Vivir donde mora el Amor

Lunes-19-M

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se utilizan con frecuencia diversas palabras para referirse a la propia casa, al “hogar”. Los Salmos hablan a menudo de la nostalgia de morar en la casa de Dios y de encontrar protección en el templo sa lonto de Dios; se alaba el lugar santo de Dios, la maravillosa tienda de Dios, el refugio seguro de Dios.

Podriamos decir incluso que la exprexión  “morar en la casa de Dios” resume todas las aspiraciones expresadas en estas oraciones inspiradas. Por eso es altamente significativo que san Juan  describa a Jesús como la Palabra de Dios que habita entre nosotros (Jn 1,14). San Juan no dice únicamente que Jesús les ha invitado a él y a su hermano Anfrés a permanecer un día en su casa (Jn 1, 38-39); también se refiere al hecho de que Jesús se revela gradualemente a sus discípulos que él mismo es el nuevo templo (Jn 2,19).

Esta idea está expresada con la mayor claridad en el discurso de despedida, donde Jesús se revela a sí mismo como nuestro verdadero horgar : “Permaneced en mí, como yo permanezco en vosotros” (Jn 15,4). 

Jesús, en quien habita la plenitud de Dios, se ha convertido en nuestro hogar. Al establecer su morada en nosotros, él nos permite establecer nuestra morada en él. Al intimar con nuestro más profundo yo, Jesús nos ofrece la oportunidad de participar de su propia intimidad con Dios. Al escogernos como su morada preferida -su hogar-, nos está invitando a que también nosotros lo escojamos a él como nuestra morada preferida, como nuestro horgar.

Podemos preguntarnos: ¿seremos capaces de vivir donde mora el amor,  o estamos tan acostumbrados a vivir en el miedo que nos hemos vuelto sordos a la voz que dice: ¡No tengáis miedo!”

 

Henr J. M. Nouwen (et alia). Formación espiritual. Siguiendo los impulsos del espíritu. Sal Terrae. Santander, 2011, pp. 140s. [Espaciado, Fraternidad]

3 Comments on “Vivir donde mora el Amor

  1. ¡Jesús Es la Belleza en Si Misma…Es lo que todo lo Alegra y con Alegría de Felicidad cual si entro en Su Morada por cuán grande gozo Allí existente no puedo salir aún a pesar de mí y lo que ello representa…! ¡aún a los que amo en esta tierra El los Lleva con tanta Caridad y Dulzura que ellos a la par me empujan también y así todos compartimos Esta Casa…! ¡María mírame…Te necesito…!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: