27° clase de Filocalía

EL HESICASMO, SÍNTESIS GENERAL Y SOBRE EL ABATE FILEMÓN

Texto escaneado sobre el Abate Filemón (PDF)

Hermanas/os, no hemos podido subir la clase en un sólo vídeo a Youtube; hemos debido cargar la clase en 4 partes. Ignoramos el motivo de esta limitación, pese a que lo intentamos varias horas. Veremos si se resuelve para la próxima semana. Un abrazo fraterno para todos.

9 Comments on “27° clase de Filocalía

  1. Una participante del curso (Hermana en la clausura)

    HESICASMO – ABATE FILEMÓN

    Una vida de cielo en la tierra. ¿Quién no querrá desde ahora gozar de tan gran bienaventuranza? Sin embargo, la crisis actual que nos invitaba al “recogimiento”, estar en casa, puso en evidencia la dificultad y hasta la fobia que esto representaba para muchos. La cultura en la que hemos sido educados, nos ha entrenado para el movimiento vertiginoso, el hacer, el codiciar, escoger, adquirir, ser fabricantes en nuestra propia vida.

    El hesicasmo nos ayuda a ubicarnos en esa realidad espiritual que hemos perdido, a abrirnos a la verdad de nuestra finitud y total dependencia de Dios, nos lleva a la unidad, mente-cuerpo-espíritu, la oración es el hilo conductor, entonces comprendemos que la unión con Dios es posible aquí en la tierra, el paraíso se hace presente con la presencia de Dios, si nuestro deseo de Él es único, los obstáculos, el velo, la muralla que nos separan caen, no son más que ídolos incapaces de darnos la felicidad.

    El hesicasmo tendiendo hacia la quietud requiere de esfuerzo, es este el movimiento propio del que desea orar incesantemente, reemplazar todo pensamiento por la oración de Jesús. “Los pensamientos que se producen en la mente por cosas vanas, son enfermedades de un alma ociosa y descuidada”. El Abate Filemón insiste en esta renuncia a todo vano pensamiento y en realidad como escribía san Juan de la Cruz: “Solo Dios es digno del pensamiento del hombre”, ¿qué otro empeño más honroso que éste el de consagrarnos por entero y con firme determinación a la presencia de Dios? ¡locos debemos ser si no pensamos en Dios! Dignos de lástima si nos ocupamos en otras cosas, de Él somos, hechura de sus manos y guardarnos para Él debería ser nuestra afanosa preocupación, cuantos de nuestros males derivan de no estar unidos a Él, un alma enferma tiende a somatizarse según aquel dicho: “El cuerpo grita lo que el alma calla”, lo que resista el alma, lo resiste el cuerpo, sin embargo, según las sabias enseñanzas del Abate Filemón, esfuerzo, mucho esfuerzo, hasta que por la gracia de Dios se alcanza la impasibilidad, ese no estar más que sujetos a Dios, invadidos por su luz sin ser deslumbrados o aniquilados por las luciérnagas de este mundo.

    Una hermana consagrada en la clausura.

    Me gusta

  2. Gracias Hermano Mario por transmitirnos y motivarnos en esta práctica básica y ajustada. En estos tiempos multi-diversos es necesarios anclarse a lo sencillo y realizable. Con humildad y rebeldía perseguimos, aquí y ahora, la Presencia Divina. Insistimos en la impotencia, insistimos en la promesa. Saludo Fraterno a todos.

    Me gusta

    • Hola Eugenio. Cristo te cuide. me ha gustado mucho eso de “Con humildad y rebeldía” perseguimos aquí y ahora…” Esa es la actitud correcta me parece. Un abrazo fraterno hermano y Feliz Navidad ya que llego a este comentario unas horas antes de la noche buena.

      Me gusta

  3. Gracias hermanas y hermanos por los comentarios, estamos revisando las clases para revisar con Mariano las tablas de contenido que él va realizando y veo comentarios que no he respondido por escrito, aunque creo haberlo hecho en clase. Por favor, si quedan consultas pendientes, les ruego me avisen para responderlas lo antes posible. Un abrazo en Cristo Jesús.

    Me gusta

  4. Gracias Hno. Mario.
    Muy claro, sintético y amable: facilita mucho la comprensión de un concepto tan amplio y único.
    La respiración en la quietud, tan central en las prácticas  milenarias de oriente extremo se espeja también, entre los hesicastas.  Los caminos parecerían similares…Pero la entrega al Señor en su Nombre, (creo) se diferencia de aquellos caminos, de tanto esfuerzo.
    Me parece también, que esa práctica nos hace permeables y más sensibles al dolor del otro: acalla la ayuda automática que pudiera surgirnos, nos pausa y sienta a sus pies a escuchar su sentir, a decir su necesidad.
    Gracias nuevamente!  Te saludo, invocando el Nombre del Señor.

    Me gusta

    • Así es Héctor. Es notable como ellos advertían ya que la respiración calma y profunda producía el mismo efecto en la mente que se iba silenciando. Al mismo tiempo la quietud corporal si se mantiene un rato contribuye a lo mismo, aunque al principio pone más en evidencia los movimientos de la mente. Y es verdad: la entrega al Nombre divino y la actitud de abandono lo diferencia en mucho de una simple técnica sico-física, lo sacraliza por así decir. Bienvenido al curso y gracias por participar. Cristo te cuide.

      Le gusta a 1 persona

  5. Magnífica síntesis Hno, Mario, sobre lo que es el hesicasmo. Gracias.

    Personalmente me parece que la Presencia continua es un gran DON de Dios, podremos hacer intentos y poner los medios dichos en diferentes clases, y si Dios quiere nos hará sentir o experimentar o llámese como se quiera, esa Presencia, pero mientras tanto el DON no actúe, habrá que vivir de fe dura y cruda ¿estoy equivocada?

    Otra duda que me ha surgido es al hablar de la impasibilidad, me pregunto cómo se compagina con la compasión cristiana.
    Comprendo que no se pueden tocar los temas desde todos los ángulos, pero si se pudiese decir algo lo agradecería.

    Por último sólo lo que Ud. deseaba al finalizar la clase: “Que Jesucristo nos acompañe siempre y nos haga saber de su compañía” En este deseo nos encontramos.
    Un saludo fraterno

    Le gusta a 1 persona

  6. Me pareció una excelente clase, como un recordatorio y simplificación de todo lo que estuvimos viendo hasta ahora, Muchas gracias Hno . Mario

    Me gusta

  7. Me ha parecido muy esclarecedora y practica la visión sobre el hesicasmo dada en esta clase. Creo que ahí está todo y que viviendo eso, es decir, unificando nuestra vida por medio del aquietamiento de los pensamientos y del cuerpo de cara a buscar la unificación del deseo de la presencia de Dios vivido en la oración continua es una vía que el hombre de hoy no puede olvidar.
    Sobre todo la novedad de esperar en Dios ya aquí y ahora, pues Cristo ha muerto y ha resucitado aqui y vivir en presencia de DIos es algo que ya se puedar dar aquí.
    Me parece muy interesante tambien, lo dicho a cerca del Abate Simeon, de que el hesicasmo no es hacer como si Dios estuviera presente sino vivir la realidad de la presencia de DIos hoy y que cuando no sabemos lo que hacer, lo único que nos queda es la súplica incesante. Cuando no puedo modificar la conducta, como nos recuerda San Pablo: «no hago el bien que quiero sino el mal que aborrezco», la única libertad del hombre es elevar la mirada a Dios. Sintiendo el desamparo, entregarnos por completo a la oracion. Mediante la oración continua. DIos viene a nuestra vida de forma tangible ya aqui y ahora. Que lo podamos vivir asi.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: