El silencio de la inocencia


“El silencio no es virtud, pero de él se siguen todas las virtudes. El ruido no es pecado, pero de él se siguen todos los males.

El ojo limpio es ojo silencioso. Es ojo trasparente. Y el silencio es eso: pura trasparencia. El silencio es lo traslúcido, lo límpido, lo nítido. La ausencia de todo empañamiento, de todo estorbo. El silencio es impoluto.

Pero insistamos: entendido este silencio en su positividad tiene por nombre: pureza.

De allí que, cuando el Señor habla de la recepción de su Palabra, gusta expresarlo bajo la analogía de la tierra y el cultivo. Su Palabra es la semilla, que para ser fecunda, para germinar, precisa de una tierra libre de maleza, libre de piedras; una tierra roturada, abierta, franca… una tierra silenciosa.

Es notable cómo el niño (que es paradigma de lo puro) es naturalmente silencioso. Sólo si se lo exacerba, si se lo sobre estimula, si se le grita, se lo vuelve ruidoso. Si no, el niño juega y contempla en su mágico murmullo, en su paraíso de sosiego.

Nacer de nuevo, de lo Alto, volver a hacerse como niños, tiene más que ver con el silenciamiento de lo que pensamos. Y hay una secreta nostalgia que nos imanta a ese silencio (al silencio embrionario, envolvente), que es nostalgia del Origen, que es nostalgia de la pureza perdida, del paraíso perdido. Hay que dejarse llevar por esa nostalgia, que es lazarillo fiel…

Quien allí retorna, vive ese clima diáfano como una sobreabundancia de silencio. Las palabras estorban, ensucian, hollinan la impoluta trasparencia de un Rostro inmediato, el del Señor adorado sin ruidos ni mediaciones.

Hacer silencio cuesta. Pero en el silencio ya nada cuesta. Es como el ámbito, el ethos y pathos, de toda virtud adquirida.

El silencio es el limpio espejo del alma pura, que sólo refleja lo divino que recibe, sin aditamentos, sin manchas, sin glosa, como la silente luna refleja al sol.

Y así como para los puros todo es puro, para el alma silente, todo es silente: todo expresa silencio.

Ese es el silencio como pureza”.

 

Padre Diego de Jesús. Silencio y Oración. Conferencia en la Basílica de Santo Domingo, Córdoba, 5 de octubre del 2017

2 Comments on “El silencio de la inocencia

  1. Enseña el Santo Padre San Juan de la Cruz (Dichos de luz y amor) “Una palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta habla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser oída del alma”.Saludos y bendiciones. Orad por mi.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: