La afinidad profunda

Viene del post anterior

¿Y cómo puede uno discernir el carisma adecuado para el propio temperamento, el camino, la orden o regla de vida más conveniente para uno?

La vocación se manifiesta diferente en cada uno. En algunos surge como sutil inclinación del corazón, que se va acrecentando en la medida que se responde. En otros en cambio, es un arrebato, un impulso de fuerza inusitada que se afirma con el correr del tiempo como decisión inquebrantable. Existe también el caso de aquellos que no logran responder sin equívocos o con la unanimidad del alma y entonces, el llamado se muestra durante el transcurrir de la vida una y otra vez, sin forzar pero con persistencia. Es una “idea” que no se puede abandonar, un deseo cíclico que urge y que más crece cuanto más se lo escucha y se responde.

La vocación es un llamado, es un gusto, un ardor del corazón. Está relacionada con un “por hacer”, pero también con un modo de “ser”. Se nos llama a vivir según aquello a lo que nos sentimos convocados. Es una forma en la que se nos manifiesta el amor de Dios. La vocación no tiene edad. Puede llegar en la niñez o cuando joven, en la plenitud de las fuerzas. Aunque también suele mostrarse en cierto momento tardío de la vida, ser escuchada recién cuando se han acallado los tumultos de la juventud. Es ante todo un misterio que se consuma en el momento mismo en que se asume y se acepta.

Lo decisivo es re-conocernos llamados a cierto modo de ser y de hacer. Es este “aceptar el designio” con el que fuimos creados por Dios personalmente, lo que nos termina de formar como individuos. Puede llegar a ser toda una tarea reconocer la propia vocación, porque a veces es necesario silenciar los ruidos de otros impulsos en el alma. En ocasiones la cultura imperante, con sus “valores”, nos hace creer que debemos ser o hacer esto y aquello.

Llegamos a creer que somos nosotros los que deseamos tal o cual objetivo, sin advertir que somos impulsados por un modelo cultural que secretamente nos invade el sistema de creencias. Más allá de la circunstancia en que tomemos conciencia de la propia vocación, hay una forma coherente de responder a ella. La profundidad y entrega de nuestra respuesta, tiene mucha relación con la paz y la dicha que podamos encontrar en esta vida.

Como en todo es importante escuchar la voz del corazón o esa paz del alma que se manifiesta cuando uno se pone de acuerdo con la voluntad de Dios. Hay un alineamiento, una sensación de encaje y de completitud repentina en uno mismo. El gusto puede ser un indicador pero es solo superficial, ya que el gusto por algo puede variar; deberse a la novedad, a una sensación de identidad, a la imagen de uno mismo, etc.

Hay que descubrir la afinidad. Una planta que gusta del sol quizá pueda crecer y desarrollarse a la sombra, pero no lo hará en todo su potencial. Siempre estará restringida por ese ambiente que no le resulta del todo adecuado. Es importante encontrar nuestro lugar, ese sitio en el que “encajamos”. Este encaje es interno pero se manifiesta en lo externo. Todo se acomoda y empieza a fluir más fácilmente cuando permanecemos en nuestro ambiente propicio. Puede pasar un tiempo hasta que esto sea claro, pero más temprano que tarde se hará evidente.

Nuestra adecuación a un determinado carisma, vocación, regla ascética o situación de vida en general no puede valerse nunca de un forzamiento. Obviamente puede necesitar aplicar nuestra energía y doblegar nuestras tendencias nocivas, pero todo dentro del fluir de la gracia. Uno se siente conducido y apoyado por el despliegue de los acontecimientos. En todo caso, la elección que hagamos tiene que ser orientada más por el amor que por cualquier deliberación.

Hermanas y hermanos, cualquier consulta será bienvenida si queréis continuidad en el intercambio sobre este tema. Muchas veces no podemos responder los comentarios uno a uno, por razones de tiempo debido a otras ocupaciones, pero siempre intentaremos hacerlo a través de las publicaciones. Un saludo fraterno invocando el Santo Nombre de Jesús.

Dos enlaces sugeridos por hno. Sergio Cardona:

Comunidad Chemin Neuf

Comunidades Marianas de La Asunción

2 Comments on “La afinidad profunda

  1. Hola a todos.

    Muy interesante el post, me ha hecho pensar ese “por hacer” que si no hago se queda sin hacer.

    Una vocación clara es dada por Dios a través de las orientaciones de la Iglesia, los deseos/insatisfacciones del individuo y las necesidades/clamores del pueblo.

    Una vez escuché esa idea de la “santa insatisfacción”, y me atrajo mucho.
    Seguro que de ahí han salido tantos monasterios, eremitorios, orfanatos, hospitales, conventos, congregaciones, órdenes religiosas, asociaciones de laicos, fraternidades, hermandades, cofradías y tantos movimientos al servicio de Dios, de la Iglesia y del mundo.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. «Aceptar el designio con el que fuimos creados por Dios personalmente, lo que nos termina de formar como individuos». Me parece muy interesante desde el punto de vista de la formación que no es lo mismo que la instrucción. La formación va más en la línea de ser uno mismo, de terminar de hacerse. La instrucción es algo mas concreto y puntual, necesario también. La vocación, en definitiva, no es cualquier cosa, es seguir ese designio de Dios es algo fundamental y decisivo, otra cosa es que nos cueste encontrarlo o seguirlo o las dos cosas a la vez, creo que siempre será algo necesario y fundamental en nuestro desarrollo, el designio de DIos, la propia vocación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: