Reconocimiento

Una gran debilidad, un temor enraizado, un anhelo de cobijo. No miento si te digo que detrás de mis cáscaras pude descubrir un niño desconcertado por las realidades de la vida. El reconocimiento de esa verdad interna parece que me permitió sentir después la protección.

Extraído de Entrevista al eremita Abel

A %d blogueros les gusta esto: