La duda, la atención requerida y la consagración

Breve aproximación fenomenológica

10 Comments on “La duda, la atención requerida y la consagración

  1. Estos últimos vídeos me han obligado a reconocer, sin más escapatorias, la dispersión en la que he caído y caigo, arruinando así los propósitos de consagración a Dios. Sobre todo me he dado cuenta de que no se trata solo de las múltiples tareas que me obligan a ocuparme de muchas cosas, sí o sí, por razones de trabajo y de la gestión familiar, sino que se trata de cómo mi mente no consigue mantenerse establemente concentrada en algo, ni en Dios. Ya lo dije: la ley del estímulo constante decreciente ha llegado a afectar incluso a Dios, o mejor dicho a mi idea de Dios, mis expectativas sobre Dios, mis sentimientos hacia Él. Por otro lado, mi mente no consigue o no quiere abandonarse a aquel silencio, a aquella nada en la que quizás pueda encontrar al Dios vivo, más allá de mis ídolos. Y en esta lucha, las dudas acechan…

    He tenido que hacer un esfuerzo para definir con qué figura podría identificarme, porque he profundizado en varias que me fascinan mucho, como por ejemplo Santa Teresa de Jesús o Santa Catalina de Siena, pero no podría adoptarlas como modelo. Ha sido una gran sorpresa para mí descubrirlo, para llegar a contestar que me reconozco más en dos figuras: San Agustín y Santa Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein). Dos filósofos, dos conversos. Es increíble cómo la pregunta de Mario me ha ayudado a aclararme a mí misma, a comprender que no obstante me atraigan y conmuevan los grandes místicos, sin embargo por mi carácter, por mi formación y por mi búsqueda intelectual más me sirven como ejemplo de consagración Agustín y Edith.

    Gracias por todo y a todos/as. Un abrazo en Cristo Jesús.

    Me gusta

    • Hola Edith! Cristo te cuide. Pues eso que dices, del reconocer nuestra dispersión es esencial, porque sin ese “darse cuenta” no hay modo de orientar la atención hacia un punto de mayor concentración, cosa que necesitamos sin duda para empezar a ejercer cierto grado de libertad.

      Que bueno que te haya servido lo de preguntarte por la referencia o modelo de conducta. Es verdad, comparto que muchas veces los conversos nos ayudan mucho, es más fácil vernos reflejados en sus vidas, llenas de avatares en los que podemos reconocer nuestros mismos pasos. Te envío un abrazo fraterno invocando a Jesucristo.

      Me gusta

  2. El santo al que más me gustaría parecerme es el más importante de todos, San José. Conozco poco de su vida, pero en todo se intuye un olvido absoluto de si mismo, y una preocupación constante por la Virgen y por Jesús, por su familia. Una humildad, una formalidad, una seriedad, hasta en la imagen que nos ha trascendido de él.
    Tal vez tiene todas las virtudes de las que yo carezco, y que me gustaría tener. Y me resulta humanamente simpático, desde ese conocimiento escaso que tenemos de él.

    Me gusta

    • Hola Ricardo, claro que sí. Sabes que San José me parece un gran ejemplo de ausencia de ego. Alguien que se dejó actuar por lo que ma gracia le pedía. Cumplir su papel con fidelidad, sin estridencias, gracias por traerlo. Por n lado, es cierto, admiramos a aquellos que tienen alguna virtud de la que carecemos. Desde otro punto de vista admiramos a aquellos con los que “resonamos” es decir cuando algo de ellos hace eco en nosotros y por lo tanto, ya tenemos eso que anhelamos. Solo bastaría en este segundo caso, despertar esas virtudes o dones aletargados pero presentes. Un abrazo fraterno, gracias por compartir. Cristo te cuide.

      Me gusta

  3. Estimados herman@s, comparto con vosotros el Maestro que toca mi corazón. Es el Monje Rafael Arnaiz Barón. Trapense. En sus escritos plasma la transformación que Dios experimenta en él a través de una enfermedad. A través de sus relatos se ve, como el barro se entremezcla con la santidad que lo habita. La humildad que emana poco a poco en su proceso doloroso….
    Su frase…SOLO DIOS.
    Os encantará conocerlo. Estoy Segura.
    Un abrazo en Cristo

    Me gusta

    • Pues sí, es un hermoso ejemplo de entrega a contramano de la voluntad de su mente. Cuando acariciaba lo más anhelado, lo que más había buscado, la enfermedad se presentó implacable. Sin duda esa “desgracia” terminó siendo una gracia, creo que fue su actitud ante todo ello lo que lo elevó espiritualmente. En la fraternidad virtual hace años, se lo eligió como patrono y luego lo desatendimos y a ese blog también. Siempre hay tiempo de reparar el olvido. Otro abrazo!

      Me gusta

  4. Estupenda clarificación de los dos ejercicios de: Entrenar la atención. Anclar la mirada en un objeto lejano, es un aliado para la Oración continua que combate constantemente a los pensamientos divagadores. Pero, además, elevar la cabeza y mantener la mirada es un ejercicio eficaz en muchas circunstancias. En la comida, por ejemplo, enseguida detectamos qué significado tiene mirar al frente, y que otro significado tiene estar anclado en el plato. En cuanto al stop, necesario, para ver cómo la emoción conduce los pensamientos. Cuando me veo en medio de una discusión mental, rebobino los pensamientos para ver qué imagen ha provocado la secuencia. No hay razones articuladas, sino imágenes que tras asociaciones se aferran, habitualmente, a una de esas emociones gustosas de sentirnos heridos.
    En cuanto al modelo de el último video. No siento estar preparado para dar una respuesta adecuada. Tengo un conocimiento muy general, pero poco estudiado y reflexionado. Puedo decir que siento simpatía por los místicos poetas, pero, no me quedo a gusto. Así que, siguiendo las meditaciones de la hermana Lourdes, he conectado con Edith Stein. Leo sus meditaciones con mucho afecto, aunque carezco de información detallada de su obra. Pero me atraen sus comentarios, los veo certeros y con delicadeza. Espero que sirva, un abrazo fraterno a todos.

    Me gusta

    • hola Eugenio, tu comentario aporta mucho contenido útil: Destaco: “En la comida, por ejemplo, enseguida detectamos qué significado tiene mirar al frente, y que otro significado tiene estar anclado en el plato.”

      También:
      “En cuanto al stop, necesario, para ver cómo la emoción conduce los pensamientos.” ¿Así lo vives? Pues en mi caso, si bien son simultáneos casi, observo que el pensamiento detona la emoción. Aunque desde otro punto de vista, parecieran ser lo mismo que se expresa diferente según el centro de respuesta. Lindo tema.

      Lo de rebobinar los pensamientos hasta encontrar el pensamiento que origina la secuencia es de mucho interés; no es sencillo y hay que estar atento a no enredarse nuevamente en la problemática, pero con la vigilancia suficiente es de mucha ayuda. Veremos de tratarlo en próximos vídeos. Gracias por participar hermano! Cristo te cuide.

      Me gusta

  5. – Considero que lo referente a la duda es algo a tener muy en cuenta, ya que por ahí se nos van muchas energías. Los latinos solían decir : «in dubio libertas», es decir: ante la duda libertad. Pese a lo acertado de la proposición, yo no sé hasta que punto, esto resuelve la duda sino que más bien la acelera. Algo así como: haz cualquier cosa antes que mantenerte en la duda. Insisto que esto puede que dé lugar a más duda, pero en cambio el no hacer nada, si que nos obliga a salir de la duda, pero no a la tremenda sino de forma natural, pues no es posible mantener la duda, basta que uno quiera mantenerse en la duda para ver que antes o después, esta desaparece.
    – Con respecto al ayuno mental, es cierto que lo importante o lo urgente siempre se da o siempre llega por algún lado. En cambio, tenemos la impresión de que si no estamos continuamente pendientes de los medios, nos vamos a quedar descolgados o algo así. La mente se las ingenia tambien para que no dejemos de estar siempre pendientes de todo lo que pasa o nos llega, el problema que esto lo único que genera es cada vez mas pide más y así como si estuviéramos siempre al sol nos quemaríamos, si estamos siempre sujetos a internet o al móvil acabamos también quemados, es decir, perdidos en cualquier lugar del universo virtual y sin muchas posibilidades de retorno.
    – En lo referente a la consagración creo que es importante mantener el anhelo, pues de lo contrario también viene la dispersión y no hay nada mas incongruente que estar consagrado a algo y estar disperso. Mantener el anhelo, en cambio, nos pone en la vía exacta de la solución, pues ese anhelo, en el caso por Dios, mantiene viva la atención y la refuerza. Creo que el sentido del refuerzo también es decisivo para llevar adelante y mantener la consagración.
    – En referencia al Santo que yo considero como modelo o que incluso quisiera que lo fuera, en mi caso concreto, es Santo Tomás de Aquino. Sin duda que es mucho aspirar, pero no veo otro camino para mí. Por su pureza e inteligencia y su dedicación completa al estudio y a la oración como fuentes de la predicación. Sigue siendo un punto de referencia continua.

    Me gusta

    • José, esto es muy útil. Ordena muy bien la idea expresada. “pero en cambio el no hacer nada, si que nos obliga a salir de la duda, pero no a la tremenda sino de forma natural, pues no es posible mantener la duda, basta que uno quiera mantenerse en la duda para ver que antes o después, esta desaparece”.

      Me ha hecho sonreír esto que dices: “no hay nada mas incongruente que estar consagrado a algo y estar disperso.” Ciertamente.

      Eres congruente al elegir a Santo Tomás, has dedicado muchos años a estudiarlo y a enseñar sobre él, sin duda es vocacional tu afinidad con él. Otro abrazo José, invocando a Cristo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: