1° Clase de fenomenología

2020/transcripción

Estimados amigos y amigas, es un gusto estar con ustedes hoy para iniciar una serie de videos acerca de la Fenomenología del Psiquismo. Es decir, abordar un estudio sistemático, tranquilo, pormenorizado, de los fenómenos que de manera automática o mecánica condicionan y/o determinan nuestra conducta. De todo aquello que aparece y a lo que nosotros llamamos mente. Es necesario que tengamos paciencia, sobre todo al principio porque hace falta que nos pongamos de acuerdo respecto al significado de los principales términos que vamos a usar entre nosotros para intercambiar sobre este tema y para poder transmitir también ciertos esquemas conceptuales, organizativos , de las diferentes funciones que hemos observado cuando hablamos de la mente. De esta manera podemos llegar a convenir , cuando hablamos de ciertos mecanismos o de las motivaciones o de las raíces de nuestra conducta humana.

Vamos poco a poco y por eso les pedía paciencia. En cada semana posterior a los vídeos, si ustedes quisieran podrían hacer una tarea. Esta tarea consistiría simplemente en verificar en vuestra propia experiencia que lo dicho sea efectivamente así. Cuando yo hable de un mecanismo o describa un funcionamiento, la tarea semanal seria entonces observar, constatar, verificar que si lo que se ha dicho existe en mí.
Entonces esta sería la tarea de siempre , en todo los vídeos. También en la medida que quieran y puedan es necesario un intercambio fluido porque son temas que a veces se sutilizan o se hacen más complejos en la propia observación. Por eso les decía en algún vídeo anterior… esto va a ser entre unos pocos que nos interesamos mucho en esto y a modo de laboratorio de entomología o de vivisección ir analizando estas cosas. La comprensión alumbra cuando uno ha visto los mecanismos. A mí me sucede eso, cuando comprendo real y efectivamente un automatismo este disminuye mucho y en otras ocasiones desaparece, y sin esfuerzo, como fruto simplemente de la comprensión.

Es extraordinario pero así sucede. Entonces hay que evitar esa tendencia que tenemos por una cuestión de cultura, familiar , biológica etc., esa tendencia que tenemos de tratar de resolver las cosas que no nos agradan, sino mas bien tratar de comprenderlas. Comprendiéndolas bien se allana el camino, sino cien por cien en gran parte. A ver si me queda algo antes de ir al grano…
Mariano, un hermano que vive en Argentina, que participa en el curso de Filocalía y también esta anotado en este estudio de fenomenología. Él va a intentar hacer los esquemas, los gráficos de una manera más simple y que cualquiera de ustedes pueda acceder sin necesidad de bajarse muchas aplicaciones o cosas complicadas. Acceder a los esquemas que vamos a ir armando del psiquismo, porque todo lo que es gráfico o visual mejora y facilita la comprensión. Así que gracias Mariano por esa ayuda, esperamos que salga bien.

Vamos al grano: pongámonos de acuerdo con algunos esquemas de aparatos básicos que son necesarios.
Empecemos diciendo que hay distintos niveles de conciencia. ¿Qué se quiere decir cuando se habla de niveles de conciencia ? Se habla de grados de la atención. Cómo esta funcionando la atención en determinado momento es lo que llamamos nivel de conciencia. Se le llamará distinto en otro tipo de filosofía , escuelas , etc. No importa, solamente con los fines de comprender nosotros vamos a llamar niveles de conciencia a la graduación de la atención. Entonces distinguimos un nivel por ejemplo de semi – sueño , que es cuando estamos en esa duermevela, ni despiertos ni dormidos que nos ocurre antes de ir al sueño o al ir despertando por la mañana. El semi – sueño es un nivel de conciencia. Ustedes verán que en esta duermevela se nos mezclan contenidos de la vigilia, contenidos de lo onírico, la sensación del cuerpo es muy diferente que la de vigilia. Nuestras reacciones también son muy distintas, es un nivel intermedio.

Después esta el nivel de vigilia; llamemos vigilia habitual o vigilia ordinaria, que es la que estamos la mayor parte del tiempo. Tenemos mucha percepción de los así llamados fenómenos del mundo externo y tenemos menos percepción de los fenómenos intra-corporales. En la vigilia mas bien el cuerpo y la mente están dedicados hacia el mundo, lo que llamamos el paisaje exterior. Si se fijan en el semi – sueño se sienten mucho mas las sensaciones del cuerpo, la cenestesia intra-corporal. En la vigilia estamos operativos, funcionales. Volviendo hacia abajo tenemos el nivel de sueño más profundo en el cual dicen los que saben, ni siquiera hay manifestaciones oníricas, hay un sueño profundo. Una ausencia de la conciencia del yo, de ser este con nombre, apellido, emociones, tareas, gustos.

Y hay algo más arriba de la vigilia ? Aparentemente hay un nivel al cual podemos llamar “ vigilia atenta “ o conciencia de Sí. En este nivel nos damos cuenta mucho mas atentamente de lo percibido, en una especie de apercepción, atención a la percepción y nos damos cuenta de que estamos siendo conscientes. Ese sería el nivel de conciencia de Sí para llamarlo de algún modo o vigilia atenta. Dicen algunos que cuando se accede a ciertos estados místicos o a ciertas comprensiones muy profundas, se accede a otro nivel por así llamarlo, en el cual el silencio es lo predominante. Y una conciencia global ya no centralizada o limitada a esta persona, empieza a producirse o a notarse a manifestarse. No profundizaremos en ello por ahora porque estamos como les decía nos vamos a dedicar a la fenomenología de la mente en cuanto a automatismos y mecanismos. Aquellos otros niveles presuntos y elevados se manifestarían cuando estos automatismos son trascendidos o superados. Así que en todo caso es una materia que por ahora nos excede.

Vamos a trabajar en lo que tenemos a mano. Así que ahí están los niveles de conciencia. Cuando se habla de mente humana o de psiquismo humano no podemos hablar de ello si no sabemos, o al menos no tomamos nota del nivel de conciencia que se está manifestando. Son como las marchas de los automóviles. Depende en qué marcha andas la velocidad, el forzamiento o no del motor. Digamos que las funciones se potencian o disminuyen de acuerdo al nivel de conciencia. Bien, pasemos adelante avancemos otro poco.

Están lo que llamamos centros de respuesta, nosotros distinguimos con mucha facilidad lo que es una manifestación de tipo intelectual, racional, de los que llamamos sentimiento o emoción y a su vez distinguimos estas dos manifestaciones de lo que llamamos conducta, acción, motricidad. Y a la vez a todo esto lo distinguimos de lo que llamamos digestión por ejemplo o expresión de movimientos humorales del cuerpo etc. Entonces a los fines de la comprensión o de la pedagogía se ha dividido tradicionalmente en la fenomenología distintos centros de respuesta. Tenemos el intelectual, el emotivo, el motriz y el vegetativo también llamado por algunos vegetativo-sexual porque involucra la función sexual. Entonces la función vegetativa se refiere a todo lo que es evidentemente instintivo o automático en el cuerpo. Toda las funciones corporales biológicas por así decir, serian lo que llamamos centro vegetativo o función vegetativa. Que como todos vemos es notablemente involuntario. La circulación de la sangre, los latidos del corazón, la digestión de los alimentos, las secreciones, las distintas drogas y hormonas que el cerebro segrega en distintos momentos, la dopamina, la cortisona, la serotonina etc. Toda la fisiología por decirlo así es el centro vegetativo.

Después esta uno muy fácil de comprender qué es el centro motriz, regula todo los movimientos que nos ocurren. La motricidad fina por ejemplo esa que requiere un relojero de esos antiguos que con mucha precisión y lupas tenían que acomodar pequeñísimos engranajes en un reloj de alta precisión. Esa motricidad fina esos movimientos muy precisos también están involucrados en el centro motriz. Lo mismo que los movimientos de un atleta o cuando lavamos los platos y demás. El centro emotivo obvio, regula todos los sentimientos; la ira o el amor, la bondad, el egoísmo y las manifestaciones que llamamos livianamente sentimentales. No hay mucho que complicarse allí. El centro emotivo regula las emociones y el intelecto el raciocinio. Algunos introducen en esta clasificación otros centros al cual han llamado centro superior, centro intuitivo… centro de contacto. Lo han llamado de varias formas, pero básicamente sería ya que ustedes están en el curso de Filocalía… lo que en Filocalía se ha llamado el Nous, ese órgano supremo de la contemplación del alma. En fenomenología se le llama así centro superior o centro intuitivo de intuición profunda.

Bien, con estos centros que cómo les decía en algún video anterior, puede precisarse su actividad ubicándolos en distintas partes del cuerpo. Si bien están distribuidas las funciones en todo el cuerpo uno puede darse cuenta de que cuando se emociona se producen mas movimientos aquí (señalando el pecho) que en la mano. Entonces pareciera que los sentimientos están ubicados en esta zona y por eso se habla tanto del corazón. Te hablo de corazón se dice y uno siente un particular sentimiento. O déjame pensar, déjame pensar y uno se toca acá (señalando la cabeza) porque parece que por ahí se están dando las cuestiones racionales. Bueno. Entonces, porque hablo de niveles de conciencia y de centros de respuesta? Porque según el nivel de conciencia en el que se encuentre nuestra maquinaria en un momento dado va ser el modo en que esos centros van a responder a los sentidos. Distinta es mi reacción si estoy en semi sueño, vamos a suponer que estoy en semi sueño y alguien me habla: “oye oye” tal cosa. Mi reacción va a ser mas lenta o probablemente no conteste o se me mezcle ese llamado con un sueño onírico. Diferente a la vigilia donde sí me llaman me doy vuelta y atiendo.

Con esto les quiero mostrar que hay una muy íntima e inseparable relación entre niveles de conciencia y centros de respuesta o la respuesta que damos. Ahí tenemos dos temas muy importantes que siempre vamos a estar refiriendo cuando hablemos de los mecanismos y de los automatismos. Hay dos cosas más que son accesorias pero muy importantes en este tema. Uno es el de los umbrales de percepción; mi percepción de los fenómenos tanto internos o externos varia según el nivel de conciencia. Y no solo eso, sino que hay un fenómeno que se produce al cual se ha dado en llamar “Ley del estimulo constante decreciente”, parece difícil pero no lo es. Es simplemente… vieron ustedes que después de un rato escuchando la gota, esa gota que cae en el lavabo en la cocina y nosotros estamos en cama y escuchamos la gota y nos molesta el goteo, pero no nos dan ganas de levantarnos a cerrar la canilla… ¿Qué pasa? Al cabo de un rato no escuchamos más la gota. ¿Crees que ha dejado de gotear ? No, sigue goteando, pero los umbrales de percepción se han achicado. El organismo se dio cuenta de que aquel estímulo no es peligroso en lo absoluto, que vamos a cerrar la canilla mañana y por lo tanto no es necesario seguir atendiendo a aquel estímulo. ¿Qué hace el organismo ? Achica el umbral de percepción, dice : “basta, dejemos de distraernos con aquello, vamos a otra cosa que nos urge mas ahora como descansar”. Creo que con eso se entiende perfecto. Esta ley del estimulo constante decreciente es sumamente abarcadora en nuestra vida y se encuentra en la raíz de muchos de nuestros pesares, de nuestros males.

Vamos con otro ejemplo que nos involucra más: uno conoce a una persona, se enamora, se casa, se va a vivir con esa persona y al cabo de un tiempo un año, tres o cinco años la percepción de esa persona ha cambiado mucho. Aquel tremendo entusiasmo, ese gran enamoramiento, esa gran necesidad de estar, ahora ya no está. Y empiezan a producirse conflictos y será que tú te comportas de un modo que ya no me gusta, seré yo… Todos conocemos los asuntos románticos y los problemas que esto nos trae. Sin embargo esto depende de la ley del estimulo constante decreciente; mi esposa, mi esposo, mi pareja, mi amigo, ha pasado a ser como la gota. Ya no tiene nada que ofrecerme; ese estímulo al organismo cuerpo mente parece que ya lo conoce, ya sabe lo que va hacer por lo tanto empieza a desatenderlo, achica el umbral de percepción. ¿Lo ven? Es decir, esta simpleza tiene importancia en cosas que nos preocupan mucho más que el goteo. Por eso es muy importante adentrarse en el mecanismo y estudiarlo porque trae consecuencias en la vida diaria interesantes. Para mejorar la vida diaria.

Entonces cuando al organismo ya parece no importarle un mecanismo porque ya no le aporta nada nuevo o porque ya no hay ningún peligro allí, se achica el umbral de percepción y empezamos a aburrirnos de la otra persona. Por ejemplo, estamos haciendo solo un sobrevuelo sobre estos temas entonces no quiero detenerme ni extenderme. Así que dependiendo del nivel de conciencia es la respuesta que damos en los distintos centros y también los umbrales de percepción empiezan a actuar también dependiendo de todo lo anterior. Hay un segundo tema colateral que quiero hablarles que es el tema de la imagen y de la carga de las imágenes. No estoy hablando ahora de la imagen de sí, tema que ya hemos tocado por arriba, sino que estoy hablando de toda imagen, de cualquier imagen. De la imagen del rostro de mi abuela, del elefante que vi en el Zoológico cuando niño, del partido de futbol que se estaba dando en la televisión hace un rato, todo eso son imágenes. La imagen de una amistad, de una amiga, cualquier imagen.

Estas imágenes tienen carga tienen un potencial energético o eléctrico si quieren, un potencial que es notable. Vamos al campo de la política por ejemplo sin dar nombres pero digámoslo así, mencionan un político… y hablo de mi experiencia personal. Mencionan un político y se me produce un movimiento en las emociones de rechazo por ejemplo, empiezo a sentir un profundo rechazo por esa persona y por su partido político. Me mencionan a otro, a otro diputado y no pasa nada, ni a favor ni en contra me es indiferente. ¿Qué quiere decir esto? Que en la primera persona que me mencionaron se produce una imagen, una foto de esa persona con mucha carga energética que en este caso es bronca o rechazo, podría ser a favor, podría ser una gran admiración hacia esa persona. Pero lo que nos importa ahora no es el signo de la carga si es positivo o negativo, sino que las imágenes tienen carga. Y según la carga que las imágenes tengan son las reacciones que a mí se me producen. Entonces el otro diputado me es indiferente, nunca dijo algo que me ofenda ni algo a lo que yo adhiera particularmente por lo tanto tiene poca carga, detona pocas manifestaciones fisiológicas, no me moviliza la conducta no quedan pensamientos residuales en torno a esa persona, a esa imagen.

¿Ven lo importante que es la carga de la imagen? Nada nos es indiferente y esta diferencia que hacemos entre las cosas , entre las situaciones y con las personas depende de un mecanismo que es la carga de las imágenes. ¿Cómo se produce que las imágenes tienen carga diferente? ¿Por qué una imagen tiene un potencial tan alto como para encolerizarme y otra imagen me es indiferente o resulta levemente agradable? Dependiendo de mi historia con esa imagen. En esta biografía personal con la imagen del diputado, volvamos al ejemplo; en mi historia personal con esa persona no hubo demasiado placer ni demasiado dolor. Es decir, mi memoria no tiene demasiados contenidos y de allí deriva la indiferencia. Pero en cambio con esta otra política tengo toda una biografía de malestares, de rechazos, de agresión, es decir; sus dichos, sus conductas políticas han quedado en mi memoria grabadas con dolor o podría ser el caso con placer también. Entonces cuando ha habido en la memoria mucho placer o mucho dolor referida a una imagen, esto es lo que le llamamos carga, mucha carga, mucho potencial. Entonces la imagen tiene gran poder de producir conductas reactivas en mí. Las reacciones que se suscitan en mí dependen de la carga de las imágenes que aparezcan en el psiquismo. Fíjense si me he explicado bien, no quiero cansarlos con largos rodeos y vueltas sobre el tema. Quiero estar atento a eso.

Estas imágenes ¿Dónde se dan? Y uno dice: “se dan en mi interior”. Entendiendo empíricamente uno dice como… están por acá, adentro mío, de la piel para dentro. Porque cuando una imagen se nos da afuera, le llamamos alucinación. Si aparece mi abuela ahora yo la veo sabiendo que ella ha fallecido o que vive en otra casa y de repente se corporiza delante mío, le llamamos : “estoy alucinando”. Es decir, estoy proyectando una imagen que esta en realidad acá (señala la cabeza) la estoy manifestando afuera. Vamos a entrar en alguna otra ocasión sobre estos temas de lo alucinatorio, de la proyección que uno hace. Pero yendo al tema que nos ocupa, las imágenes se dan en algún espacio que llamamos interior y las observamos con alguna mirada que también es interior que no es la vista, no es el órgano del ojo. En fenomenología se llama espacio de representación, las imágenes se dan en un espacio de representación; es un concepto para explicar lo anterior. Digamos por aquí dentro. Y resulta que aquí se complica el tema porque dependiendo de la ubicación de esas imágenes en ese espacio interno también se modifica la conducta. Si yo por ejemplo me imagino que quiero mover estos lentes, me imagino que los quiero mover y que los voy a mover y los muevo. No, no se produce. Fíjense, imaginen que quieren levantar la taza de café o de té que tienen en frente de ustedes, imaginen que la levantan y no se produce, no se levanta, el brazo no se ha movido. Pero ¿Cómo hago para levantar la taza de café ?

Tengo que imaginar, sentir el brazo por dentro y levantarla. Este sentir el brazo por dentro es cuando la imagen de levantar la taza se ha emplazado correctamente en el espacio de representación. Suena difícil pero no lo es. Tengo que imaginarme la acción en una posición concreta para que la acción se produzca sino, no se detona la respuesta. No se activa, queda como mera imaginación y no como acción. Cada movimiento corporal, cada una de nuestras conductas, algunas de las cuales tanto lamentamos, depende de la ubicación de la imagen en este espacio interno. Con esto nos basta por ahora, pero tiene enorme consecuencias esto de la profundidad de las imágenes y de la altura de las imágenes en el espacio de representación.

Bueno continuando con el tema, fíjense este concepto que a mí me dejo muy sorprendido y maravillado cuando se me transmitió y lo comprendí. Toda imagen es una respuesta. Yo hasta este momento había visto las imágenes como imágenes, como fotos internas o películas. Pero después comprendí, por eso les digo que se me enseñó, no me había dado cuenta, de que toda imagen que se produce en nuestro espacio interno es una respuesta que el organismo da a la situación global y precisa de ese momento.
Es una respuesta al momento. Vamos a dar un ejemplo burdo de fácil comprensión e insisto esto siempre, estoy hablando de mi propia experiencia. En momentos difíciles económicos que uno atraviesa momentos apretados se daba el caso de ir a hacer las compras y siempre venían imágenes de lo que debería comprar que hace falta pero no alcanzaba el dinero, esto lo observaba. Y también observaba que a una cuadra o dos cuadras caminando rumbo a la compra empezaba la mente a fantasear, empezaba a ensoñar con que me ganaba la lotería. Y esto es así, me ha pasado muchas veces, de ir caminando y ya no atender demasiado a la percepción incluso hasta cruzar calles de modo automático que uno dice: bueno he cruzado y no me ha pisado un auto, que suerte Dios me ayudó.

Porque mi mente estaba concentrada en la fantasía de que me ganaba la lotería. Entonces no solo me compraba aquel producto en el mercado que me hacia falta y ahora no podía comprar, sino que bueno como ustedes saben sucedían otras fantasías… de comprarme aquel auto o de comprarme una casa y hasta regalarle cosas a seres queridos. Examinando todo esto uno se da cuenta que esa ensoñación cumplía una función precisa en ese momento para el organismo, que era aliviar una tensión que se estaba produciendo. En mi se producía una tensión, llamémosle un sufrimiento, un dolor interior por la carencia por no poder comprar algunas cosas que me parecía necesitar. Que hacia la mente ? Lo compensaba el organismo, le decía: no sufras, imagina esto. Tómate esta pildorita, mírate esta película y te vas a relajar. Y efectivamente, en el transcurso de la fantasía el cuerpo se relajaba y gozaba de las mieles de tener mucho dinero.

Después llegaba al supermercado era forzado a atender porque uno no puede comprar dormido tiene que atender. Sin embargo ya regresando a casa algo estaba distendido, esta píldora, esta aspirina de la fantasía había cumplido alguna función. No sirve de mucho porque la cosa sigue, pero sí es útil para comprender el mecanismo de que toda imagen que aparece cumple una función. Y esta función tiene una respuesta a la situación interior y exterior del organismo y produce secreciones hormonales, secreciones que llevan a la acción o inhiben la acción. Un ejemplo que se me enseñó es el del limón; hagan el ejercicio ahora. Cierren los ojos e imaginen un limón , imaginen que cortan un limón a la mitad y que ahora lo llevan a la boca y lo muerden, imagínenlo de veras, lo llevan a la boca y lo muerden. Si se fijan hasta se produce una secreción de saliva ante la imagen de comer el limón o una sensación muy afín a la que nos produciría de hecho morder un limón.

Bueno voy a dar un ejemplo fuerte por si alguno no se ha dado cuenta y disculpen. Imaginen una Gillette , esas hojas de afeitar antiguas y que la van a morder… inmediatamente se produce en nosotros una reacción, un movimiento, un rechazo. Bueno, ¿ven? Esa es la función de la imagen, la imagen produce sensaciones en nosotros, no es poco importante que imagen hay aquí (en la cabeza) y que imágenes pasan. Tampoco es poco importante que hagamos nosotros al darnos cuenta de la existencia de estas imágenes y de estos mecanismos. Si podemos apartarnos de ellos, independizarnos, que no nos condicionen tanto o incluso ver como liberarnos de este suceder fenoménico constante. Vamos viendo si hemos sido claros pero me parece que si. Entonces ahí vemos el fenómeno de la carga de las imágenes y sobre todo de como toda imagen es una respuesta. Por eso volviendo al punto, se darán cuenta ustedes cuán importante es la propia imagen, la imagen de nosotros mismos. Porque también es una respuesta global de situación y tiene enorme respuesta en la conducta diaria. Entonces no es mucho lo que puedo enseñar en el pizarrón , por eso Mariano va hacer los esquemas…

El mundo se mira a través de las cargas, a través de las cargas de las imágenes. Como decía en el video anterior no es lo mismo, no es el mismo mundo quien observa aquél que esta yendo al hospital a ver a un ser querido en grave estado, que el mundo que puedo ver yo yendo a la librería a comprarme un libro. No es el mismo mundo porque los elementos que él atiende y yo atiendo son muy diferentes, el nivel de conciencia de uno y de otro, el futuro que se imagina uno y el futuro que se imagina otro. Por eso acuérdense ustedes que a toda esta ensalada que les estoy haciendo hay que agregar lo que les dije en el video anterior; que a cada suceso nos van apareciendo cosas desde la memoria, la memoria nos va diciendo cosas sobre cada evento y se van produciendo imágenes de respuesta, es decir imaginaciones constantes de lo que convendría hacer o no hacer. Entonces yo les propongo esta semana que atiendan a esto sí pueden, si les ha quedado alguna parte sin entender vuelvan a ver el video, revisen y cualquier cosa me la comentan. Lo digo esto sobre todo por alguna hermana que me ha escrito diciendo que le interesa mucho el tema pero que ella se siente incapaz de comprender esto. Yo creo que no, no te dejes asustar por alguna palabra que pueda parecer complicada, vamos a ir simplificando todo lo que haga falta. Consulta, pregunta y lo vamos aclarando… esto lo comprendemos todos sin duda. Lo que pasa es que estamos desacostumbrados con algunos términos.

Para terminar, no quería terminar sin mencionar el tema del sufrimiento. Porque ¿Qué es lo que hay de base y de fondo en nuestro interés en la espiritualidad, en Filocalía o en seguir un camino cristiano con coherencia? ¿Qué nos ha traído incluso a esto mismo ? Es la búsqueda de superar y/o trascender el sufrimiento. Si uno no sintiera un cierto grado de incompletitud, de carencia , si uno fuera plenamente feliz o estuviera en la plenitud de la Gracia no estaría en estas cosas. ¿Por qué estamos aquí ? Porque buscamos ir mejorando, ir superando cosas. Y lo que unifica todo esto es el término sufrimiento. Sufrimiento etimológicamente es ese dolor que se lleva por debajo. El sufrimiento es una sensación física y a la vez una cierta articulación mental. ¿Qué nos dice el sufrimiento? El sufrimiento nos dice que hay fuerzas en nosotros que se oponen, que están colisionando. Entonces un gran cambio que ha sido de mucha utilidad en mi vida personal ha sido y es que cuando siento sufrimiento me pongo a ver cuál es la contradicción interior que lo está produciendo. Entonces el sufrimiento es una señal, una señal una alarma, es una advertencia que el organismo me da para qué revise que fuerzas, por lo tanto que carga de imágenes con su potencial están colisionando. Están yendo en direcciones diferentes, por eso decíamos : si uno siente en una dirección, piensa en otra y actúa en otra diferente el sufrimiento es un resultado inevitable.

Solo el alineamiento del pensamiento, sentimiento y acción alivia el sufrimiento. Al menos en una primera instancia eso es lo necesario. Como si dijéramos ponerse de acuerdo, si uno no se pone de acuerdo uno va a sufrir, no hay vueltas. Tenemos que ponernos de acuerdo y este acuerdo involucra nuestro acuerdo con la divinidad, con Dios y nuestro acuerdo con nuestro entorno y con toda las actividades que realizamos. El sufrimiento es una señal de alerta que esta para nuestro beneficio, entonces tenemos que intentar no huir del sufrimiento ni anestesiar el sufrimiento. Tenemos que develar el mensaje que el sufrimiento nos trae. Y nada muy complicado, es cosa simple; observar lo que está generando este sufrimiento y retocar los engranajes, los tornillos, lo que sea necesario para que la maquinaria humana funcione. Yo sé que esto es ofensivo más aún en un ámbito cristiano… hablar de maquinaria humana. Pero tengan en cuenta que estamos abordando una cuestión en fenomenología como un simple estudio de los fenómenos y suspendiendo toda otra consideración, nos centramos en esto.

Y al organismo para estudiarlo fenomenológicamente necesitamos verlo así en sus engranajes, en sus poleas, en sus tensiones y distensiones, cargas y descargas. Entonces ante el sufrimiento ver que me está avisando o mejor aún que carga, que fuerzas encuentro en mí que se oponen. Esta semana sería buenísimo sí pueden aplicar estas cosas. Lo que hemos hablado, lo de los niveles de conciencia lo de los diferentes centros de respuesta, el tema de la imagen , toda imagen como respuesta a una situación, el tema de que las imágenes tienen una carga, un potencial, aquel tema que mencionamos de los umbrales de percepción que se achican o se agrandan y que producen la Ley del estimulo constante decreciente. Y finalmente el tema del sufrimiento como una ayuda, como un aviso que se nos da para convertir la carga, la fuerza que hay en nosotros.

Bueno vamos aprendiendo, ustedes me dicen si esta bien trasmitido o no. Cualquier cosa vamos a estar intercambiando y vamos a ir preparando lo demás y todo. Esto no tiene una duración determinada, vamos a ir viendo juntos cuando recorramos todo los mecanismos y podamos meter mano en ellos a ver que ajustes podemos dar. Esto complementa la espiritualidad, esto no remplaza la espiritualidad. Es desde la espiritualidad que volvemos a estos temas para ver si podemos convertirlos en nuestro beneficio. Muchas gracias un abrazo para todos.

elsantonombre.org

A %d blogueros les gusta esto: