Apotegmas de la semana

¡Ven Señor porque atardece!
Estimad@s, una nueva entrega de apotegmas sobre la discreción:

Lunes 30 de agosto:

«El abad Amón consultó en cierta ocasión al abad Pastor acerca de los pensamientos impuros y sobre los vanos deseos que nacen en el corazón del hombre. El anciano le respondió: -¿Acaso se jacta el hacha frente al hombre que corta con ella?. Pues bien, tú no alargues tu mano a ellos y resultarán inofensivos-«.

Martes 31 de agosto:

«Sobre el mismo asunto (ver apotegma del lunes 30 de agosto) le consultó el abad Isaías y el abad Pastor le dijo: -Los vestidos encerrados en un baúl durante largo tiempo, se apolillan. Lo mismo ocurre a los pensamientos de nuestro corazón. Si no los ponemos por obra físicamente, desaparecerán o se apolillarán con el tiempo-«.

Miércoles 1 de setiembre:

«Sobre el mismo tema (apotegmas anteriores) le preguntó el abad José, y el abad Pastor le respondió: -Si se encierra en un recipiente una serpiente o un escorpión y se cubre el recipiente, al cabo de cierto tiempo los animales mueren. Lo mismo ocurre con los malos pensamientos que el demonio hace germinar en nosotros; con paciencia, poco a poco, aquel que los padece consigue ahogarlos»-.

Jueves 2 de setiembre:

«El abad Matoés decía: -Satanás ignora qué pasión seducirá más a tu alma. Por eso siembra cizaña sin saber qué cosechará. Arroja unas veces semillas de impureza, otras de maledicencia y de todas las demás pasiones. Luego infiltra en el alma aquella pasión hacia la cual ve que se inclina más. Pues si supiera las inclinaciones del alma no sembraría en ella pasiones distintas y variadas»-.

Viernes 3 de setiembre:

«Un  hermano preguntó al abad José: -¿Qué debo hacer? No puedo soportar ninguna cosa penosa, ni trabajar ni dar limosna-. El anciano contestó: -Si no puedes hacer nada de eso, guarda tu conciencia de todo mal para con el prójimo, y así te salvarás, pues Dios busca al alma que no tiene pecado-«.

Sábado 4 de setiembre:

«Decía el abad Pastor: -Si un hombre peca y no lo niega, sino que lo reconoce y dice ¡he pecado!, no lo reprendas, pues destruirás su buen propósito. Por el contrario, dile más bien  ¡adelante! y anímale a hacer penitencia»-.

Domingo 5 de setiembre:

«Dijo también (el abad Pastor): -El que enseña una cosa y no hace lo que enseña, se parece a un pozo que sacia y limpia a los demás y no puede lavarse a sí mismo. Todas las impurezas e inmundicias se quedan en él-«.
Buena semana a todas y todos.

Hno. Julio

(ermitavirtual@gmail.com)





2 Comments on “Apotegmas de la semana

  1. Qué astucia la de Satanás!!! Cuánta energía para hacer que un alma se pierda!!! Pobre de él… tenemos que orar sin cesar, para que muchos no sigan su camino…
    En un momento de dispersión y distracción, «esa semilla» de la que habla el apotegma, entra en nosotros y comienza a obrar el mal… Tenemos que fortalecernos en la oración incesante y en la vigilancia orante… Que el Espíritu Santo y los santos Arcángeles nos protejan!!!

    Un abrazo!

  2. Los apotegmas de ayer y hoy me recuerdan la frase de una señora que al compartir y orar conmigo en ocasiones me decía: «Los malos pensamientos se suceden si nosotros dejamos que lo hagan, el pecado comienza cuando nosotros decimos que si…» de esa manera simple me eseñaba… Si no damos rienda suelta a nuestras fantasías, si no las alimentamos, es provable que podamos vencerlas… recordemos las palabras del maestro: «no daña al hombre lo que ingresa a él, sino lo que sale de él»… este es el camino de la conversión continua y de la oración constante…

    Un abrazo!