Ese lugar donde vives en mí

Lo que sucede en el cuerpo afecta a la mente y lo que sucede en la mente afecta al cuerpo. Es una relación recíproca. Lo que vivimos espiritualmente influye muy directamente en lo corporal y en lo mental. Debido a esto cuando logramos afianzar una actitud de confianza en Dios y en su providencia, esto repercute de manera notable sosegando los pensamientos y aflojando las tensiones.

La mente se inquieta cuando se cree la artífice y la que controla el resultado de las acciones. Por supuesto, la organización y planificación son funciones que le competen pero en el marco del plan divino que va desarrollándose en todo. Si pierde este factor esencial en sus consideraciones, esa mente tenderá a la inquietud y permanecerá en el desasosiego, con la angustia resultante.

El cuerpo no puede menos que reflejar estos sucesos interiores, defendiéndose a través de la tensión y se le hace costumbre la crispación. Los músculos se contraen defensivamente por el constante temor latente, ante el posible fracaso de las expectativas. Se nos hace hábito un vivir inquietos y esto es una inercia de tensión muscular que impide la paz interior. No es infrecuente que esto derive en dolor o en enfermedad y malestar general.

Es muy útil recordar esto y usarlo como indicador. Si me descubro tenso corporalmente e inquieto mentalmente, tengo la muestra de que he perdido la actitud de confianza en Dios. Al hombre le compete la intención y la acción atenta, pero los resultados de las acciones están en manos de Dios. Si olvido esto vivo tenso siempre alejado del centro interior.

Este lugar de la confianza, que se identifica con lo que los monjes hesicastas llamaban el corazón del hombre y que también fue denominado la celda interior por Santa Catalina de Siena, es el lugar del alma que se conecta con la voluntad de Dios íntimamente. Es allí donde se percibe claramente la brisa suave del Espíritu Santo. Es el espacio de las mociones donde susurra la intuición.

En los momentos claves del día, como por ejemplo al levantarnos o al iniciar alguna actividad precisa, podemos tomarnos un instante y atender al modo de estar en que nos encontramos. ¿Cómo está el cuerpo? ¿Y la mente? Si hay contracción y agitación, si la prisa nos va llevando de las narices es preciso revisar nuestra actitud.

¿Qué me estoy creyendo? Tal vez que estoy separado y solo a merced de acontecimientos azarosos en un universo caótico que avanza hacia la nada… si esas creencias y pensamientos pasan por mi mente y me identifico con ellas todo en mí tenderá a la apropiación y la posesividad. De ese modo no será posible la distensión. ¿Creo de veras que la vida tiene un sentido, que lo sagrado la inunda por doquier y que una providencia amorosa nos guía en todo momento? Pues entonces invoquemos el don de la coherencia, vayamos aflojando las defensas, quitémonos las amarguras y vivamos en la paz profunda.

Todos sabemos, en lo profundo del corazón, (aunque para percibir este saber es preciso silenciarnos) que el universo, la vida y los acontecimientos, forman parte de una trama de infinita variedad, tejida con la intención de Dios y que esta intención es sabia más allá de nuestra comprensión. A esa sabiduría hemos de entregarnos con afectuosa soltura.

El cuerpo, vital pero relajado. La mente clara y silente. El espíritu, atento a la sagrada presencia, conectado en actitud orante buscando la adoración. Pidamos el regalo de una vida sacralizada. Esto no es solo para los santos o para personas muy especiales. Puede ser el fruto cotidiano de todo aquél que invoca con paciencia y perseverancia el Nombre de Jesucristo.

elsantonombre.org

Queridas hermanas y hermanos en Cristo Jesús: si Dios quiere, este sábado 14 de mayo, a las 14 hs. de Argentina, 19 hs. de España y horarios equivalentes, estaremos disponibles en el zoom para intercambiar sobre temas de Fenomenología. Están invitados a través del enlace de siempre, que es el mismo que usamos para las oraciones y que dejamos aquí abajo. Estos encuentros no se graban por ahora, para facilitar la fluidez y apertura en el compartir de los temas.

https://us02web.zoom.us/j/88619724529

Audio breve con el texto introductorio a Fenomenología

De la oscuridad a la luz

2 Comments on “Ese lugar donde vives en mí

  1. Gracias Mario regrese hoy de Connecticut a San Antonio espero poder conectarme , con los horarios si no lo sigo grabado voy despacio estoy aprendiendo mucho de los agradezco mucho
    Saludos en Cristo

    Me gusta

  2. GRACIAS INFINITAS MARIO!!!!!!!!!
    Esta reflexión está WOW.
    Doy gracias a DIOS por tu SÍ desinteresado y le pido que te baste su GRACIA para continuar…

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: