Una poética vital

Cuaresma 2023

El ayuno es evitar los excesos, en todas las cosas. Sobre todo en la comida, en las actividades y en los pensamientos. Si comemos con moderación, el cuerpo menos denso favorece la elevación de nuestro nivel de conciencia. No hacer muchas cosas y muy diversas, sino las pocas e importantes que sentimos nuestro deber, facilita el sosiego, el recogimiento y la vida se va pacificando.

Si además, en lugar de seguir la corriente innumerable de los pensamientos, llevamos la atención al presente mismo del instante, descubrimos una dimensión nueva que nos resulta sin embargo familiar. Aparece ante nosotros un mundo transfigurado que no es quimera, sino verdadera poesía al alcance de todos los sentidos. Está poética vital es sencilla, se apoya en una actitud y en una búsqueda muy precisa.

Esto a mí me resulta muy difícil. Lo he escuchado hasta el hartazgo y ya me está cansando. Sinceramente el presente casi siempre me aburre. No solo no veo poesía sino una pesadez y monotonía que me alteran muchísimo. Si no hago algo que me atraiga mucho y que me sirva para algo me siento ansioso muy pronto.

Bien, esto suele ocurrir cuando intentas vivir el presente de un modo que podríamos llamar simulado. Es decir, quieres el presente pero con un fin posterior, esperando que ocurra algo especial. Y esta expectativa ya no es vivir el instante. Es una trampa que nos hace la mente, queriendo aprovechar para sus fines de «entre-tenimiento» lo que no puede ser usado. Lo que hay ahora mismo es la puerta estrecha que nos deja en el reino de Dios.

Te propongo unos pocos días donde demos pasos mínimos, a ver si puedes encontrar el verdadero momento presente y no te quedes enredado en una idea del momento presente. Haremos juntos un acercamiento a la percepción de la presencia. Ten en cuenta que momento presente y divina presencia son lo mismo. Esta es una pista muy importante. (Continúa)

elsantonombre.org

Práctica sugerida:

Lo primero, leer con tranquilidad en el día que se inicia estas citas que recomendamos: Eclesiastés 3, 1 – 8 / Hebreos 12, 11 / Marcos 13, 11 y Lucas 13, 24. Meditar en ellas un buen rato. Tomar nota de cualquier significado que aparezca en nosotros. Intentar que esta tarea sea bien hecha, no a las apuradas. Mañana seguimos si Dios quiere.

Todos los contenidos en el blog son gratuitos y de libre acceso. Si tu puedes y quieres, ayúdanos haciendo llegar alguna aportación económica por alguno de los medios listados en el enlace a continuación: – donaciones – ¡Muchísimas gracias! Un abrazo fraterno, invocando el Santo Nombre de Jesús.

Deja un comentario