CAMINO DE ALEGRÍA

No dejen de andar alegres!”

El papa Francisco, en su carta al obispo de Ávila, con motivo de la apertura del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, se hace eco de la identidad de caminante de la santa, y señala cuatro caminos: “Camino de alegría”, “Camino de oración”, “Camino de fraternidad”, “Camino del propio tiempo”.

 Francisco, que nos escribió Evangeli Gaudium, el Gozo del Evangelio, es muy sensible a la dimensión de la alegría de la fe, y reseña en su escrito citas de Santa Teresa, relacionadas con la alegría.

Andar alegres sirviendo en lo que les mandan” (Camino de Perfección 18, 5).

 “Mas si sentís este amor de Dios que tengo dicho y el temor que ahora diré, andad alegres y quietas, que por haceros turbar el alma para que no goce tan grandes bienes, os pondrá el demonio mil temores falsos y hará que otros os los pongan” (Camino de Perfección 40, 5).

Se aplica a Santa Teresa el dicho: “Un santo triste es un triste santo”.

 “El gran bien que me parece a mí hay en el reino del cielo, con otros muchos, es ya no tener cuenta con cosa de la tierra, sino un sosiego y gloria en sí mismos, un alegrarse que se alegren todos, una paz perpetua, una satisfacción grande en sí mismos, que les viene de ver que todos santifican y alaban al Señor y bendicen su nombre y no le ofende nadie” (Camino de Perfección 30, 5).

Y el consejo que da la Santa a las carmelitas de Sevilla, en su carta del 31 de enero de 1579 es: “¡No dejen de andar alegres!”

En el discernimiento espiritual, la paz del alma y el gozo interior son claves para saber si se actúa según Dios quiere o por propia voluntad.

P. Angel Moreno de Buenafuente

 

3 Comments on “CAMINO DE ALEGRÍA

  1. Hno. Horacio de Jesús Crucificado. F. M. V y del Santo Nombre

    Señor, dame la alegría necesaria para permanecer en tu amor y en la esperanza de vivir siempre contigo.

  2. la alegría qué da la dignidad de saberse hijos de Dios!!!!

  3. La mayor alegría es la del alma y es así porque viene de Dios. Alegría de saberse amado por el Señor. Y ese mismo amor ha de entregarse sin reservas a nuestros hermanos de cualquier parte del mundo. Gracias Dios mío por tu inmenso amor, aquel que nos da la alegría de vivir para tí y por tí…

Deja un comentario