu, percibe, ya en siglo XVII, esta llamada a contemplar el misterio de la acción salvadora de Dios en las necesidades educativas de los niños y los jóvenes, especialmente en los más necesitados. En sus Meditaciones nos invita a contemplar con los “ojos de la fe” cómo Jesús está en las personas y en los acontecimientos, y cómo nos invita a verle ahí, a responderle ahí. Contemplar cómo la Historia de la Salvación, es decir, el sueño, el proyecto de Dios para nosotros, está actuando ya en la “carne” de la realidad concreta, con sus potencialidades y sus heridas, y pide nuestra colaboración; contemplar que Dios mismo ha puesto esta llama dentro de nosotros, como una luz que salva, y nos pide convertirnos en mediadores de este misterio de un Dios Padre bueno que quiere que todos los hombres lleguen al conocimiento de la verdad y se salven, a través de nuestro compromiso por el Reino. Es a lo que se refiere el Papa Francisco en su Evangelii Gaudium, en el capítulo quinto, cuando habla de “Evangelizadores con Espíritu”.

      Le gusta a 1 persona

  5. Y es que el proceso hacia la unión con Dios tiene que pasar por la purificación, tanto si se empieza por el impulso de una gracia como la que recibió nuestro hno. Carlos, como si se parte de una decisión personal de amor a Cristo y de identificación con él.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: