Anexo al día 23 de los ejercicios

Todo es para bien

Una apreciada hermana comentó el día 15

Dices que : “Lo que ocurre es para nuestro bien, todas las veces.” ¿Cómo expresarle esto a una madre cuya hija fue violada o cuya nieta esta viva un lunes y el miércoles muere de meningitis? Disculpen la pregunta pero siempre le pido a Jesús la palabra justa para quienes la necesitan; sólo por ello me animo a preguntar. Cuando creo que no tengo palabras para dar, digo interiormente: Señor Jesucristo Hijo de Dios ten misericordia de … ( aquí pronuncio el nombre de la persona que necesita la ayuda) pecador. Un saludo en nombre del Señor Jesús.

Aquí respondimos algo acerca del “Ser recipiente para el dolor del otro” y ahora continuamos:

La película “Ostrov” nos da la oportunidad de entender mejor este tema de que “Todo es para bien”, debido a que lo que ocurre, en última instancia, depende de la voluntad Divina. En el film, una acción fruto del miedo, como resultado de la cobardía, termina en el asesinato de un hermano. la conciencia de este pecado sumerge a quién lo cometió en un abismo de culpa. Gracias a este hecho esa persona se abrazó a la oración y consagró su vida a Dios buscando el perdón y la expiación. Debido a esta entrega total de la vida y a la oración continua, la gracia infunde cierta sabiduría en este monje y así ayuda a numerosos hermanas/os que acuden a pedir su ayuda. Curaciones, orientaciones y transformaciones ocurren en quienes a él acuden en busca de ayuda. Finalmente todos los involucrados terminan “envueltos en la gracia” y no hay quién no reciba un beneficio profundo, incluido nuestro protagonista, el pecador del principio.

¿Cómo pueden nuestras mentes tan limitadas comprender la vastedad, profundidad y complejidad del plan divino? ¿Quién iba a imaginar luego del crimen inicial, los sucesos del final? Con nuestra vida acontece de modo similar. Todo es para bien, aunque muchas veces es incomprensible hasta mucho tiempo después. Hay quienes recién en momentos cercanos a la muerte, nos han dicho de como les cambiaba la perspectiva y una nueva luz venía a mostrarles el significado de sucesos acontecidos décadas antes.

¿Cómo entender una violación? ¿Una muerte dolorosa y prematura? ¿Cómo entendería el pueblo elegido el porqué del endurecimiento en el corazón del faraón? (Éxodo 7:3-4) Pues, aún el mal encuentra sitio, utilidad y redención en el inconmensurable plan de Dios. Entonces presos de este no saber ¿que nos queda? ¿Solo la fe? No diríamos solo la fe, sino una fe sustentada en una comprensión cabal de que el Creador de este maravilloso universo no puede haber cometido errores. Y una cierta y silenciosa intuición, bien al fondo del corazón, que nos hace saber de un Amor incomparable que no dejará nada ni a nadie a oscuras para siempre.

Queridas/os hermanas/os: Este tema no es nada sencillo y por cierto de mucha utilidad si se tiene bien integrado. Cualquier comentario que enriquezca el intercambio será bienvenido, durante o más allá de los ejercicios que estamos compartiendo. Saludos en Cristo.

24 Comments on “Anexo al día 23 de los ejercicios

  1. Hola hermanos en Jesús: Soy un entusiasta seguidor de la oración de Jesús y de esta página desde que el día 1 de febrero descubrí este tesoro escondido. Estoy haciendo los 30 días de ejercicios, que tanto bien hacen, y leyendo el primer libro del hermano Esteban de Emaus. Como se nos invita a comentar esta entrada, sólo quiero decir que realmente he vivido esta realidad de “todo para bien” en mi vida, desde que hace casi 40 años y cuando era niño me quedé huérfano. TODO lo que he vivido desde entonces ha sido un regalo del Señor por el que sólo tengo agradecimiento, y lo escribo casi llorando de felicidad. Por poner un ejemplo, hace unos años sufrí un infarto cerebral, otro regalo del cielo, porque a raíz de esto Dios nos regalo acoger a otra hija con discapacidad, que es un ángel y así muchas… Dios os bendiga, en el nombre de Jesús.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Bendito sea Dios hermano por las gracias concedidas y por la comprensión que le brinda! Él de todo hace un bien y muy agradecidos de que comparta su testimonio. Nos alegra mucho que participe del blog. Cuente con nosotros y nuestras oraciones.

      Le gusta a 2 personas

  2. Al hilo de lo que estamos comentando de “todo lo que sucede es para bien” me he acordado de santa María Goretti, virgen y mártir, cuya fiesta celebramos el 6 de Julio, fue asesinada por Alejandro con tan solo 12 años de edad por defender su pureza:

    Palabras de santa María Goretti poco antes de su muerte:

    “El sacerdote también está a su lado, asistiéndola paternalmente. En el momento de darle la Sagrada Comunión, le preguntó: -María, ¿perdonas de todo corazón a tu asesino? Ella le respondió: -Sí, lo perdono por el amor de Jesús, y quiero que él también venga conmigo al paraíso. Quiero que esté a mi lado… Que Dios lo perdone, porque yo ya lo he perdonado”. (Fuente: Aciprensa)

    “Alejandro fue condenado a 30 años de prisión. Por largo tiempo, fue obstinado en no arrepentirse de su pecado, hasta que una noche, tuvo un sueño en el que vio a la niña María, recogiendo flores en un prado y luego ella se acercaba a él y se las ofrecía. A partir de ese momento, cambió totalmente y se convirtió en un prisionero ejemplar. Se le dejó libre al cumplir 27 años de su condena. Al salir de la cárcel, una noche de Navidad, la de 1938, pidió perdón a la mamá de María, y aquella noche, en la misa de Gallo, comulgaron juntos. (Fuente: Catholic.net)

    Pues aquí tenemos otro ejemplo de “todo lo que sucede es para bien”. Para conseguir la conversión de Alejandro, María Goretti, como Jesús, muere, y también como Jesús, muere perdonando a su asesino.

    Preciosa y edificante su biografía.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola hermanos, hay un versículo del evangelio en el que las palabras de Cristo pueden traer luz al respecto de este tema :

    “Y pasando Jesús, vió un hombre ciego desde su nacimiento. Y preguntáronle sus discípulos, diciendo: Rabbí, ¿quién pecó, éste ó sus padres, para que naciese ciego? Respondió Jesús: Ni éste pecó, ni sus padres: mas para que las obras de Dios se manifiesten en él.” Juan 9:1-3

    A proposito del tema escribí una entrada en mi blog por si alguno le quiere echar un ojo:
    https://alejandro191111.blogspot.com/2019/07/el-sufrimiento.html?m=1

    Paz hermanos

    Le gusta a 2 personas

      • Gracias Alejandro.

        Al hilo de su post, sólo nos queda decir Felix culpa. A un mal tan grande como la caída, le ha correspondido una solución todavía mayor, la Redención de nuestro Señor Señor Jesucristo, por la cual el hombre ha obtenido un grado de gloria mucho mayor que si no hubiese habido caída. “Para entrar en la gloria hay que sufrir”, estas son palabras del Señor Jesucristo a la mística, María Valtorta. Adán y Eva si no hubiesen pecado, no habrían sufrido y su grado de gloria sería el equivalente al grado de gloria de un niño. He aquí la cuestión: sufrimiento y gloria están estrechamente ligados siempre que sean ofrecidos al Padre Dios por los méritos del Señor Jesucristo, con Él, y en Él

        Le gusta a 2 personas

  4. El Papa Juan Pablo II tuvo unas catequesis en las que habló sobre el tema de la cruz y el sufrimiento. Les copio lo que hace alusión a la frase que necesita algo de claridad: “competo en mi carne…”

    “…cada uno es llamado a participar en el sacrificio de Cristo, a colaborar con El en la obra de la redención que El mismo ha realizado. Lo dice explícitamente el Apóstol Pablo cuando escribe a los Colosenses: ‘Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia’ (Col 1, 24). El mismo apóstol escribe también: ‘Estoy crucificado con Cristo’ (Gal 2, 20). Esas afirmaciones no parten solo de una experiencia y la experiencia personal de Pablo, sino que expresan la verdad sobre el hombre, redimido sin duda aprecio de la Cruz de Cristo, y también llamado al mismo tiempo a ‘completar en la propia carne lo que falta a los sufrimiento la Cristo por la redención del mundo. Todo esto se sitúa en la lógica de la alianza entre Dios y el hombre y supone, en éste último, la fe como vía fundamental de su participación en la salvación que viene del sacrificio de Jesús en la Cruz.
    Cristo mismo ha llamado y llama constantemente a sus discípulos a esta participación: ‘Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome la cruz y sígame’ (Mc 8, 34). Más de una vez también habla de las persecuciones que esperan a sus discípulos: ‘El siervo no es más que su Señor. Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros’ (Jn 5, 20). ‘Lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes pero vuestra tristeza se convertirá en gozo’ (Jn 16, 20). Estos y otros textos del Nuevo Testamento han basado, justamente, la tradición teológica, espiritual y ascética que desde los tiempos más antiguos ha mantenido la necesidad y mostrado los caminos del seguimiento de Cristo en la pasión, no solo como imitación de sus virtudes, sino también como cooperación en la redención universal con la participación en su sacrificio.
    He aquí uno de los puntos de referencia de la espiritualidad cristiana especifica que estamos llamados a reactivar en nuestra vida por fuerza del mismo bautismo que, según el decir de San Pablo (Cfr. Rom 6,3)4), actúa sacramentalmente nuestra muerte y sepultura sumergiéndonos en el sacrificio salvífico de Cristo: si Cristo ha redimido a la humanidad, aceptando la cruz y la muerte ‘por todos’, esta solidaridad de Cristo con cada hombre contiene en sí la llamada a la cooperación solidaria con El en la obra de la redención. Tales la elocuencia del Evangelio. Así es, sobre todo, la elocuencia de la cruz. Así la importancia del bautismo que, como veremos en su momento, actúa ya en sí la participación del hombre, de todo hombre, en la obra salvífica, en la que está asociado a Cristo por una misma vocación divina.”

    Ojalá sirva para iluminar un poco.
    Un saludo en el Nombre Santo de Jesús

    Le gusta a 2 personas

  5. Como siempre, equipo del Santo Nombre, la entrada ha estado espectacular.
    En primer lugar, nadie tenemos derecho a pedir a Dios la cruz que nos gusta, aquella que queremos llevar, o aquella que pensamos que, como si fuese un traje, nos sienta mejor.
    Efectivamente, queridos hermanos del Santo Nombre, entender bien esto es muy importante, porque en primer lugar cada uno de nosotros fuimos redimidos con dolor, y no con un dolor cualquiera, sino con un dolor de Pasión y muerte de Cruz. Después de haber sido redimidos de esta manera, nadie tenemos derecho de exigir al Padre Dios la cruz que nos gusta, o aquella que queremos llevar, o la que pensamos que nos pueda quedar mejor.
    Aceptar la cruz significa aceptar la Voluntad del Padre, como hizo el Señor Jesús. Significa por tanto, obediencia a Dios Padre, y unión con Dios Hijo, en unidad con el Espíritu Santo. Sin obediencia no hay camino de santificación.
    “Porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos” – oráculo de Yahveh -” Isaías, 55 –
    Que algunas cruces duelen mucho, por supuesto, pero ¿pensamos que el Señor Jesús no tuvo que sufrir para redimirnos? ¿Seremos capaces de quejarnos cuando la cruz llame a nuestra puerta? ¿Nuestra cruz no es justa? ¿fue justa la Cruz del Señor Jesús?
    Si hubiese habido otra forma de redimirnos, Dios padre NO hubiese elegido el dolor para redimirnos. Si el Señor Jesucristo murió en la Cruz, podemos tener la seguridad de que no hay otra forma para alcanzar la gloria si ésta no pasa por la cruz; la cruz que nos toque a cada uno, no la que a nosotros nos guste.
    Entonces sólo nos queda ofrecer nuestro dolor, mejor dicho, unir nuestro dolor al dolor Redentor del Señor Jesucristo, para ofrecernos junto con Jesús, por Él, y para Él, al Padre Dios. Porque “sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien.” (Rm 8, 28)
    Citas Bíblicas tomadas de la Biblia Católica online.
    Un saludo queridos amigos en Cristo Jesús.

    Le gusta a 3 personas

  6. Tengo una duda. ¿En que caso se usaría el discernimiento? El Papa Francisco habla mucho de él, y se puede ver en el Evangelio algún pasaje donde el mismo Jesús lo utiliza, es decir no acoge simplemente lo que va suceder. Porque puede dar la impresión de que simplemente dejamos que también el mal campe a sus anchas.
    Disculpen, no sé explicarlo mejor.
    Un saludo invocando el Santo Nombre de Jesús.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola María. Como lo entiendo, uno hace lo que puede para evitar el mal o… lo que le parece que es un mal. El discernimiento ha de usarse siempre como esa facultad de separar lo que conviene de lo que no. Entuendo al “acoger” lo que sucede, como una actitud, en la cual, aceptando que todo ocurre porque Dios lo permite y para nuestro bien, nos abrimos a lo que el acontecimiento puede enseñarnos. En otras palabras: hago lo que puedo para transformar el mal en bien mientras permanezco atento a la enseñanza que de todo ello deriva. Saludos fraternos en Cristo!

      Me gusta

      • Efectivamente María, en todo este asunto está, por un lado el misterio del Mal, y por otro lado está la libertad humana. Dios permite el mal en negativo, es decir, Dios no quiere el mal, sólo lo permite.

        Le gusta a 1 persona

  7. Gracias en nombre del Señor Jesucristo. Entiendo humildemente que todo nos ocurre por algo y para algo. Las respuestas debemos encontrarlas en nuestra introspección y oración al Señor creo. Nuestra vida es un misterio, desde la cual entiendo, hemos venido a aprender a reconocer a Dios y a unirnos a Él a través de mil vicisitudes. No sabemos qué necesita cada alma para ese aprendizaje, que a nivel último e inmediato también…: “Es para bien”. Todo dolor y sufrimiento llega en última instancia como un maestro, para abrirnos profundidad y esencialidad, y he vivido un tiempo en que pude experimentar ese sufrimiento y dolor, y luego, aprender de ello con la Gracia del Señor y el Espíritu Santo. Abrirnos mucho a ël… ofrecernos completamente… y entender que nada sabemos y pedirle nos muestre qué nos señala esa situación, conflicto, crisis o enfermedad. “Todo es…para Bien… para nuestro Bien”. Lecciones de Perdón, de entender que somos más que ese cuerpo, de poner a Dios delante de todo… cada uno le resonará aquello que tiene que ver con él. Gracias por compartir hermanos. Un abrazo en Cristo Jesús Salvador.
    Maria Carmen

    Le gusta a 1 persona

  8. Hay una frase que yo nunca he entendido bien y es: “el tiempo lo cura todo”. Ahora, a raíz de lo expuesto, empiezo a entenderla ya que en realidad el tiempo no cura nada, lo que cura es el ver que eso (… ) tenía una razón de ser. Si no veo que lo que me ocurre es para mi bien, entonces no se cura nada. Esto da también un sentido de eternidad a nuestra vida sencillamente porque hay cosas que aquí seguramente nunca vamos a entender del todo y por tanto, solo en la vida eterna es donde veremos, en verdad, que fuimos creados por y para el amor.
    Efectivamente no tenemos una respuesta ante el problema del mal, tan solo podemos dejar que el tiempo lo cure, es decir, nos permita ver que aquello que para nosotros era un mal, en realidad fue para nuestro bien. Yo no veo otra solución y entiendo también que esas ganas de ver a Dios de la que hablan los santos, es seguramente ese deseo profundo de ver que Dios nos ha amado en toda ocasión y en toda circunstancia . Por tanto y como decía la hermana Rosa, solo podemos vivir con la oración continua.

    Le gusta a 1 persona

    • Así es, hermanos: refugiarnos bajo sus ramas, abrazar el Árbol de la Cruz en los momentos de dificultad, o, como también dice la hermana Rosa, entrar en la Dulce Llaga del Señor y refugiarnos en su Sagrado Corazón. Y hasta pedirle que nos preste su propio Corazón cuando el nuestro esté roto y sin fuerzas!
      Nunca había pensado en que a la Alegría de la visión de Dios en el Cielo se uniría también la de “ver que Dios nos ha amado en toda ocasión y circunstancia”. Esto tan hermoso que comentas podría relacionarse con el nombre que Dios nos da a cada uno al Final de los Tiempos, del que habla el Apocalipsis. Un nombre dado por Dios, o sea, un nombre Suyo, que explicará totalmente quiénes somos y cuál ha sido y será, ya para siempre, el sentido de nuestra existencia.
      Que la Santa Faz del Señor sea siempre el deleite de vuestros ojos!

      Le gusta a 1 persona

      • Por cierto, no entiendo eso de que estamos terminando lo que le faltó a la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo. A mi me parece que no le faltó nada, al contrario: todos los sufrimientos humanos posibles los sufrió Él, aunque lógicamente no abarquen todas las circunstancias vitales. Alguien podría aclarar lo que dice nuestra Santa Madre Iglesia sobre este punto si le parece conveniente?
        Muchas gracias.

        Me gusta

      • Hola hermana/o en Cristo Jesús. Pues, como lo entiendo, habrá que ver, dichas expresiones se refieren a que cuando ofrendamos nuestro sufrimiento a Dios, compartimos, nos hacemos co-partícipes de su Cruz y cuando “nos liberamos” por entrega y abandono a Su voluntad de dicho sufrimiento, nos hacemos co-partícipes personalmente de Su resurrección. Pero claro somos simples laicos, no sé quién podría hablar acerca de lo que dice la Iglesia al respecto. Veremos si alguien lo comenta. Saludos fraternos invocando el Santo Nombre.

        Me gusta

  9. 8Alabado sea Jesucristo,
    Querido hermano, la película de Ostrov la he visto muchísimas veces, desde que inicié en su sitio hace años, en verdad es muy profunda esta película, y podemos sacar muchísimo de ella.
    Con respecto a una mujer violada y todo lo que comentan sólo se puede comprender a la luz de la Cruz de Jesús. No hay otra luz porque si no se vé con esta luz de la Cruz, solo veremos oscuridad.
    Jesús un hombre que se la pasaba haciendo el bien, no hacía daño a nadie, alguien que fue muchos esperaban por años!! Porque liberaría al pueblo y sin embargo le quitan la vida tan joven, y en su misión de apenas 3 años, alguien que vino a salvar a la humanidad!!! Y tan sólo dio su mensaje en escasos 3 años y nunca salió de Medio Oriente. Pero cuando menos pudo moverse, fue cuando salvó al mundo, cuando menos pudo hablar, fue su mensaje de perdón a la humanidad entera, cuando menos pudo enseñar, nos dejó el legado del evangelio, el ejemplo de vida. La violencia que vivimos hoy en día siempre ha existido, podemos leerlo en Flavio josefo, la homosexualidad, los secuestros cuando eran las guerras de pueblos, lo leemos en el antiguo testamento, todo eso siempre ha existido, debemos refugiarnos en la sombra de la Cruz. Quien no entienda la Cruz no entenderá nada.
    Que decirle a esa mujer violada?, a su madre? Que Jesús mismo ha sido violentado en ella, Jesús sufre con ella en cuerpo y alma, pero El mismo la ha sanado a precio de sangre. Duele si, pero estamos terminando lo que le faltó a la pasión de nuestro Señor Jesucristo.
    Aquí en donde vivo la violencia está a la orden del día, los femenicidios, los secuestros, vivimos en una ciudad llena de stress, pero nos refugiamos en Jesús, en su costado, en su corazón nos encerramos, y bajo el manto de María. Por las noches aquí en la casa algunas veces se oyen balazos. Otras veces han amanecido degollados, o en pleno día pasan y le disparan a alguien. Solo podemos vivir con la oración continua.

    Le gusta a 1 persona

    • “lo que le faltó a la Pasion de Nuestro Señor Jesucristo”.

      Tal y como lo entiendo, a la Pasión de Cristo Cabeza no le falto nada, es el Cuerpo Místico de Cristo formado por todos los bautizados, los que tenemos que completar la Pasión de Cristo Cabeza de la Iglesia.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: