Humilde perseverancia

Del día 2 –

Al comienzo, la Oración de Jesús es una oración vocal como todas las otras. 

Las palabras se pronuncian en voz alta o, al menos, son formadas silenciosamente por los labios y la lengua. Al mismo tiempo, por un acto deliberado de la voluntad, la atención debe concentrarse  sobre el sentido de la Oración.

Durante esta etapa inicial, la repetición incesante y atenta de la Oración se revela a menudo como una tarea agotadora y ardua, exigiendo una humilde perseverancia.

de “Arte de la oración” textos de Teófano el recluso / Pag. 19 Ed. Lumen 1979 Argentina

_________________________________________

Pulsa aquí para comentar

A %d blogueros les gusta esto: