Análisis de la oración

Por Equipo de Hesiquia blog

Sentado en vuestra celda, recordad a Dios, elevad vuestro espíritu por encima de todas las cosas y posternáos en silencio ante Él; desparramad a sus pies todos los sentimientos, toda la disposición de vuestro corazón, adhiriendo a Él por un amor de caridad.

El recuerdo de Dios es la contemplación de Dios atrayendo hacia El la mirada y el deseo ardiente del espíritu, e iluminándolo con su propia luz.

El espíritu que se vuelve hacia Dios suspende todos los conceptos y ve entonces a Dios sin imagen y sin forma; y en la incognocibilidad suprema, en la gloria inaccesible, El ilumina su mirada.

No comprende -pues su objeto es incomprensible- y sin embargo conoce, en verdad, a Aquél que es, en esencia, el único que posee aquello que sobrepasa al ser.

En la desbordante beatitud que brota de este conocimiento alimenta su amor y conoce así un reposo bienaventurado y sin límites. Tales son los caracteres del verdadero recuerdo de Dios.

de Teolepto de Filadelfia

(1250 – 1321/6)

Filocalía

Links:

Vocation Station

Roman CatholicVocations

El lirio del yermo

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: