Fenomenología de Psiqué IV

Bibliografía de apoyatura al curso de Fenomenología

14 Comments on “Fenomenología de Psiqué IV

  1. Todavía no puedo trasladarle ningún apunte personal, pero el tema me está resultando apasionante. Muchas gracias por sus explicaciones.

    Me gusta

  2. Muy interesante Hermano Mario,
    Unos puntos a comentar. Sobre la libertad; efectivamente vivimos en un mundo de absoluta manipulación, yo estudié marketing y publicidad si añadimos a lo dicho todo el tema de lo subliminal, entonces nuestra libertad no existe. Pero sin ir tan lejos, cuando voy al supermercado a comprar pasta (macarrones o espaguetis o cosa así) y elijo entre 300 referencias en una gran superficie, pienso que soy libre, sin embargo me llevo LA QUE EL SUPER QUIERE. La posición, el precio, el packaging, la ordenación o no, etc… hace que elija lo que el otro quiere. No es tan fácil ser libre, pensamos que lo somos cuando los jóvenes enfrentan a la autoridad por ejemplo, por una actitud revolucionaria o no, pero seguimos cautivos del relato.
    En cuanto a la verdad o al relato, qué importante es. De hecho un relato contado de una determinada manera y con una propaganda muy bien organizada y pensada acaba en por ejemplo una LEYENDA NEGRA contra el catolicismo y en concreto contra España.
    La postverdad, es decir hacer de la mentira la verdad, eso también está de moda, las fake news que compartimos sin verificar solo porque un amigo nos lo envió y confío en él y metemos la pata hasta el fondo con dichos que no dijo el autor mencionado (basado en el principio de autoridad de la fuente o autor más mi amigo que me lo envió y en el que confío absolutamente) o lo que se quiere. En fin, en España y en el mundo la postverdad está asentada a niveles institucionales y privados.
    El expresidente de España José Luis Rodríguez Zapatero en dos ocasiones delante de público (uno de ellos delante de Obama) dijo aquella frase que enmendaba a Jesucristo: “Habéis oído que la verdad os hará libres, pues yo os digo que no, que es la libertad (la verdad cívica) la que nos hace verdaderos”. Ahí lo dejo para la reflexión.
    Por otro lado a mí me enseñaron que la verdad era cuando lo afirmado se correspondía con la realidad, y tiene su coherencia, pero la verdad emocional es la del que siente, qué importante hablar y entender y escuchar como has dicho, luego envío unos vídeos graciosos de la falta de escucha y de la falta por tanto de empatía. En fin ¿qué es la verdad? Para unos será una cosa y para otros otra según el relato.
    Si la verdad es lo que dice la mayoría, que es en donde se asiente la democracia, tenemos que afirmar taxativamente que la democracia está fundada sobre la subjetividad. Pues una vez la mayoría dirá una cosa y otra vez dirá lo contrario.
    Sin embargo hay principios humanos eternos, virtudes y valores que no deberían ser puestos nunca en duda, como principios fundantes de la sociedad, por que si no iremos y vendremos según los vientos que soplen y quién es quien mejor construye un relato creíble, aunque falso.
    Cuando hablamos de los líderes con visión, hablamos precisamente de personas que son capaces de generar una imagen atractiva y convincente de futuro que hace que el pueblo siga hasta hacerla realidad. En proverbios se dice: “Sin visión el pueblo perece.”
    «Y el Señor me respondió:
    Escribe lo que has visto,
    consígnalo en unas tablillas
    para que pueda leerse sin tropiezo.
    Es una visión a largo plazo,
    pero vuela hacia su cumplimiento y no fallará;
    aunque se demore, tú espérala,
    porque ciertamente se cumplirá sin retraso.” Habacuc, la potencia de la Visión, de la imagen que determina mi comportamiento.
    Por eso me gusta el tema de la fenomenología, sabiendo que hay que encajarlo en una visión global de conjunto, pues si no es así:
    * Verdad es lo que establece la ciencia.
    * Bien es lo que piensa o hace la mayoría y
    * Justo es lo que determina el legislador.
    Al final no importa la verdad, sino lo que la gente cree que es verdad.

    Resumo con estas ideas desordenadas,
    La visión (imagen) determina mi comportamiento.
    Los comportamientos se contagian (porque son imágenes en la mente del otro, por eso si uno es iracundo al final estamos todos en la batalla, la batalla de los dedos uno señalando al otro)

    Me gusta

  3. Hola:
    gracias por abordar el tema, que por lo menos a mi me lleva a plantearme el tema de la responsabilidad. ¿somos responsables de nuestras acciones o no lo somos? Es cierto que la neurociencia ha puesto de manifiesto que hay un espacio entre el pensamiento y la acción pero esto no soluciona el tema de la responsabilidad a lo sumo me permite comprender que el pensamiento no es propiamente mio.Seguramente es entonces cuando soy libre, es decir cuando sé que no puedo dejar de pensar pero si que puedo pensar que pienso.

    Me gusta

    • Buena “tela para cortar” Padre José… ciertamente es tema complejo. En realidad todo el curso pretende que alumbre en nosotros una luz sobre la libertad y por ende la responsabilidad. Por sintetizar algo: Pareciera que nos vemos libres donde no lo somos y que ignoramos el sitio o posición donde surge la posibilidad de la libertad. Y de allí derivaría la responsabilidad. En fenomenología hay que ir paso a paso, no encuentro otro modo. Un abrazo fraterno y gracias por participar. Cristo te cuide.

      Me gusta

  4. Gracias, Hermano Mario, por la clase y la bibliografía.

    El tema de la “verdad” es central y crucial y, si no me equivoco, entronca con la teoría del conocimiento. Más allá de los múltiples modelos teóricos, lo que cada vez me impresiona más es el silencio de Jesús ante la pregunta de Pilato. Y no lo digo ahora desde una perspectiva de fe, sino como repuesta experiencial, vivencial y no conceptual ante la captación y encarnación de la “verdad”. Quizás eso sea el camino, ese camino al que luego alude el mismo Jesucristo.

    Por otro lado, el ejercicio de pararse cada equis tiempo es muy bueno. Hace hace fui a un retiro de Thich Nhat Hanh y lo practiqué. Luego, la rutina y la inercia me reatraparon. Sin embargo, habría que intentar practicarlo con perseverancia porque ayuda mucho a tomar conciencia de los automatismos que nos mueven. Volveré a ponerme una alarma en el móvil esta semana para retomar este ejercicio.

    También la práctica de la escucha es muy útil. Siendo profesora de teatro, sé lo difícil que es escuchar al otro, incluso dentro de la ficción escénica. Y dado que la vida no solo es sueño, sino también un gran teatro, la dificultad en escuchar al otro es doble. Acallar la sobreimpresión del relato mental es un gran reto. Lo cual, me inquieta bastante, porque esa voz del “fantasma en la máquina” no sé se dónde viene y quién es, si no soy “yo”…

    Por último, vuelvo a decir que creo que solamente tomando conciencia de estos mecanismos, condicionantes y automatismos es posible ampliar el nivel de conciencia y subir por esa senda de la “nada” de la que habla San Juan de la Cruz.

    Un fraterno saludo en el Corazón de Jesús.

    Me gusta

    • Hola Edith, me alegra el modo concentrado en que sigues los temas. Coincido contigo, la respuesta de Jesús ante Pilato tiene mucha “tela para cortar”. Tu comentario es buena síntesis de lo que pretendemos… “Tomar conciencia” de los automatismos para que ampliando el nivel de conciencia encontremos donde aparece la libertad. Efectivamente, “la senda de la nada” de San Juan de la Cruz o “la tiniebla luminosa” del Areopagita son, en cierto modo, la meta que nos unifica. La unión con Dios en definitiva.
      Hay simples ejercicios en todas las tradiciones de los cuales podemos nutrirnos, el detenerse y el escuchar son muy potentes. Un abrazo fraterno en Cristo Jesús.

      Me gusta

  5. esto de aprender a ver los mecanismos me parece esencial, verlos es un primer paso para parar esas pulsiones automáticas que nos llevan por donde quieren. El tema de la libertad es capital, creemos que somos libres pero no lo somos. Esto me recuerdo algo que leí sobre la confusión entre la libertad de elección (proairesis ) y la libertad de no estar condicionados (eleutheria). De la bibiliografia propuesta cual sería un libro sencillo para leer un poco sobre el tema? gracias y saludos

    Me gusta

    • Hola Isaac, Cristo te cuide.
      La bibliografía es abundante y he puesto algunos pocos textos a modo de indicación para quién tenga gusto por este tipo de lecturas. Son autores de confesiones e ideologías muy diversas, pero que sin embargo orientan en la misma dirección en cuanto al conocimiento del “mundo fenoménico”. El libro más sencillo de los listados es “Psicología de la posible evolución del hombre” de Peter Demiánovich Ouspensky. Resume bastante bien algunas cuestiones esenciales de lo que venimos tratando. Gracias por tu participación e interés. Un abrazo fraterno !

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: