Ascética de la percepción

Photo by Gianluca Grisenti on Pexels.com
Primera parte

El alimento que das a la mente es tan importante como el alimento que brindas al cuerpo. Incluso más. ¿Sabes de que se alimenta la mente? De las percepciones. Todo lo que percibes es su alimento. Y esto con lo que se nutre el alma,* luego debe digerirse y asimilarse. ¿Sabes como se digiere el alimento que ingirió el siquismo? Divagando. Los pensamientos divagatorios, ese constante murmullo o rumiar al que solemos llamar «diálogo interno» es el ruido digestivo de lo que ha ingresado por vía de la percepción.

Por eso, para acceder a una oración cada vez más silenciosa y profunda o de tipo contemplativo; no solo es necesario dominar una cierta técnica o método con precisión sino y sobre todo, llevar adelante una dieta mental o ayuno espiritual. Disminuir la cantidad y variedad de estímulos a los que nos exponemos y por supuesto, cuidar la calidad de los mismos. Imagina que comes mucho, a todas horas y alimentos pesados de difícil digestión y muchos de ellos en mal estado… en poco tiempo terminas enfermo severamente y con un ataque hepático tremendo.

No es de extrañar que estemos tan mal anímicamente, viviendo confundidos o desconcertados y que la angustia y la inquietud sea la norma general en la vida de las personas. Custodiar la mente implica toda una ascética de la percepción. Nada complicado sino al revés; requiere una gran simplificación, una tarea de limpieza y despojamiento. Cuando vas a una casa que ha estado cerrada durante mucho tiempo y que ha sido usada como desordenado depósito de trastos varios, ¿qué haces?

Abres las ventanas y dejas que entre la luz y el aire (esto es comprensión y claridad de propósito) y luego con paciencia sacas todo afuera, para poder barrer y quitar las telarañas y los depósitos de suciedad. Incluso puede que se necesite lijar y pintar las paredes; pulir los pisos y desinfectar. Con la mente necesitamos algo similar. La oración, la meditación y las distintas formas de elevación espiritual, requieren simultáneamente de esta tarea de la sobriedad en lo cotidiano, (nepsis) de la vigilancia con atenta mirada de lo que vemos, lo que escuchamos, de las actividades en las que nos involucramos y demás.

Pero para que esto nos sea posible tenemos que tener un fuerte deseo de unificación interior y estar claros acerca de lo que es realmente importante para nosotros. Sabiendo lo que queremos, es decir: una paz en el corazón que no dependa de las circunstancias cambiantes de la vida, nos dirigimos a Dios como única fuente de estabilidad y contento. Iniciamos entonces la peregrinación hacia la oración incesante, hacia ese modo de ser y estar en Su presencia. Con la mirada atenta a este propósito, que se concreta desde este mismo ahora, nos resulta más sencillo separar la paja del trigo en cuanto a la percepción se refiere.

* En la concepción tripartita del ser humano propia de los padres de Filocalía; mente, siquismo, alma y ego son términos equivalentes.

elsantonombre.org

Enlaces de hoy:

La duda conduce a la búsqueda de la verdad

El miedo a mi verdad

6 Comments on “Ascética de la percepción

  1. Pingback: ASCÉTICA DE PERCEPÇÃO – COLETÂNEAS ESPIRITUAIS

  2. Buenos días a todos yo la dificultad con que me encuentro leyendo este texto de ayuno mental es que no sé muy bien cómo hacerlo a lo largo del día en los momentos en que estoy meditando 40 minutos por la mañana o lo que fuere bueno pues las pequeñas distracciones de todo el mundo pero es un momento dedicado exclusivamente a la oración contemplativa y de silencio y sin excesivos problemas pero en cuanto llegas al día a día pues yo no sé muy bien cómo meterle mano al asunto porque por ejemplo leer noticias es positivo leer libros de esas dos cosas que acabo de decir habría que ayunar y si ayunas durante ese tiempo qué haces cómo rellenar el día a día de tu tiempo libre todo el rato meditando parece una exageración pero bueno es mi pregunta y luego también cuando vas a reuniones con amigos cómo puedes interiorizar y estar en tu interior cuando estás rodeado de gente hablando y muchas veces sin bueno casi todas las veces sin ser consciente lo que estás diciendo y siendo el piloto automático o tú luego el que está tomando las riendas de tu vida bueno pues si alguien tiene algo que decir para orientarme se lo agradecería un saludo

    Me gusta

    • Hola Hermano, Cristo te cuide. Gracias por tu comentario, nos da pie para darte nuestra opinión en el vídeo del próximo domingo donde abordamos una práctica recomendada para la semana próxima. A ver sin podemos favorecer la comprensión de este tema que mencionas. Luego nos dices. Un abrazo fraterno en Cristo Jesús.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: