Fundarse en la paz

Photo by RODNAE Productions on Pexels.com

Aquí un audio en MP3 con los capítulos recomendados de Diádoco como apoyo de la semana.

Aquí el PDF con el texto de Diádoco de los cuales recomendamos los capítulos 26 al 28 en la página 357 del vol. primero

Enlaces de hoy:

Virgen de Guadalupe

Homilías del domingo: Padre José Antonio Heredia OP

Hay nuevas películas recomendadas (La historia de José y Juan Pablo I)

10 Comments on “Fundarse en la paz

  1. Fundarse en la paz. ¿Hay acaso otro deseo? y sin embargo en ocasiones esto parece imposible.
    ¿Qué hacer cuando desde fuera se te urge a cumplir con una serie de cosas para que el trabajo de los encargos pueda cumplir las expectativas del cliente que por otro lado nos hemos comprometido a cumplir?.
    Sin darme cuenta la prisa se va colando y al final es una cadena y se termina «explotando». Gracias a Dios esto es circunstancial. Pero en ocasiones pienso que tal vez ese hacer con calma, es algo bello pero que nunca lograré alcanzar.
    Ojalá que el Señor tenga piedad y misericordia.
    Pido vuestra oración, Mario y hermanos.

    Me gusta

    • Hola María! A no desanimarse. Ser bien conscientes de la inquietud que nos mueve con frecuencia es ya estarse aquietando. Pedir el don de la paz inalterable, una y otra vez; poner la atención en detenernos, cada vez que nos vemos sumidos en la prisa… eso nos lleva, nos acerca. Al final, es pedir el don de la fe profunda; es esa certeza del corazón la que nos permite la paz. Un abrazo hermana, Cristo te cuide!

      Me gusta

  2. Cada vez que no sentimos paz en nuestro corazón es porque lo que estamos realizando o lo que hicimos o pensamos no es de Dios?
    Mi pregunta viene por lo que siento muchas veces despues de tomar exámenes….Me quedo preocupada, triste, como si lo realizado no hubiese estado bien, como si Dios me estuviese pidiendo que haga algo que no me estoy dando cuenta. Soy exigente en mi profesión, la docencia y eso hoy parece que me llena de malestar, me quita paz pero a la vez no puedo hacerlo de otra forma.
    Gracias por los textos y videos. Son un regalo para el alma.
    Saludos en Cristo.

    Me gusta

    • Hola Fanny. La falta de paz puede surgir por diversas razones. Una de ellas es por actuar sin coherencia, entre lo que pensamos y sentimos que debemos y lo que hacemos. En ese sentido nos avisa de la necesidad de corregirnos. O puede surgir por un ansia de algo externo a futuro que creemos nos va a colmar y por lo tanto nos hacemos dependientes de ello. Y tantas otras cosas. Pero en resumen, creo que la falta de paz es posible cuando nos quedamos en la mente y nos salimos del corazón; nos «alejamos» de la presencia de Dios. Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús. Gracias por comentar.

      Me gusta

  3. Mario muchas gracias por haber contestado a una de las dos preguntas que mandaba el otro día sobre cómo relacionarte con tus amigos y fuera del tiempo de meditación volveré a oír el vídeo que me ha gustado bastante.
    lo que me falta es la segunda pregunta que era respecto al tiempo libre de ocio o lo que sea si me podrías orientar desde el punto de vista de que yo pues normalmente las tardes las tengo libres y mi duda es si durante ese tiempo dedico unos minutos u horas ahora a rezar o a leer o a hacer ejercicios de lógica tipo sudoku para entrenar la mente o si todo esto sobra porque si miramos a los monjes de clausura o a los hermanos del desierto o a los lamas del Tíbet todas esas distracciones entre comillas no las tienen y se dedican casi full-time a rezar entonces ahí tengo un problema que no sé cómo solucionar porque no me veo capaz de estar todo el la tarde intentando repetir el nombre del Señor o rezando o en meditación, pero a veces me parece que leer es una especie de entre comillas pérdida de tiempo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola JM. Cristo te cuide. Creo que lo por hacer, en cuanto tiempo de meditación y demás, depende mucho del momento del camino espiritual donde uno se encuentre. De todos modos, la oración implícita, permite que sea lo que sea que estemos haciendo se convierta en forma de oración o meditación. Es el «como» lo hacemos en este caso lo decisivo. Habrá quién se sienta llamado a quedarse quieto meditando mucho tiempo y otros que no. Vivir en la Presencia parece ser el punto importante.
      Un abrazo en Cristo! Gracias por comentar.

      Me gusta

  4. Mario, muchas gracias por esta practica semanal y por todo lo demás. Mis respetos, admiración y profunda gratitud por todo. Descubrí hace unos meses vuestros momentos de oración y suelo seguir en directo la Vespertina. Me llena mucho y me siento identificada con este modo de orar incesantemente con el Santo Nombre. Estoy recién llegada al Blog y veo mucho material formativo interesante. No quisiera ir a salto de mata entre unas clases y otras, sino seguir un orden. ¿Serias tan amable de aconsejarme, por favor? Ademas de los momentos orantes, por donde comenzar : ¿filocalía, fenomenología…? Quiero ir poco a poco gustando e interiorizando este regalo que el Señor me ha hecho: hacerse el encontradizo conmigo en este momento crucial de mi vida a través de EL SANTO NOMBRE. Gracias!!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias hermano Mario por esta enseñanza y la por la práctica de ‘hacer sin prisa’. Lo que dice me explica la relación entre la inquietud, nuestros deseos posesivos, y el estado de cansancio y ansiedad en el que vivimos comúnmente. Nunca antes había visto esa relación. Pensando en esto que dice me doy cuenta que casi siempre mi mente (pensamientos) no está en el momento ni el lugar donde estoy yo, sino que anda divagando por lo que viene después o por lo que ya pasó. En otras palabras, no estoy presente en el aquí y el ahora que, como usted dice, donde se encuentra la Gracia, donde está Dios. Me alegra mucho saber que la práctica de la oración del Nombre nos puede ayudar a anclarnos en la Paz. Gracias por guiarnos.

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias a ti Gloria por participar y compartir la oración. Así es, Estamos muy acostumbrados a vivir en la divagación. Salir de ella con la atención nos acerca a esa Presencia de Dios en nuestra vida cotidiana, que es lo que da sentido a nuestras vidas. Un abrazo fraterno, invocando a Cristo.

        Me gusta

    • Hola Candela! Un gusto compartir la oración. Creo que un buen comienzo son las clases 52º a la 60ª de Filocalía. Dan un panorama para situarse. Igual, Las dos primeras de Fenomenología, te pueden aportar una idea de que va ese curso y allí ves si te interesa. Las publicaciones durante la semana y los vídeos de los domingos más en corto pueden servirte para ir compartiendo ese punto al cual atender que nos sirva de timón.

      En suma, no te atiborres, ve poco a poco. En todo decimos lo mismo de distinto modo: Vivir en la presencia de Dios, lo resuelve todo. ¿Cómo llegar a ello? Atención, oración frecuente y mucho deseo de plenitud sin depender de lo que ocurra.

      Un abrazo en Cristo Jesús.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: