¿Dónde está Dios?

Serie sobre los pensamientos IV

Este modo singular consiste en hacer bien algo, cualquier cosa de que se trate. Para efectuar con corrección una tarea determinada es imprescindible estar presente uno mismo. Ser consciente de lo que se está haciendo. Es decir un estarse en eso y no con el ansia en otra parte o en el momento que sigue. Es un modo de tomar a la acción como oración. Un ponerse en particular disposición a fin de efectuar un trabajo impecable, sin error o con el mínimo error posible, ya que sabemos que a nuestra naturaleza le resulta esquiva la perfección.

Cuando uno era joven e iba a salir en plan de divertirse, todos recordaremos; había una preparación muy especial que se efectuaba, más allá de cuestiones de género. Toda una tarea de ponerse lo mejor posible. Uno se duchaba, se cambiaba, se perfumaba… a estas alturas da risa, pero es la verdad. Un deportista antes de la competencia actúa de modo similar. Realiza tareas pre-competitivas, se pone en posición, entrena los movimientos etc. A mí me ha servido eso muy especialmente, ese prepararse previamente a una acción determinada, como acercamiento a la experiencia de percepción de la presencia.

Por especial recomendación de mi padre espiritual, escogía una actividad y la transformaba en ceremonia y ofrenda. Me conectaba mediante ella a un sentimiento de unción y reverencia. Sin duda que la iconografía, la cerámica, tareas de precisión o artísticas sirven y facilitan esta conexión, pero cualquier menester permite introducir esta especie de “valor agregado” que surge mediante la atención y se consuma en la actitud de oración.

Pues si barres el cuarto, lo harás sin dejar rincón descuidado. Tratarás de estar en buena postura mientras te mueves, procurarás no levantar  tierra en el ambiente, recoger bien lo barrido… hacer sin prisa, estando en aquello en lo que estamos. No con la mente en otro sitio, como si hubiera en algún lugar algo de mayor preferencia. La prisa siempre indica la falta de atención a uno mismo y a lo que lo rodea y por lo tanto es imposible que en esa situación mental nos demos cuenta del aliento sagrado que mana y vive en todo y en cada instante.

La mejor recomendación que puedo dar para que quién se siente ajeno a la experiencia de Dios en lo cotidiano se aproxime a ella, es esta: Olvide todo y dispóngase a hacer algo lo mejor posible, sin apuro, con el mayor amor que encuentre en sí mismo, con una completa dedicación al instante en la tarea. Esto es poner toda la atención en ese momento. Implica una postura corporal correcta y adecuada a la actividad de que se trate; una respiración profunda y tranquila; una actitud sosegada sin ansia de terminar, ha de tomarse a la actividad como un fin en sí misma. En la mente, nada que no sea la tarea o, si la índole de esta lo permite, la oración de Jesús como fondo en el cual hacemos lo que hacemos. O la forma de oración que a uno le sea más afín.

No importa en ese momento como juzgue la marcha de mi vida. No importan mis fracasos, ni los errores o caídas, ni tampoco existe aquella cosa que me preocupa de un futuro que imagino con temor. Importa la ofrenda que ahora voy a hacerle al Señor, de una actividad sin mancha. O, en todo caso, este intento que realizo anhelando el bien hacer. Dios se percibe más fácilmente cuando uno se entrega. Y si hay divagación no hay entrega. Cada vez que divago me doy cuenta de que no estoy con la atención dispuesta y confiada. Debo volver a ella. Porque si no estoy atento, no percibo la presencia que busco.  Lo divino está en nosotros y fuera de nosotros, pero nosotros estamos en otro lado, por lo general en secundariedades. No es extraño entonces que nos pasemos buscando a Dios de un lado para el otro, sin nunca estar satisfechos del todo.

Dios, es más cercano e íntimo que nuestro propio corazón, pero nosotros estamos convencidos de que encontraremos la felicidad en aquello o en eso otro, o en lo de más allá; tenemos tremenda fe de que cuando consigamos estabilizar tal situación, o comprar tal cosa, o modificar tal otra, allí sí nos será posible algún otro tipo de experiencia.  Vivimos ilusionados con espejismos vanos. ¿Dónde está Dios? Allí donde no están tus divagaciones…

elsantonombre.org

Dos audios del canal en Youtube

7 Comments on “¿Dónde está Dios?

  1. Pingback: Entregándonos… | Fraternidad Monástica Virtual

  2. «Dios se percibe mas fácilmente cuando uno se entrega». Puedo entregarme a la oración o puedo entregarme al trabajo mas duro, que ahí seguramente me encontraré con Dios. Esto me parece una buena noticia, aunque siempre nos pueda resultar llamativa y novedosa.

    Me gusta

    • Hola José-.¿Es notable verdad? La entrega dicen polariza la conciencia de tal modo que la limpia de secundarios y aparece la gracia como una irrupción avasalladora. Pareciera que la vacilación es la madre de la dispersión. Un abrazo en Cristo Jesús!

      Me gusta

  3. Muy interesante reflexión, cuesta un poco estar en el único segundo de vida que es importante permanecer, segundo a segundo haciendo cada cosa de manera consciente, dándose cuenta de que ahí está uno sumergido en la presencia. Ese “darse cuenta de” en cada momento sin dejar que los pensamientos lo lleven a uno deambulando del pasado al futuro, de las imaginaciones y fugas, si sólo lo que tenemos de real es ese preciso momento en que nos damos cuenta. Ir haciendo, aunque sea una sola labor, de tanto en tanto, a lo largo del día, me será de mucha utilidad para ir centrando mi atención en el momento presente…, el único que existe.. Saludos cordiales invocando el Santo Nombre…

    Me gusta

    • Hola Mercedes. Así es. Es una práctica que rescata del mal ánimo o del descentramiento más persistente. Si uno apela a ese resto de fuerzas que todos tenemos aún en los peores momentos, ponerse a hacer algo impecablemente, incluso un gesto mínimo ya cambia la tendencia y nos eleva. Gracias por comentar. Un saludo fraterno!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: