En la ceremonia

Nuestra Madre

En la ceremonia, el ingreso del oficiante se extiende por el pasillo central, mientras las gentes entonan el himno de apertura y los oferentes portan luminarias de alabanza.

El acólito, contrahecho, tullido, arrastra su aparatosa renguera y haciendo torpes movimientos trata de no quedar atrás en todo el procedimiento.

Su presencia tosca, desordenada, desnuda en esfuerzo y afán, rompe cualquier armonía que la solemnidad pudiera ir dibujando.

Y es justamente allí, en la fealdad de sus contornos, donde inesperadamente, se manifiesta lo sagrado.

Links de hoy:

Escuela de teología

Traditio et fides


Deja un comentario