Lo primero

“La primera etapa de la oración de Jesús es convertirla en un hábito de la mente. No podemos preocuparnos de su calidad, ni de su profundidad, ni de llevarla al corazón; sería prematuro y un apresuramiento vano que nos haría fracasar”.

Extraído de “Entrenamiento espiritual II” en Hesiquía blog

A %d blogueros les gusta esto: