5° Clase de Filocalía

Casiano El Romano

(Cuarta sobre Casiano)

Textos sobre La Soberbia y La Vanagloria

Audio y vídeo sobre La Soberbia y La Vanagloria

Citas bíblicas de referencia y transcripción en Word

17 Comments on “5° Clase de Filocalía

  1. Saludos pascuales.
    Dice san Agustín en su Regla que “los demás vicios tienen por materia objetos malos, pero la soberbia se introduce en las obras buenas para viciarlas y corromperlas”. Es lo mismo que Casiano nos advierte al decir que la soberbia destruye el cuerpo entero. Es como para “temer” en todo lo que hacemos, pero confío en que el Señor Jesús no nos dejará caer demasiado bajo.
    Ha sido muy iluminativo para mí lo de las fantasías. Nunca pensé que esto tenía relación con la falta de reconocimiento de los otros, al menos es lo que he entendido. Y cómo es que la vana-gloria la que nos hace buscar el re-conocimiento de los demás. En fin, agradezco a Dios la luz recibida.
    Muy interesante el fundar la vida en valores sólidos, creer vitalmente en nuestra filiación divina y en esa recta intención. Ese BUSCAR, el hacer bien lo que se hace, aunque no siempre lo consigamos.
    Todo me parece muy interesante para avanzar en la vida espiritual y en la relación de intimidad con el Señor, pero no fácil, será tarea de toda la vida.
    Que el Señor Resucitado nos ayude a todos en este camino emprendido.
    Unidos en la invocación de Su Santo Nombre.

    Le gusta a 1 persona

  2. Saludos en Cristo hermanos,
    Este tema me hace ser mucho más consciente de los engaños y sutilidades, de las máscaras que la mente nos pone, como mecanismo de mostrar algo que sin ser, queremos dar a conocer. Como un pulpo de muchos brazos, veo como somos zarandeados, desde el cuerpo, la mente, las emociones, adaptando mil caras y maneras a cada situación para mostrarnos desde esa falsa cara de ingenuidad del ego o proyectar aspectos de autoimportancia ante los demás para destacar, imponernos o ser admirados y aplaudidos.
    Personalmente he podido reconocer ese sabor agrio que cuando te percatas, sientes. Para mi lo que va surgiendo una lenta mejoría es entregarme de entero a Jesús, a la Oración, a la Palabra y los Sacramentos y poner en Sus manos -y en las de Maria- ese diseño erróneo de mi ego, para ser de nuevo engendrada por el Espíritu. Y ese gesto anclado en la intención- que Casiano y el hermano Mario tan bien señalan- de la pureza del corazón y la pureza de percepción son para mi los dos aspectos que me salvan, y aun así me rodean demasiado a menudo tanto la vanagloria como la soberbia, pero quizás me doy ahora más cuenta y puedo percibirme puntualmente viéndolas pero como de más distancia.
    Y ahora entiendo que coinciden con los aspectos que debo fundar esa propia valía, la de mi filiación con Dios y la intención. Lo que yo no sé explicarme tan bien como ustedes.
    Entiendo que el Espiritu Santo cuando nuestro anhelo es prioritariamente la Verdad, nos va iluminando la conciencia para primero ver nuestras sombras.
    Luego, nos requiere nuestra disponibilidad y ponernos en línea -la intención acompañada de una coherencia interna y externa, que aunque limitada vamos construyendo. Pero el verdadero constructor, arquitecto y modelador es Él. Nuestro papel es esa intención de entregarnos, no interferir, ese anhelo de ser transformados, pues el cómo lo hará Él -sólo Él sabe- si le permitimos con nuestra actitud. Y anclarnos en la Palabra, la Oración, el Santo Silencio de Su presencia en nuestra vida diaria y los Sacramentos que en esta etapa de mi vida veo son fuente profunda de purificación.
    M.Carmen Piña

    Le gusta a 1 persona

    • Que buen abordaje haces hermana del tema. Pues sí, debemos atrevernos a ver las sombras y dejar q se vayan iluminadas por la gracia y nuestra atención sincera. Que está Cuaresma nos sirva de ámbito para purificar la mente y acercarnos a la pureza del corazón. Un abrazo fraterno María del Carmen!

      Me gusta

  3. Me ha parecido muy interesante e instructivo. En esta época he venido reflexionando precisamente acerca de estos temas y se me ha ocurrido señalar un par de aspectos que pienso que son así pero igual se pueden corregir o matizar:

    – la imagen ideal a la que aspiramos satisfacer estaría fundada sobre ciertos valores. En un ambiente Cristiano o en una sociedad donde lo religioso está aceptado y asumido no va a haber conflicto entre los valores que configuran la imagen ideal a la que aspiramos satisfacer y los valores de la época, sin embargo en una época como la actúal si que habrá una oposición entre la imagen ideal que me demanda el amor a Dios y la imagen ideal que me demanda el espíritu del mundo. En momentos dificiles, cuando nuestra autoimagen se tambalea, en épocas de sequía y purificación de nuestras motivaciones profundas donde no encontramos satisfacción en lo espiritual surgirán la tentación de satisfacer la imagen ideal que me demanda el espíritu del mundo.

    – Llega el momento, cuando el espejo de nuestra alma está limpio y reflejamos el amor que Dios nos tiene en que ya, siendo plenamente conscientes del Amor de Dios hacia nosotros, diría que esa imagen ideal desaparece y ya no hay ningún conflicto entre nuestra intención, nuestra acción y una determinada imagen ideal sino que el sentimiento de Amor de Dios, la presencia de Dios en nosotros, sustituye esa imagen ideal y, brotando nuestras obras de ese amor de Dios, de Dios mismo en nosotros, se adecúan plenamente a la voluntad de Dios. Aquí esa presencia de DIos en nosotros pasa a ser la guía que nos indica como hemos de obrar en lugar de una determinada imagen ideal que nos formamos en base a lo que conocemos del evangelio. Diría que es en estos momentos en los que vislumbramos quien realmente somos, nuestra verdadera identidad, el Hijo de Dios que somos. A este respecto pienso que se refirió San Juan de La Cruz cuando en su esquema de la subida al monte Sion, al final del camino señala: “Ya por aquí no hay camino porque para el justo no hay ley; él para sí se es ley”.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues lo dices y explicas muy bien hermano. Acuerdo contigo plenamente en lo que comentas. Estará muy bueno hacer un intercambio sobre este tema con los hermanos. Avisaremos el modo en que podríamos implementarlo. Pienso que habría que mejorar el vídeo de la tercera parte de la 5° clase, aportando más claridad respecto de la actuación, como dice Padre José en su comentario y agregando conceptos como estos que dices. Hay que incorporar elementos que aportaron los demás hermanos como Sergio, Encarna y Laura. Veremos que forma le damos. Os enviaré mail. Un abrazo fraterno Alejandro, invocando a Cristo Jesús.

      Le gusta a 1 persona

  4. Queridos hermanos:
    Puedo identificar esta distorsion de la autoimagen con el Falso yo? en contraposicion al Verdadero Yo bautismal? (T. Keathing) y la pascua del uno al otro con con la recta intencion? Gracias y mi saludo fraterno

    Le gusta a 1 persona

    • Pues creo que lo resumes muy bien hermano. Coincido con lo que dices. El egoísmo configura el falso yo, que no se reconoce como hijo de Dios sino como mero cuerpo. La recta intención y la entrega a la divina providencia, nos conducen a la muerte de este ego que resucita por obra de la gracia. Que Cristo viva en nosotros, como dijo mejor que nadie San Pablo. Un abrazo Jorge y gracias por compartir.

      Me gusta

  5. Queridos hermanos:

    Sobre la autoimagen escribí este estracto que tiene que ver con expansión, como comentó el hermano Mario en el vídeo.

    Antes del día final en que desafía a los ejércitos de Israel, Goliat el gigante, ha
    cosechado tan rotundas victorias con su maciza lanza y su impenetrable
    armadura, que se considera invencible. Así pues, desafía al enemigo a que
    escoja un campeón para enfrentarse con él en combate individual, pensando
    que constituirá para él una empresa fácil.

    Cuando Goliat vio venir a David a su encuentro sin armadura que protegiera su
    cuerpo y nada perceptible en su mano excepto la honda, se incomodó, en lugar
    de alarmarse ante la aparente locura de su adversario, y le gritó: “¿Soy acaso
    un perro que vienes a mi encuentro con un palo?”. Goliat pensó que esta
    impertinencia era la inconsciencia de un joven, en lugar de una maniobra
    planeada y asumida cuidadosamente.

    David se había dado cuenta que con las mismas armas de su adversario no
    podría vencerle, por lo que rechazó la armadura, el escudo y la lanza que Saúl
    insistió que aceptara. Así este filisteo avanza con paso majestuoso,
    pomposamente, sin sospechar la realidad y ofreciendo su frente sin la
    protección de la visera, como un blanco para la piedra de la honda, que lo mata
    de un golpe antes de que su despreciable adversario entrara en el radio de
    acción de su lanza, mortífera hasta entonces.

    Aunque aparentemente David era mucho más pequeño que Goliat, la
    interiorización del desafío, y sobre todo, el conocer sus propias fortalezas y
    debilidades, le hizo realmente más grande y más fuerte, por lo que su respuesta
    fue mucho más eficaz.

    Goliat no interiorizó nada, dio por supuesto su grandeza y fortaleza, que
    objetivamente poseía. Si te das cuenta, este autoengaño y falta de autocrítica le
    hizo ser más débil, pagándolo con la muerte. Pascal decía en sus
    Pensamientos: “El hombre es grande porque se sabe miserable. Un árbol no
    sabe que es miserable. Pero es ser grande saberse miserable.”. No hay
    enemigo pequeño.

    La exhortación “Conócete a ti mismo”, estaba esculpida en el dintel del templo
    de Delfos y fue tratada por los clásicos griegos, además de Buda, Confucio y
    Lao-Tzé. Suelen hacer falta demasiados años para conocerse uno a sí mismo.
    Quien lo logra, sabe comunicarse, escuchar, se trata bien a sí mismo, trata bien
    a los demás, gestiona la situación en beneficio de todos, y en general, suele cometer menos errores que aquel que no se conoce.

    Con esto no quiero decir que esta persona tenga éxito en todo lo que
    emprenda, tal y como la sociedad entiende el concepto de éxito. Pero sí quiero
    decir que obtendrá éxito, tal y como probablemente los dos entendamos este
    concepto.

    Éxito se suele definir como el logro de los objetivos, pero esto ya sabes que
    puede ser un error, por muchas razones: por que no exista tal objetivo; o por
    que se haya fijado mal, de manera que al alcanzarlo no sirva para nada; o
    porque para lograrlo se machaca al hermano; o se engaña al superior, etc.

    Por eso yo defino el éxito como un estado mental que se auto perfecciona. El
    éxito es una cuestión de auto superación propia, y el obstáculo nunca es
    externo, sino interno.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Estimado Sergio, muy interesante lo que has comentado, particularmente en mi opinión, aquello de “La interiorización del desafío”. Aceptar la propia situación permite modificarla. No es aceptación pasiva sino el reconocimiento que da lugar a una actividad transformadora. Sino veo lo que me ocurre no puedo cambiar. Mirarse y mirar la propia situación sin maquillaje nos abre a la luz de la gracia. Un abrazo fraterno en Cristo Jesús.

      Me gusta

  6. Estimado hermano en Cristo Jesus:

    El 14 de febrero intente conectarme y solo aparecia un mensaje donde decia, espere que el anfitrión la invite, estuve varios minutos y no lo logre, no se que hice mal.
    El día de mañana no se si tenga espacio, pues estoy trabajando, haré el intento.
    Si no lo logro, quiero comentar que sigo con gran interés todas sus enseñanzas, ha sido de gran utilidad el comentario de las fuerzas que se producen en mi interior por la ira, al comparar entre lo que se produce en la realidad y lo que yo espero, detectar que juzgo o me siento superior a mis semejantes la falta de abandono en Dios y el olvido de que todo es para bien.

    Creo que el descubrir, que debo estar muy al pendiente de mi interior, ( nunca lo habia hecho ) de emociones, pensamientos, sensaciones, llevar a todo eso a la oración de Jesús, tanto en forma libre como formal, hacer las tareas con calma, concentrada en el momento que vivo, sin pensar en el pasado o en futuro, es un gran tesoro.

    Este fin de semana Dios permitio que repasara la clase tres, cuatro y cinco, me son de gran utilidad los comentarios que hace para detectar los mecanismos metales y psicologicos. Casiano me ha hecho descubrir en mi interior, pasiones ocultas que no era conciente ,y por eso, la oración “ Señor Jesucristo hijo de David, ten compasion de mi,” sale como un grito de dolor y liberación.

    Los saludo invocando el nombre poderoso de Jesucristo

    LAURA

    Le gusta a 1 persona

    • Así es Laura. El darnos cuenta de nuestras pasiones ocultas o inconscientes es un trago amargo pero necesario. Muy a propósito de esta cuaresma, donde necesitamos mirar de verdad nuestra alma, para así pedir y acometer la transformación profunda de nuestra vida, la conversión. La gracia nos es dada en todo momento, ser honestos con nosotros mismos y orar cada vez que podamos nos hace permeables y disponibles a ella. Un saludo fraterno y que Cristo nos cuide y guíe en esta cuaresma.

      Me gusta

  7. Estimados hermanos; En el tema de la Vanagloria, cuando se habla de su parte en negativo (es decir, por carácter humilde) ¿Entiendo que el victimismo es una forma de vanagloria?.
    También observo que tanto la soberbia como la vanagloria se nutren de los mecanismos de la mente inconsciente. Automatismos. Por lo tanto, solamente con la Presencia y con mucha Quietud lo conllevaremos. Es una camino arduo hacia la Unidad…hacia Dios.Dudo que se pueda eliminar de raíz si no hemos alcanzado el grado de Perfección pura de la Gracia.
    Se comenta en la tercera clase de Filocalía que la luz necesita de la oscuridad…y no nace el placer de beber agua sin el dolor propio que nos causa la Sed (dualidad). No sé si lo estoy entendiendo correctamente.
    Un saludo afectuoso.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Encarna, saludos en Cristo. Pues sí, en ese sentido así es. Lo que caracteriza la vanagloria en su sentido estricto, sería el sentirse/ser especial, diferente a los demás. Cuando esto no se logra por arriba (ser el mejor) parece buscarse por abajo (ser el peor). En ese sentido comentaba algún padre que ahora no recuerdo el nombre, que considerarse el peor pecador del mundo era una manifestación de la soberbia.
      Vivimos, en cierto modo la ley de los opuestos, la noche y el día, el bien y el mal, la bondad y la maldad etc. En ese sentido, si no sintiéramos ausencia de Dios no lo buscaríamos, enderezando nuestra vida… pero es claro también que nuestra mente suele enturbiar mediante estas cosas lo que es probablemente, simpleza y claridad puras.
      Coincido también contigo en que es un camino arduo y que sin la gracia jamás lo lograríamos opacos como vivimos sometidos a los vaivenes (automatismos) de la mente y el cuerpo. Pues por eso es que mediante la oración de Jesús buscamos el aquietamiento mental que dices y el descubrimiento del corazón; ese centro atento de la persona que nos haga menos reactivos y más intencionales. Un abrazo fraterno y seguimos el intercambio.

      Me gusta

  8. Hola. He podido escuchar los vídeos y me parecen muy interesantes. También creo que es muy aclaratorio lo dicho con respecto a la manera de dirigirse en lo referente a la autoimagen o autoconcepto: la dignidad y la intención. La cuestión es que pasa con la actuación.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Padre José. Quizá no quedó claro en el vídeo. La actuación, es decir el comportamiento, debe tratar de alinearse a la dignidad de hijos de Dios y según la recta intención de acuerdo al evangelio. Lo que se trata de decir allí es que, pese a las caídas, no debemos fundar la autoestima en no caer sino en nuestra intención constante de ser mejores hijos de Dios o como decía el protagonista de “Ostrov”: Tratar de pecar menos. Dinos luego si se aclara con esto o quizá haga falta extendernos. Un abrazo José, saludos en Cristo.

      Me gusta

      • Ciertamente que la autoestima no puede fundarse en el no caer, pero el caer dificulta la autoestima. Creo que entonces la buena intención impulsa la acción recta de manera que si caigo puedo levantarme gracias a la intención que sigue alentando la autoestima. Parece un poco complicado pero en el fondo yo creo que la intención como base de la autoestima es lo que permite levantarse. Entiendo que finalmente la autoestima es el aliento y la fuerza para no quedarme en el suelo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: