Un campo de confianza

¡Gracias Andrea por la foto!

¿Qué busco en este momento? ¿Cuál es el propósito de esta acción? Este tipo de preguntas nos ayudan a determinar quién esta al mando de nuestra conducta en un momento dado. Es decir, viendo el objeto que persigue una acción, descubrimos al que la conduce. Entonces, puedo descubrir al que gobierna mi comportamiento por los síntomas que percibo o por aquello que espero obtener con lo que hago.

¿Qué caracteriza los modos de la mente? La inquietud, la prisa y la autoafirmación. En general, siempre que queremos que llegue el momento siguiente; que este ahora se termine y venga ya el futuro, podemos estar ciertos de que la mente nos está llevando de las narices. Y, ¿qué caracteriza la tiranía del cuerpo? La voracidad insaciable; ese pasar de un placer al otro, usando las actividades como platos a probar de un manjar dispuesto a nuestro antojo.

La mente nos hace correr una carrera de postas sin descanso, de un momento al otro sin pausa como si hubiera una meta, como si al final de la carrera alumbrara un sentido. Y el cuerpo nos asegura que tendrá la paz y la saciedad luego de este o de aquel placer. Promete conformarse cuando en realidad nutre su voracidad sin fin. ¿Hemos de maltratar entonces al cuerpo e ignorar las necesidades de la mente? No. Simplemente tenemos que poner estas funciones al servicio del espíritu. Asumir que son herramientas al servicio del hijo de Dios que somos y ordenarlas según la forma en que fueron creadas. La caída original puede sintetizarse también como una perversión de las funciones.

El espíritu se manifiesta como un campo de confianza. Toma la forma de una buena actitud siempre dispuesta a la voluntad del más Alto. El espíritu humano, es eso en nosotros que se siente hijo, que se entrega sin vacilación a la guía del Creador y que se esmera en devolver el don de la existencia en actos de gratitud. En todo «darse cuenta» habla el espíritu. Es el reservorio de la gracia que vive en el corazón y pugna por manifestarse en cada momento. Es «eso que sabe» cuando hacemos el mal.

La atención es la manifestación simple del espíritu del hombre en lo cotidiano. Se nota en la intención de salir del sonambulismo y de despertar a la Presencia desafiando los automatismos. El espíritu es el que nos hace acordar de la hermandad con el otro; es ese impulso compasivo que nos ablanda el corazón; es una sensación expansiva que nos unifica con todo lo viviente y nos devuelve al destino original.

Continúa

elsantonombre.org

Hermanas y hermanos los días 7, 8 y 9 de enero próximos, si Dios quiere, realizaremos un retiro virtual al que llamamos «La paz del corazón, -una espiritualidad hesicasta-» Os brindamos más información al hacer clic aquí: Sobre el retiro virtual de enero 2022

Enlaces de hoy:

El canal de Harpa Dei

En el silencio de la noche, viene Jesús

4 Comments on “Un campo de confianza

  1. Pingback: Un campo de confianza — El Santo Nombre – Amo el Campo

  2. Pingback: Atención vigilante y oración incesante – El Santo Nombre

  3. Cuándo el cuerpo esta al mando?
    No me doy cuenta con los ejemplos que presentan.
    El Espíritu Santo, cómo lo recibimos?
    El Espíritu Santo es el que habita en nosotros cuando decimos que Cristo vive en nuestro interior?
    Saludos en Cristo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: