Meditación XX

Capilla del Monasterio Santa María de los Toldos

Meditación XX

Decidieron de común acuerdo el santo abad Antonio y todos los que habían ido a verle, que la discreción es lo que conduce al monje con paso firme y sin vacilación hacia Dios, y conserva para siempre intactas las mismas virtudes a que se habían referido.

Pues, gracias a ella, se sube con menos fatiga la cuesta arriba de la perfección, a donde, sin su concurso, muchos no hubiesen podido llegar a pesar de sus continuos esfuerzos.

En consecuencia, quedó confirmado que la discreción es la madre, guarda y moderadora de todas las virtudes. Se ha puesto a plena luz el hecho de que la discreción es en cierta manera la fuente y la raíz de todas las virtudes.

En base a las «Colaciones» de Casiano

_______________________________________________________________

Haz click aquí para comentar

__________________________________________________________

3 Comments on “Meditación XX

  1. apoyo tambien los comentarios anteriores, porque la discresion ayuda al monge a encontrarse con Dios y para tener una entrega total a Dios.

  2. Discrecion bella cualidad cortesana que emana del «amor al projimo y a uno mismo»

  3. Según el Diccionario de la Real Academia Española «discreción» proviene del latín (discretio, -onis) y tiene los significados de:
    1. f. Sensatez para formar juicio y tacto para hablar u obrar.
    2. f. Don de expresarse con agudeza, ingenio y oportunidad.
    3. f. Reserva, prudencia, circunspección.
    Creo que en el siglo IV los monjes pecaban por exceso de celo en sus mortificaciones, dándose el caso de llegar a morir de hambre o de sed debido a los ayunos que practicaban tan prolongados y rigurosos. Gracias a Dios prevaleció el buen juicio y la prudencia en los conciliábulos que los «Abbá» mantuvieron para dilucidar semejante situación. Y, por fin, llegaron a la conclusión que no había que extenuar el cuerpo ni la mente, manteniendo el arco demasiado tenso, sino dar alas al Espíritu para no matar su ardor, pero sin pasarse con la excesiva penitencia. A esta virtud la llamaron «discreción».

Deja un comentario